Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Editorial Cantabria24horas.com

EVOLUCIÓN DEL PIB EN LAS CC.AA. EN LA ERA COVID

Enviar a un amigo
LEEMOS EN EL ECONOMISTA Vicente Nieves 16/12/2020 - 13:39 La crisis del covid-19 es también la crisis de la desigualdad. El impacto está siendo muy diferente entre países, sectores (industria vs servicios) y personas (perfiles digitales vs analógicos). La diferencia del impacto es tal, que la crisis hundirá el PIB per cápita de las Islas Baleares (muy dependiente del turismo) por debajo de la media nacional, mientras que el PIB per cápita de los extremeños y murcianos se acercará a la media de España más que nunca (al menos en la serie histórica del Instituto Nacional de Estadística). Por desgracia, esta reducción de la brecha se produce porque la recesión económica en Extremadura o Murcia será muy inferior a la de Baleares, y no porque las regiones del sur estén creciendo mucho más rápido y convergiendo de forma natural con el resto de España. En un análisis publicado por Funcas con las proyecciones de crecimiento del PIB per cápita en las regiones se puede ver cómo la crisis ha afectado sobremanera a las regiones más dependientes del turismo y los servicios en general, mientras que las comunidades más orientadas a la industria y la agricultura han resistido mejor el golpe. Tanto la industria como el campo (el sector primario para ser más exactos) han mantenido su actividad sin cambios durante gran parte de la crisis o incluso la han incrementado en casos concretos. ¿Por qué las regiones más ricas y más pobres de España son las mismas desde 1955? ¿Por qué las regiones más ricas y más pobres de España son las mismas desde 1955? En 2020, Baleares sufrirá un desplome del PIB sin precedentes del 22%. El impacto será también importante en Canarias (-17,9%), la Comunidad de Madrid (-13,6%) y Cataluña (-13,5%) registrarán recortes del PIB superiores a la media nacional (-12%). En el resto de comunidades autónomas el descenso del PIB será inferior a la media. La España "pobre" sufrirá en menor medida el impacto de la crisis gracias un sector productivo menos orientado hacia los servicios que requieren mayor contacto social. Murcia será la comunidad menos afectada, con una caída del 7,3%, junto a Castilla-La Mancha y Extremadura, con tasas del -7,5% y del -7,9% respectivamente. De este forma se reduce la brecha de PIB per cápita entre algunas de las regiones más pobres, como Extremadura, Castilla-La Mancha, Murcia o Galicia con el resto de España (no así el caso de Canarias, que se aleja de la riqueza media). Una reducción que queda en anécdota pues se produce en un contexto de recesión general. La desigualdad se puede reducir haciendo a todo el mundo igual de "pobre", minorando el crecimiento de las rentas más altas o intentando que las rentas más bajas avancen más rápido que el resto. En este caso, la pandemia ha provocado más bien lo primero en lo que a regiones se refiere. Por el lado contrario, Comunidades Autónomas (CCAA) como Madrid, Cataluña o Baleares están sufriendo recesiones que superan la media nacional (caída del 12% del PIB). Navarra y País Vasco, con contracciones inferiores a la media, seguirán alejándose de la renta per cápita media del país. El PIB per cápita de Baleares cae por debajo de la media de España En el caso de las Islas Baleares se espera una recesión del 22% en 2020, la mayor de España. Si la renta per cápita nacional media es 100, la de las Islas Baleares era un 106,5 en 2019. Las crisis provoca un desplome en este indicador hasta el 93,4, por debajo de la media de España por primera vez en la serie que publica el INE desde el año 2000. Desde Funcas destacan que la economía balear es, con gran diferencia, la que peor ha evolucionado desde el inicio de la pandemia. Su estructura productiva es la que parte con más desventaja de todas las comunidades autónomas. Así, el peso de los sectores menos afectados por la crisis –servicios de las administraciones públicas, sector primario, industria alimentaria– es de solo el 16%, en comparación con una media nacional del 23,8%, y al mismo tiempo, el peso de los servicios más afectados es el más alto de España, un 41,4% frente al 28,6% de media. El PIB per cápita de algunas de las regiones más pobres se acerca a la media nacional El caso de Extremadura es el opuesto. El PIB caerá un 7,9%, casi tres veces menos que el de las Islas Baleares. El PIB per cápita de los extremeños se acercará en cinco puntos a la media nacional (desde el 73,5 hasta el 77,7 con la media de España siendo 100), una convergencia que supera a la acumulada en los últimos diez años. Extremadura partía con ventaja El informe explica que Extremadura presentaba la situación más ventajosa de partida en cuanto a su estructura productiva, ya que es la región donde los sectores menos afectados por la pandemia (primario, industria alimentaria y, sobre todo, servicios de las AAPP) tienen un mayor peso sobre su PIB. A esto se suma que es la comunidad donde los servicios más afectados por la crisis actual presentan menor importancia. Además, las exportaciones extremeñas son las únicas de todo el país que hasta septiembre han registrado una tasa positiva de crecimiento (4,13%), procedente del positivo comportamiento de los sectores de maquinaria específica, manufacturas de consumo, y su sector exportador más importante: frutas, hortalizas y legumbres, según revelan los economistas de Funcas en el documento. El PIB de cara a 2021 El impacto de la crisis tendrá efectos duraderos. Aunque se espera un mayor crecimiento en 2021 de las regiones más afectadas, las diferencias perdurarán. Islas Baleares y Canarias son las comunidades autónomas que cerrarán 2021 con el nivel de PIB más alejado al de 2019, año previo a la crisis provocada por el Covid. Así, la economía balear habrá caído en el periodo 2019-2021 un 12,9%, y la canaria, un 9,8%, según las previsiones económicas para las CCAA presentadas hoy por Funcas. Baleares seguirá muy lejos de su PIB previo al covid en 2021 En el extremo contrario se sitúan Castilla-La Mancha, Navarra, Murcia y Extremadura, todas ellas con caídas del PIB inferiores al 4% entre 2019 y 2021. Otras regiones -País Vasco, Aragón, La Rioja, Cantabria, Comunitat Valenciana, Castilla y León, Andalucía y Galicia- también quedan mejor que la media, con retrocesos en el bienio que oscilan entre el 4,2% y el 5,8%. El resto, Cataluña, Asturias y Madrid, estarán ligeramente por debajo de la media nacional, estimada en el -6,1%. La importancia del tejido productivo "En líneas generales, y en medio de un shock económico sin precedentes en tiempos de paz, las regiones donde mayor es el peso de los servicios más afectados, es decir, las más castigadas en 2020, serán las que más crecerán en 2021. Por otra parte, esos sectores van a sufrir un impacto permanente acusado, de modo que las comunidades autónomas donde tienen más presencia, pese al mayor crecimiento esperado en 2021, también serán las que más tarden en recuperar el nivel de PIB previo a la pandemia!, sostiene el informe publicado por Funcas. Los principales indicadores confirman que el impacto de la crisis sobre cada comunidad autónoma está determinado, en gran parte, por el peso de cada sector dentro de su estructura productiva, en línea con los análisis realizados al comienzo de la pandemia. Los sectores más afectados han sido servicios como hostelería, transporte y cultura, y en menor medida comercio, debido a la casi desaparición del turismo internacional y las restricciones a la actividad y a la movilidad. En la industria, las ramas más castigadas al principio de la crisis fueron el automóvil y el textil y confección, aunque tras el confinamiento su recuperación fue muy rápida. Por el contrario, el sector primario y la industria agroalimentaria, además de los servicios de Administraciones Públicas, sanidad y educación, apenas se han resentido. En cuanto al mercado laboral, "la caída del empleo ha sido limitada gracias a los Erte o las prestaciones extraordinarias para autónomos. No obstante, tanto el descenso de la afiliación como el recurso a dichos esquemas reflejan el mismo patrón regional diferencial". Así, Baleares y Canarias son las comunidades donde mayor ha sido el impacto sobre el empleo, tanto por la caída en el número de afiliados como en términos de empleo efectivo (es decir, excluyendo los trabajadores en situación de Erte y los autónomos con prestación extraordinaria de la cifra total de afiliados). Murcia, Extremadura y Castilla-La Mancha son las regiones donde el volumen de empleos afectados ha sido menor según ambos criterios.

Últimas Horas Económicas