Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

EL SÁHARA Y EL LÍO DE PEDRO SÁNCHEZ

Por BERNARDO RABASSA

Enviar a un amigo

   

En 1975 noviembre Franco se moría, y nosotros los liberales, estábamos en la Platajunta cuando se inició la Marcha Verde con cerca de 350.000 civiles que avanzaron hacia el Sahara, blandiendo el Corán e intentando ocuparlo en nombre de la monarquía Alauita de Hassan II. El Gobierno español no sabía qué hacer, y nuestra propuesta desde la Platajunta fue que se dejara pasar a los civiles sin armas, que ya se volverían atrás al no tener de qué comer, pero el Gobierno controlado por Fraga Iribarne cedió y retiró sus tropas de lo que era una provincia española, y cuyos habitantes eran españoles con carnet de identidad, los saharauis representados por el Frente Polisario se fueron a Argelia a la región del Tinduf y de allí presentaron batalla bélica y política, que todavía estaba por resolver, pues había pendiente un referéndum que nunca se ha celebrado entre los habitantes de nuestra ex colonia y provincia en su día. Hoy y sin consultar a nadie Pedro Sánchez y su ministro de exteriores han aceptado las tesis de Marruecos


 

 

Según ‘ABC’, las negociaciones y concesiones del Gobierno de Pedro Sánchez para volver a ganarse el favor de Marruecos no solo incluyen la cuestión del Sáhara. El radical cambio de postura anunciado por Moncloa, que ha pasado a alinearse con las tesis de Marruecos y en contra de la autodeterminación reclamada por el Frente Polisario y por Argelia, ha sido aderezado en los últimos meses con otra concesión más, en este caso energética. Y todo ello pese a la recelosa mirada de Argelia, que es el suministrador de gas más cercano que tiene España, una de sus grandes fuentes de abastecimiento y, en este momento, irritado con el Gobierno de Sánchez por su cambio de posición sobre el Sáhara. La enemistad entre Marruecos y Argelia hace que estos equilibrios sean arriesgados para España. Pero, en pleno apaciguamiento hacia Marruecos, Moncloa ha confirmado que España servirá de plataforma de suministro de gas al reino alauí tras cerrarle el grifo Argelia. Quien ha respondido, retirando su embajador, y amenazando con cambiar las tarifas del gas que nos suministra directamente por gasoducto o incluso de cerrar el grifo

Los prolegómenos de la situación ocurren, cuando Marruecos se independizó en 1956, el rey marroquí Mohamed V empezó a defender la idea del Gran Marruecos, un territorio que incluía todo el Sáhara español, Mauritania y partes de Mali y Argelia. Según el monarca, estos territorios pertenecían históricamente a Marruecos, por lo que sus ocupantes tenían que devolverlos. España administraba el Sáhara desde 1884 y no estaba dispuesta a abandonarla tan fácilmente. Es más, la ONU llevaba intentando que España emprendiese la descolonización del territorio desde 1965, sin éxito.

La descolonización del Sáhara español fue distinta a la del resto de colonias africanas. Por un lado, España no reconoció que era una colonia hasta 1960, a pesar de que su ingreso en la ONU en 1956 le obligaba a ello. Para eludir esas obligaciones, el Gobierno emitió un decreto en 1958 que convertía al Sáhara en una provincia, sujeta por tanto al derecho español y no al internacional. Con esta estrategia, España buscaba que la ONU no le obligase a abandonar el Sáhara en el marco de su proceso internacional de descolonización.

Por otro lado, Marruecos reclamaba el territorio. Afirmaba que España había aceptado la soberanía marroquí sobre el Sáhara en la Declaración hispano-marroquí de Madrid de 1956, que reconocía su independencia e integridad como país. Desde entonces, el reino alauita concentró sus esfuerzos en que la ONU declarase el Sáhara como territorio no autónomo. A partir de entonces, la Asamblea General de la ONU aprobó varias resoluciones para que España celebrase un referéndum de autodeterminación que permitiese a los saharauis decidir su futuro. Aunque en un primer momento España desobedeció y continuó con la ocupación, en 1973 accedió a respaldar el proceso de independencia saharaui. Para entonces, Franco agonizaba y era incapaz de dirigir los asuntos de Estado, Marruecos presionaba para ocupar el Sáhara, la ONU instaba a que se descolonizase y en territorio saharaui había nacido un movimiento de liberación nacional, el Frente Polisario. Ante la imposibilidad de seguir controlando el Sáhara, España anunció que celebraría un referéndum de autodeterminación en los seis primeros meses de 1975.

El 16 de octubre de 1975, la CIJ dictaminó que el territorio era del pueblo saharaui y que este tenía derecho a la autodeterminación. Sin embargo, Marruecos no aceptó esta resolución. Hasán II anunció entonces que Marruecos lanzaría la Marcha Verde para recuperar el Sáhara. La semana siguiente, España cedió y firmó el Acuerdo Tripartito de Madrid por el que cedió la administración del Sáhara a Marruecos y Mauritania al margen de la ONU.

La retirada de España desató una guerra entre el Frente Polisario y Marruecos junto con Mauritania que duró hasta 1988, cuando marroquíes y saharauis,Mauritania se había retirado en 1979, acordaron un alto el fuego a instancias de la ONU. Tres años después, la organización desplegó la misión de paz Minurso para celebrar el referéndum de autodeterminación que España había prometido al pueblo saharaui en 1974. No obstante, la consulta todavía no se ha realizado y la ONU sigue considerando al Sáhara como territorio pendiente de descolonizar, ya que niega la validez del Acuerdo de Madrid.

Juzguen Vds., donde queda el honor de España cuando no se ha perdido una provincia y a sus habitantes españoles saharauis, todo por el tema de la inmigración ilegal, las aguas de las islas Canarias y las Ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Mezclen la geopolítica con la geoeconomía y nos jugamos el gas que venía de Argelia por dos gasoductos, uno directo a Almería, y otro cruzando por el territorio marroquí que estaba cerrado, dada la enemistad existente entre los dos países norteafricanos, con quienes nos conviene estar a bien a la vez, pero que no será posible porque Pedro Sánchez a solas y sin encomendarse ni a Dios ni al diablo ha preferido a Marruecos y sus tesis, que consideran Sahara provincia marroquí, ni referéndum ni narices. Y encima nos hacen pagar el pato, pues todo lo que salga negativo, lo pagaremos los españoles de nuestros ya escuálidos bolsillos. Yo no me fio de Marruecos, que ha demostrado hasta la saciedad mentir tanto como lo hace el propio Pedro Sánchez, Aviados estamos.

Otros artículos: