Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

CUMPLO 80 AÑOS: EMPIEZA LA DÉCADA PRODIGIOSA

Por BERNARDO RABASSA

Enviar a un amigo

Abandono los 79 años, que me hacían parecer viejo, para coger los 80 como el comienzo de una nueva vida, la que espero, que sea la etapa más fecunda, de mi ya larga existencia, convencido de que el dominio de la lengua será cada día más prolijo y mas capaz de expresar mis sentimientos, ideas y deseos de futuro, en lucha permanente contra el edadismo, apoyándome en la actual juventud, para luchar por ella, ya que no tengo ninguna pretensión de obtener más beneficio económico, ni profesional, ni siquiera político.

Analizando mi vida, que ha sido una escalera, estoy ya llegando al ático, maravillosamente decorado con la experiencia y la sabiduría, que me acompañan, aunque no es merito mío, sino de la naturaleza, y de la memoria que en principio se halla en mi cerebro. Son tantas los miles de experiencias, quizás millones de experiencias que he tenido, y cuya huella química se reorganiza y clasifica, que tengo la impresión de que van a explotar, desparramándose por todo mi entorno. Habré escrito unos cuatrocientos libros y cerca de seis mil artículos y leído otros miles de obras de otros autores, cuya huella acompaña a esas experiencias, y que hacen de mi cerebro una especie de Google, solo que ahora, forma parte de mi persona, el algoritmo de mi vida. Es impresionante la capacidad de colaboración ideológica, de conectividad y de ciberseguridad que, si estuviera conectado al ordenador, harían de mi un casi superhombre que, en la filosofía de Friedrich Nietzsche, sería una persona que ha alcanzado un estado de madurez espiritual y moral superior al que considera el del hombre común, dicho con toda humildad de espíritu e intención.

El árbol de mi vida, lo que tiene ahora, son potentes raíces, que han dado lugar a una hermosa copa, que producirá magníficos frutos. Se funda básicamente, en mi condición de maestro de escuela, licenciado en pedagogía, psicoanalista y profesor en la complutense de Psicología social, con cuatro solidas raíces experienciales, que se centran en la educación, la creación de empresas y sus campañas de marketing social. el liberalismo político y mis múltiples experiencias, desde el 68 en que me reclutó Salvador de Madariaga, y el pensamiento de Rotary, todo ello en los últimos sesenta y cuatro años una vez descarta mi niñez y adolescencia. Este último me hace más persona solidaria, “dar de sí antes de pensar en si” evitando el falso orgullo de sentirme realizado, pero no acabado, sino que seguramente, construiré una torre sobre el ático con más luengas y elevadas escaleras. A no ser que, algún ictus, o muerte repentina me aleje del lenguaje y de sus contenidos, que me impidan apreciar la belleza de ser humano y mi capacidad de transmitirla.

Me siguen faltando algunas cosas a esta ambición desmedida, ya que considero que puedo seguir aportando, a mi membresía de español. Para empezar. que me dejen cobrar por mi trabajo con los impuestos correspondientes, pero no quitándome la bien ganada paga de jubilación que vengo percibiendo desde los sesenta y ocho años. Que me acepten como de hecho ya me está ocurriendo, como impulsor de proyectos políticos liberales, como son el partido europeo ALDE, el partido nacional “3ªEdad en Acción” y otros tres proyectos confidenciales de partidos. para lo que he sido requerido y aceptado colaborar a distancia, aunque no puedo estar más que en uno solo, y la presidencia de Asociaciones, como son el Club Nuevo Liberalismo S.XXI y el Club de los Tabernarios. Ciudadanos libres.

No debo olvidar, el aspecto familiar que acompaña a esta etapa, con ocho nietos y cuatro hijos, es evidente que tengo mucho que transmitirles y que ayudar al desarrollo de sus vidas. Me quedan sin embargo pocos amigos, pues con la edad van desapareciendo, pero creo que haré otros nuevos. Así como discípulos, o lectores de mis publicaciones, con los que ir creando escuela. Ciertamente me falta el Ágora en la que poder desarrollar la empatía de los conceptos tan duramente adquiridos. Pero seguro que surgirá en cualquier momento, dándome la ocasión de servir a mi patria y a mis ideas liberales a la sociedad española. Volveré sobre el tema cuando llegue, si acaso a los noventa. ALLEA IACTA EST.

Otros artículos: