Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

SE DEBER?A EXPRIMIR A ESTE BUEN FRAILE

Por IÑAKI ANASAGASTI

Enviar a un amigo

   

Tiene 87 años. Está como una rosa. Simpático y hablador, sabe siete idiomas y nada más verle en su mostrador de la recepción del Monasterio de la Oliva en Carcastillo (Navarra) te cuenta que nació en Azpeitia y en clase les obligaban a hablar en castellano y si lo hacían en euskera les ponían una rayita.



A las diez rayitas, multa de una peseta. Era la manera de erradicar una lengua propia. Para aprender castellano lo mandaron a Navarra a cuidar vacas y acabó en Bilbao en la calle Henao trabajando en una pastelería. Estuvo cuatro años y tras eso nos fue relatando los países a los que fue enviado como misionero. Pasó tres años en la Colegiata de Zenarruza y ahora está en La Oliva, magnífico monasterio románico de 1.140 con un claustro precioso, hostería e iglesia grande y silenciosa con el órgano en medio de la nave principal. La Abadía cisterciense tiene mucha vida, además de la abacial y es muy visitada, por excursiones y alumnos para preparar exámenes.

Si van allí le encontrarán a Fray Gregorio Azpiazu con sus mermeladas, galletas, quesos, mieles y vino de Consagrar y de Refectorio. Será difícil salir de allí sin algo en las manos gracias a la calidad de los productos y a la conversación envolvente del fraile que no para de contar vivencias. Por eso digo que una productora, un historiador, un Argiñano, un buen periodista, ETB creando una serie de tipos humanos singulares debería acordarse de este hombre con historias de todo tipo hoy irrepetibles.

Vaya a la Oliva, admire el gran monumento y converse con un fraile único. No perderá el tiempo. Viene el verano y no todo es playa y chiringuito.

Otros artículos: