Editor: Enrique Alonso | Director: José Ramón Sáiz
Diario Digital controlado por OJD

Editorial Cantabria24horas.com

LA ECONOMÍA ESPAÑOLA EN VILO `POR EL BREXIT

Enviar a un amigo
LEEMOS EN EXPANSIÓN Una salida británica de la UE sin acuerdo el 31 de octubre pondría en riesgo los multimillonarios vínculos comerciales, empresariales, turísticos y financieros de España con Reino Unido. Cuando era alcalde de Londres en 2010, Boris Johnson acudió a ofrecer una charla a un grupo de empresarios españoles afincados en la capital británica. Con su florida dialéctica, el actual primer ministro encandiló a los asistentes al hablar de los sustanciales lazos económicos entre España y Reino Unido: recordó cómo el distrito financiero de Canary Wharf debe su nombre a los antiguos muelles donde descargaban los plátanos canarios; mencionó los servicios claves que ahora gestionan firmas como Santander, Telefónica o Ferrovial; elogió la pasión de los británicos por veranear o retirarse en las costas del Mediterráneo; y llegó a bromear con que tendría más sentido para España estar en la libra esterlina que en la zona euro. Hoy, el propio Johnson conduce Reino Unido hacia una ruptura radical con la Unión Europea (UE), que puede poner en riesgo esas interconexiones comerciales, de inversión, turísticas y personales. Si Bruselas o el Parlamento británico no lo impiden, pactando un Brexit amistoso o forzando una extensión de la fecha de divorcio, Johnson contempla abandonar la UE el próximo 31 de octubre sin un pacto, con lo que su país saldría de un día para otro del mercado común, la unión aduanera y el espacio aéreo europeo. En este escenario, según la mayoría de analistas y organismos reguladores, la economía británica se iría a la recesión y la libra sufriría un dramático descenso. Habría largos retrasos en la entrada y salida de productos de la isla, y algunas mercancías se verían sometidas a aranceles. Los controles de inmigración serían más intensos, creando demoras en los aeropuertos. Y la conectividad aérea entre Reino Unido y la UE se vería sometida a un régimen de mínimos durante un periodo transitorio. Todo ello tendría un sensible impacto para España. Las empresas del Ibex tienen 80.000 millones de euros invertidos en Reino Unido, y las exportaciones anuales a este país de las empresas españolas rondan los 20.000 millones, con un superávit comercial de 7.000 millones. Un bajón en el flujo de turistas británicos (18 millones anuales) afectaría a los 10.000 millones de libras que cada año se gastan en nuestro país. Máxima sensibilidad Según S&P, todo ello convierte a España en uno de los países de Europa continental más sensibles al Brexit. Los analistas de Barclays estiman que el crecimiento de la economía española bajaría de golpe un 0,8% en el trimestre posterior a un Brexit duro, mientras los de Goldman creen que el PIB del país podría caer un 1%. Pedro Sánchez, presidente español en funciones, ha admitido que el Brexit es el principal riesgo que afronta la economía española, especialmente para sus pymes. Pero el 31 de octubre, el país estará en plena campaña electoral. Toca a las empresas estar preparadas.

Últimas Horas Económicas