Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

A debate en Cantabria24horas.com

EL CAMBIO DE HORA LLEGA EL DOMINGO 31 DE OCTUBRE

Enviar a un amigo

El domingo 31 de octubre de 2021 se producirá un nuevo cambio de hora para entrar en el horario de invierno. De esta forma, se retrasan una hora los relojes: las 3:00 horas de la madrugada del día 31 pasarán a ser las 2:00. Se dormirá una hora más. Desde 2018 se debate en la Comisión Europea acabar con los molestos y controvertidos cambios de hora de verano e invierno, adelantando o retrasando los relojes en función de las horas solares. Pero estos cambios continuarán al menos hasta 2022. Año tras año los distintos gobiernos siguen teniendo pendiente decidir si los aplican o no, y si toman como fijo el horario de verano o el de invierno. Las consecuencias, como es sabido, es que los días se hacen muy cortos (menos luz solar) y menos conciliables. Anochecerá una hora antes, ya que si ahora se hace de noche sobre las 8 de la tarde (20:00 horas), al retrasarse una hora, el anochecer será a las 7 de la tarde. Además, los días se van acortando por el periodo en que estamos y podremos ver pronto cómo se acaban los días sobre las 17:00 horas, 5 de la tarde. La Comisión Europea sostuvo en 2018 que no estaba a favor de continuar con estos cambios de hora y que no se impondrían, de forma que cada país miembro de la UE podrá elegir si los aplica o no de manera nacional. España, con horario difícil El nuestro es uno de los más involucrados en este asunto. España es uno de los países más perjudicados por este cambio horario al pertenecer a otra zona de hora solar o huso horario que el resto de Centroeuropa. Aunque la España de la época franquista eligió el horario continental para igualar la hora de Alemania y Francia, nuestra situación geográfica es la propia de países como Reino Unido o Portugal, que tienen una hora menos, como nuestras Islas Canarias. Cuando España tome una decisión sobre el cambio de hora, debe también decidir si toma como estable el horario de verano o el de invierno, o dicho de otra manera, decidir si quiere empezar y acabar los días en sintonía con los vecinos de Europa central o si aproximarse a las costumbres de británicos, irlandeses y portugueses.

Últimos A debate: