Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Editorial de Cantabria24horas.com

LAS MULTAS DE TRAFICO EN LA NUEVA NORMALIDAD

Enviar a un amigo

Más sanciones graves y la retirada de más puntos del carné. Eso trae el paquete de medidas aprobado por el Gobierno para equipararnos a la UE. A la espera de su aplicación, los detectores de radares, las mascarillas colgadas del retrovisor o ese wasap furtivo al volante tienen los días contados.

 

 

1. Excesos de velocidad 

Alteración de velocidades en ciudad y prohibición de rebasar en 20 km/h para adelantar. Una de las medidas previstas en el real decreto que modifica el Reglamento General de Circulación y el Reglamento General de Vehículos, altera la velocidad en las ciudades: 30 km/h en vías de un único carril por sentido de circulación, 50 km/h en vías de dos o más carriles por sentido y 20 km/h en vías que dispongan de plataforma única de calzada. Unos límites que empezarán a aplicarse el próximo 11 de mayo. Héctor Teixeira, guardia civil del sector de Tráfico de Galicia, recuerda que «ir a más de 60 km/h en vías urbanas y a más de 80 km/h en interurbanas será un delito, con penas de cárcel y retirada del carné de 1 a 4 años». Además, el Consejo de Ministros aprobó el anteproyecto de ley que reforma el texto refundido de la ley de tráfico y que suprime la posibilidad de que turismos y motocicletas puedan rebasar en 20 km/h los límites de velocidad en las carreteras convencionales cuando adelanten a otros vehículos para evitar la colisión frontal.

  

2. Móvil y detectores de radares

Prohibido el uso del teléfono y, en el caso de los detectores, también la tenencia. Hasta ahora el hecho de sujetar el móvil con la mano durante la conducción se sancionaba con la detracción de tres puntos. Cuando entren en vigor las nuevas medidas, supondrá la pérdida de seis. Además, se tipificará como infracción grave llevar en el vehículo mecanismos de detección de radares o cinemómetros, aunque no estén funcionando, lo que supondrá una sanción de 200 euros y tres puntos. Actualmente solo está sancionado el uso de dichos dispositivos durante la conducción, pero la experiencia ha demostrado que, ante un control vial, los conductores los desactivan para evitar la sanción, dice la Guardia Civil.

 

 

3. Fraude en el examen

Prohibidos los intercomunicadores, acceso a personas con problemas motores y reducción de edades mínimas para camiones y autocares. El nuevo reglamento introduce como nueva infracción muy grave el fraude en los exámenes de conducir utilizando dispositivos de intercomunicación no autorizados. La penalización será de 500 euros y seis meses sin poder presentarse de nuevo. También se reduce la edad mínima para conducir camiones a los 18 años con la aprobación del CAP —ahora era de 21—. Los 18 se aplican también a la conducción de autocares, pero solo sin pasajeros y a un radio máximo de 50 km. Se especifican, además, los equipos de protección obligatorios que tienen que llevar los aspirantes en las pruebas de motos y se establece la posibilidad, previa valoración médica y mecánica individualizada, de acceso a los permisos de camiones y autobuses a personas con problemas asociados al sistema locomotor.

  

4. Margen de error

Un falso mito el del margen generalizado, cada dispositivo tiene el suyo. Desde el destacamento de Tráfico confirman que es falso el mito de que los radares tienen un margen de error de 10 km/h. «Según la marca, el modelo o la calibración, entre otros factores, tienen un margen de error. Pero ese margen varía en función del cinemómetro y puede ser más o menos amplio. Es posible que un dispositivo dé un margen de 6 km/h y otro de 8 km/h, por ejemplo», explica Teixeira, que añade que lo mejor es «no jugársela» y respetar el límite. Tanto los fijos como los móviles se colocan en Tramos de Riesgo de Velocidad (TRV), y los fijos además en puntos peligrosos por factores como la densidad circulatoria o el trazado.

 

 

5. No utilizar el cinturón

Costará más puntos no ponerlo o llevarlo mal. No utilizar el cinturón de seguridad, los sistemas de retención infantil, el casco y otros elementos de protección pasarán de costar tres puntos a restar cuatro. Del mismo modo, esta modificación detalla explícitamente como causa de sanción el mal uso de estos elementos, como por ejemplo sería llevar el cinturón sin abrochar. En este punto, Teixeira insiste especialmente. «De los 13 fallecidos que hubo en la primera parte del año en Galicia, dos han sido motoristas y uno un peatón. Entre las diez víctimas mortales restantes, cinco no llevaban puesto el cinturón de seguridad, y se hubieran salvado de haberlo llevado», indica el agente, que asegura que, a pesar de las múltiples campañas que se han ido desarrollando a lo largo de los años, hay conductores que no terminan de concienciarse.

 

Y además...

Con el coche en marcha. Las sanciones derivadas de la distracción al volante oscilan entre los 80, los 200 y los 500 euros. «Hay tres grados en función de la peligrosidad que suponen a los demás», señalan desde Tráfico. Aquí entra todo, desde el uso del móvil hasta programar el GPS en marcha —hay que buscar un lugar adecuado para parar—, buscar las gafas de sol en la guantera o, incluso, comer y darse un beso si estamos en marcha y con ello se deriva en una conducción negligente.

 

La mascarilla. «El uso de la mascarilla es una medida sanitaria y de salud pública, por tanto la DGT no tiene competencia alguna en la regulación de la misma», aclara el organismo. Sin embargo, sí puede sancionarse el hecho de llevarla en un lugar que obstaculice la correcta visibilidad, como ocurre cuando se cuelga del retrovisor. «Eso también sería aplicable al ambientador, a los típicos dados o al rosario que se cuelga ahí», dice Teixeira.

Lo que causa más accidentes con víctimas. Los excesos de velocidad y el consumo de alcohol y drogas siguen siendo los que causan más siniestros. «Pero la multa más cara es que por mirar un WhatsApp no veas el paso de peatones y atropelles a un niño. Serían 200 euros y seis puntos. A mayores, podría ir aparejada una condena en sede judicial. Pero nada sale más caro que eso», recuerda el agente.

Últimas Editoriales: