Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

MINISTRAS POR LA PAZ

Por ESTHER RUIZ

Enviar a un amigo

    

Hace más de una semana que Putin decidió invadir y atacar Ucrania, queriendo hacer suyo un país soberano que está mostrando un heroicidad y una sorprendente y admirable resistencia. Estamos asistiendo desolados a cómo se masacra a una población inocente y a la vez, por fin, vemos como la Unión Europea de verdad está unida.

Pero, lamentablemente, no todo es unión. España, rectificando su postura inicial, ha decidido enviar armas ofensivas a Ucrania y no crean que ha encontrado el apoyo unánime del Congreso. Paradójicamente quien se ha opuesto es quien en otro tiempo utilizaba bombas y tiros en la nuca para asesinar justificándolo con aquello del “conflicto armado”. Tampoco le ha gustado a quien, no hace mucho, justificaba que se incendiaran las calles en el Procés y, cómo no, también ha encontrado oposición en los opositores dentro de su propio Gobierno.

Las ministras Ione Belarra e Irene Montero envueltas en palabras grandilocuentes y discursos vacíos han dado la solución a uno de los problemas más complejos al que nos enfrentamos. Dicen que “la elección es entre negociación y diplomacia o un conflicto mundial", así de fácil, que enviar armas es un error, dando a entender que la Unión Europea y Estados Unidos no han hecho lo suficiente y poco menos, que tienen ganas de guerra. Más pacifistas que nadie, abanderadas del “No a la Guerra” como si los demás estuviéramos a favor. Se empeñan en hablar de “conflicto” en lugar de lo que es, una invasión. Resucitan un “No a la OTAN” con la intención de “pararle los pies a Putin”. Un lenguaje buenista ante un ataque atroz y despiadado contra la población civil.

“Por la paz y la democracia” dicen, y ¿Quién está en contra de eso? No se líen señoras, precisamente lo que teme Putin es la democracia que es la que tiene a sus puertas. Y ya, en este ánimo de mezclarlo todo, la ministra de igualdad no ha dejado pasar la oportunidad de preparar su 8M a costa de Ucrania, hablando de que “las que más van a sufrir como siempre son las mujeres, que son las que sostienen sobre sus hombros lo peor de todos los conflictos”.

Qué quieren que les diga, no puedo con este empeño de tratarnos como a niños, de hablar con eufemismos, de simplificar los problemas, de solucionarlo todo con frases hechas y de hacer discursos buenistas.

Otros artículos: