Editor: Enrique Alonso | Director: José Ramón Sáiz
Diario Digital controlado por OJD

Editorial de Cantabria24horas.com

CASADO CAMBIA DE ESTRATEGIA Y SE ACERCA A MARIANO RAJOY

Enviar a un amigo

LEEMOS EN EL MUNDO

 

El presidente del PPPablo Casado, ha comido hoy con el ex presidente del Gobierno Mariano Rajoy, en un restaurante cercano a la sede nacional del partido. Se trata de un encuentro significativo, en el día después de que el Rey constatase que Pedro Sánchez no puede ser investido y se confirmase la convocatoria de elecciones.

Según fuentes populares, se trata de un encuentro más de los que suelen tener de manera recurrente, pero lo cierto es que la reunión tiene un marcado componente estratégico, por el momento en el que se produce, y por el cambio de estrategia de Casado, hacia un enfoque más marianista de los tiempos políticos y de la campaña que se avecina.

La reunión de Casado y Rajoy, captada por las cámaras de La Sexta, tiene un simbolismo adicional: el ex presidente sabe lo que es enfrentarse a una repetición electoral y subir con fuerza en número de votos y escaños, ya que de los 123 diputados de 2015 pasó a 137 en 2016, con una estrategia centrada en erosionar a Ciudadanos por el carril del voto útil.

La nueva táctica del líder de la oposición, menos apegada a la noticia del último minuto, va calando en Génova, que quiere desplegar una "campaña en positivo", recuperando el "tono propositivo" y menos crispado que tan buenos resultados le dio a Mariano Rajoy.

En la dirección nacional del PP reconocen que la "bisoñez" de Casado lastró al partido en las generales de abril, por lo que en esta campaña apostarán por "comparecer menos" y "centrar más el tiro del discurso". Como hacía el ex presidente, con otro tono y otro perfil ideológico.

Precisamente, el equipo de Pablo Casado ha comenzado a reunirse hoy mismo para definir la nueva estrategia y los cambios a acometer con respecto a la campaña de abril, que resultó un fracaso.

La primera idea a la que han llegado los populares es que deben favorecer la polarización. "En las urnas se verá si los ciudadanos hacen responsable a Sánchez de lo sucedido", apuntan fuentes cercanas al líder de la oposición.

Pero lo harán sin entrar en "refriegas" con Ciudadanos y Vox. Génova quiere recuperar el voto útil que se fue a la formación naranja con el abrazo del oso de España Suma, una coalición de la que Albert Rivera reniega pero el electorado no, en términos generales.

En el caso de Vox, en el PP creen que mantendrá un suelo superior a los 15 diputados y que no habrá un trasvase mayor que el que ya descuentan las encuestas. Por eso Casado se centrará en recuperar los diputados que Abascal le hizo perder en las 28 provincias de menos de seis escaños, debido a la fragmentación.

Últimas Editoriales: