Editor: Enrique Alonso | Director: José Ramón Sáiz
Diario Digital controlado por OJD

La Clave de Cantabria24horas.com

NAVARRA: UN PROBLEMÓN PARA SÁNCHEZ Y EL PSOE

Enviar a un amigo

El problemón que afronta el PSOE en Navarra desde hoy haga lo que haga es total. La presidencia y por tanto la sesión de investidura de Pedro Sánchez peligra por lo que ocurra en la comunidad foral desde este miércoles, cuando se configura el parlamento regional. Este acto es la antesala de los posteriores pactos para la presidencia de la comunidad, y el PSOE tiene varias posibilidades sobre la mesa y todas son malas. Sí, realmente no tiene alternativa positiva.

Explicamos todas las combinaciones posibles:

1.- Si el PSOE quiere gobernar por medio de su candidata, María Chivite, consigue 2 cosas negativas a la misma vez. Enoja al PNV, presente y comandando la coalición Geroa-Bai, que pretende repetir gobernando Navarra. Sus 6 diputados nacionales son clave para la investidura de Sánchez y para sacar adelante los Presupuestos y demás iniciativas legislativas en el Congreso. Además, para gobernar sería con el apoyo o abstención de Bildu, lo que le cerraría las puertas a acordar nada con otros partidos a nivel nacional, que vetan a la formación abertzale.

2.- Si el PSOE deja gobernar a Navarra Suma, la coalición de derechas que dirige UPN con PP y Ciudadanos como aliados, enoja también a PNV y Bildu. Los primeros, como ya hemos explicado, son necesarios para lograr una legislatura viable desde Madrid, y en algunos casos será necesaria al menos la abstención de Bildu. Pero hay más: si permitiese que haya un gobierno conservador con PP y Cs como parte del pacto, también enfada a Podemos e IU, que en total tienen 3 diputados en Navarra y que en Madrid son socios imprescindibles.

3.- Si el PSOE deja gobernar a Geroa Bai, rompe cualquier posibilidad de acuerdo con PP o Ciudadanos, pero también enfada a la izquierda, como hemos explicado, al impedir un gobierno regional de cariz más progresista, aunque sea en la persona de Uxue Barkos.

Otro problema es la división de criterios entre el PSOE navarro (PSN) y el PSOE a nivel nacional: los primeros quieren gobernar porque lo consideran clave para conquistar la región tras décadas de control nacionalista o conservador, pero en Ferraz no están por la labor de pagar el precio de ganar esta comunidad. El PSOE navarro lleva décadas luchando por este objetivo y ahora que tiene la posibilidad, no quiere abandonar sin intentarlo.

Navarra ha sido presidida en la última legislatura por Uxue Barkos de Geroa Bai, y antes UPN, bajo distintas nomenclaturas, ha controlado la región desde 1996 con los presidentes Juan Cruz AlliMiguel Sanz y Yolanda Barcina.

Sólo ha habido 2 presidentes socialistas en Navarra: Gabriel Urralburu, que estuvo dos mandatos, entre 1984 y 1987 y 1987 y 1991, y Javier Otano, quien tuvo que dimitir tras apenas un año de mandato (1995-1996) por un caso de corrupción.

Los resultados en Navarra el pasado 26 de mayo fueron los siguientes: Navarra Suma ganó con 19 diputados, el PSN quedó segundo con 11, Geroa Bai tercero con 9 y después están EH Bildu (8), Podemos (2) e Izquierda Unida (1).

Últimas claves: