La Clave de Cantabria24horas.com

¡A BAJAR IMPUESTOS!, LEMA DE TODOS CUANDO LA INVERSIÓN EN CANTABRIA HA DESCENDIDO TREINTA PUNTOS DESDE 1982

Enviar a un amigo

SÁBADO, 18 de mayo. Poco nuevo y de interés para el futuro de Cantabria en la campaña municipzl y autonómica. El recurso más barato y repetido es engañar a los electors con la bajada de impuestos, que todos prometen pero que ya en el poder no cumplen. No se trata de debilitar los servicios sociales, sino de administrar mejor, obviando que se pierda dinero público en empresas que solo sirven para gratificar con empleo a los seguidores más acérrimos. Caminamos hacia una peligrosa "burocratización" de la autonomía, es decir, su crisis más lacerante cuando faltan objetivos para hacerla práctica. En 1982, cuando se inició la autonomía, la inversión real superaba el 60 por ciento del presupuesto; esta inversión ha caiso legislatura tras legislatura y apenas superar el treinta por ciento. De ahí que podamos hablar con autoridad de "burocratización" autonómica. De este día de campaña podeos desvelar que cerrada la petición del voto por correo, el número de cántabros que han ejercido esta modalidad ha bajado respecto al porcentaje de las elecciones generales de hace un mes. Es decir, habrá más abstención, salvo en aquellos municipios donde se pelee hasta el último voto como en Santander. En fin, un día menos para el 26M. 

 

VIERNES, 17. FALTA UNA SEMANA -el próximo viernes a las 24 horas- para el fin de la campaña electoral de las municipales, autonómicas y europeas. no parece, a primera vista, que la participación sea tan alta como en las generales del 28A ya que el voto por correo en toda España y en Cantabria será inferior a los índices de hace un mes. Siete días, por tanto, para que se decida el voto y los ciudadanos opten por quitar y dar mayorías para los próximos cuato años. Analizamos la situación de Cantabria ante las autonómicas, con el resultado .que pronostican las encuestas- de que la suma PRC y PSOE superará los 18 escaños de la mayoría absoluta.

TODO INDICA que Miguel Ángel Revilla ganará para su formación política, el PRC, las elecciones autonómicas  del domingo 26 de mayo. Ante su retirada política tras estos comicios –al final de la nueva legislatura estará a punto de cumplir los ochenta años- la ciudadanía le recompensa con su victoria en las urnas, situándose como el dirigente del primer partido en votos en la comunidad cántabra en elecciones autonómicas.

Pero esta victoria no significa que las cosas vayan mejor para él y su opción política. En la legislatura que finaliza tuvo un partido –el PSOE- dividido y con tan solo cinco escaños, recibiendo no obstante, una gran compensación, desde la presidencia del parlamento, varias consejerías, incluida la vicepresidencia, senador autonómico y la alcaldía en municipios importantes como Torrelavega, Camargo o Piélagos, por el pacto municipal. Es decir, el PRC de Revilla compensó con creces a un PSOE con los peores resultados de su historia.

Ante la nueva legislatura, Revilla además de encontrarse con un interlocutor más difícil –Pablo Zuloaga, hombre de confianza de Pedro Sánchez y secretario general del PSC-PSOE- y al que ha despreciado desde el mismo momento que ganó las primarias, se las tiene que ver con un PSOE más fuerte en Cantabria, que representa con creces más poder que una presidencia autonómica lograda a través de un pacto o coalición.

El PSOE puede gobernar los tres ayuntamientos más importantes de Cantabria –Santander, Torrelavega y Camargo-, al tiempo que contar con siete diputados –si nos atenemos a las encuestas-, hecho que para investir a Revilla le reportaría (a cambio) la presidencia del Parlamento, la vicepresidencia del Ejecutivo y varias consejerías. En esta situación, el PSOE lograría un poder que no tuvo siquiera en tiempos de Felipe González, ya que habría que añadir dos diputados y tres senadores nacionales; la Delegación del Gobierno, directores provinciales y, sobre todo, RTVE.  Más o menos, lo poco más que no obtendría de las elecciones estatales (por citar, un diputado), lo lograría con creces en poder regional-autonómico.

Es evidente que Revilla sabe negociar y que no se dejará comer fácilmente el tarro. Pero también es cierto que Zuloaga ha sumado varios desplantes y que no se va a dejar engatusar.

La amenaza de Revilla de abrirse a pactos con el PP y Ciudadanos, sin Vox, es una estrategia que se cae por su propio peso. Así, si  ha estado vendiendo durante varias semanas el valor de un diputado nacional del PRC en Madrid, es evidente que no le sumará a la derecha  (que no toca gobierno) sino a la izquierda de Sánchez, que es el que cuenta con los presupuestos y los dineros públicos.  Es decir, los pactos en Cantabria están escritos y es Pedro Sánchez el que manda tanto en Zuloaga como en Revilla.  Si Revilla no pacta con Zuloaga, ya sabe lo que le espera cuatro años de zanahoria, precisamente los últimos de la gobernación de Miguel Ángel Revilla. No hace falta explicar más. 

Últimas claves: