Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Editorial de Cantabria24horas.com

SIGUE LA CUMBRE EUROPEA EN LA QUE SE DEBATEN LAS AYUDAS POR LA CRISIS SANITARIA

Enviar a un amigo

LEEMOS EN EL PERIODICO DE CATALUÑA

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, sigue intentando este sábado desbloquear las negociaciones y evitar el fracaso de la cumbre de jefes de estado y de gobierno de la UE, que por segundo día consecutivo busca un acuerdo sobre el nuevo fondo de recuperación de 750.000 millones y el presupuesto de un billón para el período 2021-2027. La nuevas cesiones a los países ‘frugales’, con un recorte de las transferencias a fondo perdido y un aumento de los préstamos, el poder de veto sobre los subsidios y los descuentos más generosos para los países ricos, no han servido para allanar el camino.

"Estamos en una fase de estancamiento. Está siendo muy complicado. Más complicado de lo inicialmente previsto. Hay todavía muchas cuestiones sobre las que estamos discutiendo y no logramos llegar a un acuerdo", ha admitido a media tarde el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, que al igual que el resto de dirigentes europeos ha multiplicado sus bilaterales y consultas. Según ha explicado, sobre la mesa sigue abierto el tamaño del fondo de recuperación, el equilibrio entre subsidios y préstamos y las condiciones a cambio de las ayudas.

"Estamos chocando duramente con Holanda y con otros países considerados "frugales" que no comparten la necesidad de una respuesta consistente, sobre todo, en relación a los subsidios e incluso discuten los préstamos", ha explicado en un video desde la cumbre en el que ha urgido a los llamados "frugales" a comprender que un fondo de recuperación robusto y sólido no solo beneficia a Italia, España o Portugal sino a todos los Estados miembros en una economía integrada. "Las negociaciones van en la buena dirección" pero "todavía queda mucho por discutir", ha dicho su colega, el canciller austríaco, Sebastian Kurz, que junto al resto de socios del norte ha exigido un recorte aún más radical de los subsidios. 

Oferta de Michel

La oferta planteada por Michel apuesta por mantener intacto el volumen del fondo de recuperación en 750.000 millones pero modifica el equilibrio estre ayudas y préstamos, tal y como piden los "frugales". Para ello, propone recortar el montante transferencias a fondo perdido en 50.000 millones, de 500.000 a 450.000 millones, y aumentar la parte de los préstamos hasta los 300.000 millones.

Para esquivar las resistencias de Holanda en materia de gobernanza, el único país que exige la unanimidad a la hora de autorizar los desembolsos de las ayudas, el plan incluye un mecanismo reforzado de control, una especie de “freno de emergencia” que permitiría a un Estado miembro paralizar los pagos (veto) si considera que un país no ha cumplido con las reformas prometidas y que, según ha insistido Rutte en los últimos días, en el caso de España debe centrarse en las pensiones y el mercado laboral.

El Consejo seguiría siendo el órgano responsable de aprobar los planes por mayoría cualificada, de acuerdo con las recomendaciones del semestre europeo y a propuesta de la Comisión, pero el desembolso de las ayudas estaría condicionado a una evaluación positiva de las reformas y al cumplimiento de los objetivos de forma que si “uno o más Estados miembros” tienen dudas podrían, en un plazo de tres días desde la aprobación del pago por parte , bloquear el desembolso y plantear el asunto al Ecofin o incluso al Consejo Europeo. Una propuesta que se aleja del plan apoyado por España, partidaria de que la decisión final sobre los desembolsos recaiga sobre la Comisión Europea.

Una música que empieza a sonar mejor en La Haya, que no se fia de que el sur aplique las reformas ni de que la Comisión aplique con rigor el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. "Al final esto es un paquete y hay muchas otras cuestiones que resolver pero las propuesta sobre gobernanza, tal y como ha presentado Michel, son un paso serio en la dirección correcta", han valorado fuentes diplomáticas holandesas. "Todavía quedan muchas cuestiones (abiertas). Si lo conseguiremos dependerá de las próximas 24 horas", sostienen.

España e Italia, insatisfechas todavía

Según fuentes de la delegación española "la gobernanza" propuesta por Michel "sigue siendo un obstáculo" aunque España considera positivo el mantenimiento del volumen del fondo y el refuerzo de la facilidad de recuperación y entiende la negociación como un paquete que hay que analizar "en su conjunto". Por su parte, el primer primer ministro, Giuseppe Conte, ha estado, según fuentes italianas, "muy duro" en la discusión de este sábado, en particular con Holanda por su empeño en mantener "el derecho de veto sobre el presupuesto" porque consideran que es "jurídica y políticamente inaceptable" porque altera el equilibrio institucional europeo.

Roma entiende, según las mismas fuentes, que el camino de reformas que deben emprender exige a todos los Estados miembros una "política fiscal común seria" para hacer frente a los superavit comerciales y "al dumping fiscal" de forma que los Veintisiete puedan competir en igualdad de condiciones. Otros asuntos que generan polémica entre los países de Europa central y de este, especialmente Hungría y Polonia, son la vinculación de los fondos estructurales al respeto del estado de derecho y los valores europeos así como los objetivos climáticos y el compromiso con la neutralidad del carbono en 2050.  

Cheques más generosos

 

El compromiso también incluye un incremento en los cheques de compensación a algunos de los países que más contribuyen al presupuesto y menos reciben al pasar de los 45.350 millones en la propuesta de compromiso inicial a los 46.053 millones en los próximos siete años. Concretamente, 50 millones más para Austria (287 millones) y 25 millones respectivamente para Suecia (823 millones) y Dinamarca (222 millones) mientras que se mantienen los cheques de Alemania (3.671 millones) y Holanda (1.576 millones). Se trata de un elemento al que se oponen la mayoría de los líderes europeos, como el español Pedro Sánchez, que consideran estos descuentos “regresivos” e “injustos.

El plan, según fuentes del entorno de Michel, ha recibido "mucho apoyo" durante la primera sesión plenaria entre los Veintisiete celebrada este sábado. "Todavía no estamos ahí pero todo el mundo está de acuerdo en que es un paso adelante que ayuda y un mejor equilibrio", han señalado las mismas fuentes. Aún así, las reuniones bilaterales entre Michel y los diferentes dirigentes europeos se han sucedido durante toda la tarde sin que de momento haya habido progresos sustanciales aunque está previsto que el presidente del Consejo Europeo presente una propuesta de compromiso antes de la cena.

Últimas Editoriales: