Editorial de Cantabria24horas.com

LOS INDEPENDENTISTAS CONSCIENTES DEL FIN DEL DIÁLOGO CON SÁNCHEZ POR SU VETO A ICETA

Enviar a un amigo

LEEMOS EN LA VANGUARDIA “Para que se rompa una negociación primero tiene que haber una negociación. Y no ha habido nada de eso”. Desde las llamadas de cortesía entre destacados miembros de Esquerra y el PSOE horas después de saberse los resultados de las elecciones generales, los ­republicanos no han entablado conversación formal con los socialistas y consideran que se les está ninguneando. Tampoco ha habido diálogo con respecto a la designación de Miquel Iceta como senador. Algo que para los independentistas ha sido primordial para ­decantarse por el veto a la presidencia del Senado del líder del PSC. Y todo ello, aun asumiendo, según reconocen desde las filas de ERC y de JxCat, que se pone en peligro el diálogo con el PSOE. “Recoges lo que siembras”, afirmó ayer Iceta, a lo que desde Esquerra responden con un “de perdidos, al río”. “Es una falta de respeto que nos enteremos por la prensa” de la intención de nombrar a Iceta, adujo el presidente del grupo parlamentario republicano, Sergi Sabrià. El no de Esquerra y JxCat se justifica más por las formas que no por el fondo. Tanto Sabrià, como el portavoz de JxCat, Albert Batet, reprocharon con una larga retahíla de ejemplos la “falta de cortesía” del líder del PSC, cortesía que Iceta había pedido con anterioridad para que no le vetasen. Que se haya focalizado la atención sobre Esquerra gusta a los republicanos. “Se confirma que nos consideran la fuerza central y la referencia del independentismo”, aseguran desde el partido. Pero a la vez les ha sorprendido, puesto que consideran que JxCat, como segundo grupo con más representantes en el Parlament, también era clave en la elección o no de Iceta. Los posconvergentes, que recuerdan que en sus tiempos de decisión deben incluir varios escenarios –Waterloo, Soto del Real–, enfatizan el valor de que se haya materializado “la unidad de acción del independentismo”. Ello es lo que priorizan los presos, defiende JxCat, de quienes había trascendido que se inclinaban por la abstención para Iceta. De fondo, aparecía la posibilidad de recibir grupo propio en el Congreso y sus atribuciones económicas y mediáticas, extremo que tras el choque con el PSC se complica. Aun así, Batet aseguró que la decisión fue “unánime” y desde JxCat añadieron que no ha habido negociaciones con los socialistas para la designación de Iceta. De hecho, ­Batet lamentó que el diálogo está malherido desde hace meses: “En el último año y medio hemos visto muy pocas simpatías por parte de los socialistas”, argumentó la por­tavoz, tras enumerar a los presos, la suspensión de diputados, el veto a Puigdemont en el debate o el ­procesamiento de los altos cargos del Govern en el juzgado 13. “Pedro Sánchez y el PSC han querido aplicar el intrusismo del 155, pero es­taba en juego la soberanía del Parlament”, zanjó Meritxell Batet, para confirmar el veto independentista a Iceta.

Últimas Editoriales: