La Clave de Cantabria24horas.com

LA SOLEDAD DE VALLS Y SU FUTURO

Enviar a un amigo

El ex ministro socialista Celestino Corbacho ha decidido abandonar la plataforma de Manuel Valls para recalar en Ciudadanos tras el anuncio de ruptura por parte de la formación de Albert Rivera. A pesar de que Corbacho fue uno de los tres votos con los que Colau logró ser investida alcaldesa de Barcelona el pasado sábado, ha decidido pasarse a Cs y dejar a Valls solo con Eva Parera.

El ex ministro socialista Celestino Corbacho ha optado por 'regresar' a Ciudadanos tras su paso por la plataforma de Manuel Valls, Barcelona pel Canvi. Aunque Corbacho y Eva Parera votaron 'sí' junto a Valls en la investidura de Ada Colau, el anuncio de ruptura de la formación 'naranja' ha provocado un giro en los acontecimientos.

La Ejecutiva de Cs anunció ayer que rompían sus relaciones con Valls y que sus tres concejales pasaban a formar un grupo propio en el Ayuntamiento de Barcelona, después del apoyo del ex primer ministro francés a los 'comuns'.

Valls, que ha optado por guardar silencio mientras analiza lo sucedido, ha visto cómo otro de los nombres independientes que unieron a su plataforma, se pasa a Ciudadanos tras el anuncio de la dirección. La renuncia de Corbacho deja solos a Valls y Parera y supone el fin de la mayoría que logró Colau en su investidura.

Corbacho, se ha reunido esta mañana con Valls para comunicarle su salida, y por la tarde, ha tenido una conversación telefónica con el líder de Cs en Cataluña, Carlos Carrizosa, que ya había abierto las puertas de su formación al político. Finalmente, estará en el grupo de Cs en el Ayuntamiento de Barcelona como concejal independiente.

Después de que Carrizosa se deshiciera en halagos con Corbacho, han mantenido una conversación telefónica en la que el ex socialista le ha comunicado su decisión.

SUS ALTERNATIVAS

Manuel Valls sigue dando tumbos. Después de su salida de la política francesa tras un gran fracaso en su intento de continuar en la élita después de ser primer ministro en la etapa del anterior presidente, el socialista François Hollande, llegó a España para incorporarse al proyecto de Ciudadanos en Barcelona, aunque como político independiente. No sin antes ser ninguneado por Emmanuel Macron, al que se ofreció como ministro tras su arrollador triunfo electoral.

Su experimento no ha salido bien del todo pese a sus 6 concejales obtenido en las últimas elecciones municipales, un buen resultado pero discreto, que además ha deparado una guerra con Ciudadanos que ha acabao en divorcio tras apoyar a Ada Colaucomo alcaldesa.

Ahora Valls quiere continuar en España y para ello estudia dos salidas: una sería formar un partido nuevo, que sería de corte liberal, pero al margen de lo que representa Ciudadanos, que ha estado dispuesto a pactar con Vox con tal de llegar al poder en distintas autonomías o ayuntamientos a lo largo de toda la geografía nacional.

Sus planes de futuro

La otra opción del barcelonés de nacimiento es incorporarse al PSOE, pero esta salida sería más a largo plazo para no llamar la atención con un cambio de camiseta tan descarado y en tan poco tiempo.

Según informa este martes 'El Confidencial', la tensa ruptura con la formación naranja de Albert Rivera podría acabar con una incoporación al PSOE, citando fuentes de partidos catalanes, sin especificar más datos. De hecho, en Ciudadanos no sólo molestó que apoyase a Colau casi a ciegas para ser alcaldesa, sino que dirigentes como Juan Carlos Girauta y José Manuel Villegas le acusaron de acercarse demasiado al PSC tras las elecciones, un partido vetado a muerte por Ciudadanos.

Comenta este digital que Valls se tomará un tiempo de tranquilidad -no participará en las decisiones del Ayuntamiento barcelonés, ya que se limitó a apoyar a Colau para ser alcaldesa, sin más condiciones- y que en septiembre se casará con su pareja, Susana Gallardo, heredera de laboratorios Almirall y de familia adinerada.

Sin embargo, en 'La Razón' apuntan más a la posibilidad de que Valls forme un partido nuevo tras fallar su experimento con Ciudadanos, con quien pretendía hacer carrera a largo plazo en el entorno catalán, una vez que Inés Arrimadas le dejaba despejado el panorama por pasarse a la política nacional desde Madrid. En caso de formar un nuevo partido sería de corte liberal, aunque más cercano al centro-izquierda, sin abandonar su discurso radicalmente anti-independentista.

Últimas claves: