Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Editorial de Cantabria24horas.com

LA CENSURA QUE ANUNCIA ABASCAL

Enviar a un amigo

LEEMOS EN LA VANGUARDIA

Santiago Abascal ha amenazado a Pedro Sánchez con una moción de censura durante el debate parlamentario de la cuarta prórroga del estado de alarma. El líder de Vox intuye que esa iniciativa no tiene posibilidades de prosperar, pero cree que serviría “para que se sepa con nombres y apellidos que diputados apoyan a este Gobierno ruinoso”.

El discurso del presidente de la formación de ultraderecha ha sido aún más duro que los que pronunció con motivo del debate de prórrogas anteriores. Abascal se la tenía guardada a Sánchez por haber acusado a Vox de homófobo en una reciente sesión de control. También se la tiene guardada a Pablo Iglesias, por muchas cosas, pero sobre todo porque en el pleno de la semana pasada calificó a Vox de “inmundicia”.

 
 

Hoy ha aprovechado su discurso para desquitarse. “Debe alejarse del tradicional odio de la izquierda a los homosexuales y dejar de rendir homenaje a sus perseguidores y asesinos como el Che Guevara”, ha recomendado el líder de Vox al presidente del Gobierno. Pero aún ha sido más crítico con Iglesias, que se ha ausentado del hemiciclo mientras Abascal pronunciaba su discurso.

 
 
 

 

Ha acusado al líder de Unidas Podemos de “apelar a la Guerra Civil” y de verter “amenazas de chequista”. “Iglesias solo tiene odio y una obsesión patológica por los años 30 del siglo pasado”, ha afirmado tras asegurar que el vicepresidente es “un negacionista de los crímenes comunistas, lo que puede constituir un delito de los regulados en el artículo 510 del Código Penal”.

 

“Han muerto con la crisis del coronavirus más gente de la que asesinaron sus ídolos en Paracuellos”, ha sentenciado Abascal señalando directamente a Iglesias por ser el responsable de la gestión de las residencias de ancianos: “no es fácil sobrevivir a la gestión de los comunistas ni económica ni físicamente.

Por último, el presidente de Vox ha asegurado que su partido se pondrá en contacto con las delegaciones del Gobierno para pedir permiso para celebrar manifestaciones “con todas las medidas de seguridad” y ha acusado al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, de haber impedido a sus simpatizantes ejercer ese derecho el sábado pasado en Madrid al retirar a los manifestantes, que iban en coche, banderas de España.

Últimas Editoriales: