Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

EN UN PAIS MULTICOLOR

Por ESTHER RUIZ

Enviar a un amigo

¡Bienvenidos a la España del futuro!

Parece que la agenda 2030 se nos quedaba corta y nuestro visionario y marketiniano gobierno ha ideado y presentado con toda la parafernalia que requiere un acontecimiento de estas características, El Plan del más allá: España 2050.

No fueron capaces de ver una pandemia mundial que confundieron con una gripe, no saben aún si pondrán la segunda dosis de la vacuna AstraZeneca a quienes ya tienen puesta la primera, no saben si el uso de la mascarilla dejará de ser obligatorio. No saben qué va a pasar con los ERTEs ni cómo remediar las colas del hambre. No sabían cuándo íbamos a tener vacunas pero ya habíamos vencido al virus. No han tenido tiempo de legislar lo que iba a pasar después del estado de alarma. No vieron en 2019, cuando nos obligaron a fichar, que lo que venía y lo hacía para quedarse era el teletrabajo. No predijeron que no era buena idea ocultar al “país amigo y vecino” que su mayor enemigo estaba recibiendo tratamiento médico en nuestro país y que además entró con pasaporte falso. Pero no importa, ahora se han puesto en modo Rappel y les ha dado por predecir el futuro.

No quiero pensar que hayan consultado a Súper Tezanos para hacer las predicciones porque sabemos que él fue el primer futurólogo de esta nueva era de luz y color y de todos es conocida su capacidad de acierto. Estamos inmersos en la mayor crisis sanitaria, social, económica y por si faltaba algo, también diplomática de los últimos años como para que España le hable al mundo porque quiere decirle “que estamos a la vanguardia de la transformación... haciendo de las próximas décadas una nueva historia de éxito de nuestro país”.

Que sí, que hay que ver más allá, que hay que legislar y gobernar en presente con la mirada puesta en el futuro. Que está muy bien ilusionarnos y soñar con un futuro emocionante que diría nuestro presidente, pero lo cierto es que tenemos un exceso de presente y de realidad que nos arrolla cada día y para el que necesitamos certezas y soluciones; por eso, no tengo muy claro si este es el mejor momento para jugar a ser Mr. Wonderful.

Otros artículos: