Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Editorial de Cantabria24horas.com

LOS FONDOS EUROPEOS, COMO SE PIDEN Y SE DISTRIBUYEN

Enviar a un amigo

Ahora que la Unión Europea ha conseguido aprobar el gran pacto para afrontar la crisis provocada por la pandemia de coronavirus, la pregunta es: ¿Cómo se reparten, se piden y a qué se destinan los 750.000 millones de euros que el plan de recuperación prevé movilizar hasta el 2023?

He aquí algunos de los detalles del acuerdo:

- Del montante de 750.000 millones de euros, que supondrán una movilización de recursos equivalentes al 17% de la Renta Nacional Bruta del bloque comunitario, 390.000 millones se repartirán en forma de subvenciones, que corresponden con Fondos de la Facilidad de Recuperación y Resiliencia y distintas partidas del MFP 2021-2027.

- Los 360.000 millones restantes se repartirán en forma de préstamos, que se empezarán a devolver a partir de 2027 y tendrán un plazo de amortización de 30 años. Además, el tipo de interés será muy bajo.

Objetivo de las inversiones

España recibirá 140.000 millones, de los cuales 72.000 millones serán ayudas a fondo perdido. La inversión debe servir para impulsar la recuperación de la economía española, por un lado, y propiciar la transformación del modelo productivo, por el otro. Uno que se encamine hacia la transición ecológica, la digitalización, la movilidad sostenible, y el desarrollo de la economía de cuidados.

Cómo se piden los fondos

- El Gobierno deberá solicitar el acceso a los fondos presentando Planes de Inversiones y Reformas. Este mecanismo, apuntan fuentes gubernamentales, ofrece flexibilidad a España a llevar a cabo sus programas nacionales, siempre dentro del marco de las recomendaciones del Semestre Europeo (CSRs).

En concreto, se valorarán positivamente programas relacionados con la digitalización y la transición ecológica. “Estamos, por tanto, en un escenario distinto al que nos encontrábamos en la crisis del 2008, por lo que podemos hablar de una ‘condicionalidad blanda’, en contraposición a la ‘condicionalidad estricta’ que vimos en aquella crisis”, señalan desde el Gobierno.

- Los programas nacionales deberán ser aprobados por una mayoría cualificada de estados miembro, en lugar de por unanimidad. De esta manera, se esquiva la capacidad de veto que exigían algunos países.

- Sin embargo, se establece un freno de emergencia por el cual un estado miembro o varios podrán exigir el seguimiento de un programa de otro país en caso de desviaciones con respecto a lo negociado. Este seguimiento tendrá en todo caso un carácter político y no técnico, ya que será el Consejo Europeo quién decidirá sobre la continuidad del programa.

Reparto de fondos

- El Fondo Social Europeo también sale reforzado. De los fondos presupuestados, al menos el 25% deberá destinarse a la inclusión social y la integración de personas migrantes; el 2% se destinará a combatir la pobreza material, y el 10% irá a la lucha contra el desempleo juvenil. El acuerdo evita además los recortes a la Política Agraria Común, que inicialmente se barajaron.

- En cuanto a partidas en sanidad investigación el Gobierno lamenta que se hayan visto reducidas en las últimas horas de las negociaciones para compensar a los países que exigían un paquete de inversiones más moderado. “Es el caso del gasto en Sanidad (fijado inicialmente en 5.000 millones), la partida “Horizonte” dedicada a la investigación (11.500 millones) y el Fondo de Transición Justa para la transición ecológica (que pasa de 30.000 a 10.000 millones), en un momento en que el gasto público en esas partidas se ha demostrado imprescindible”, apuntan fuentes del Ejecutivo.

“Se echa en falta también una condicionalidad más dura vinculada a reformas en clave de transición ecológica, movilidad sostenible, cuidados y derechos sociales”, añaden las mismas.

Últimas Editoriales: