La Clave de Cantabria24horas.com

SOLO UN VETO: EL DE PABLO IGLESIAS

Enviar a un amigo

La ministra de Educación y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha confirmado que el presidente del Gobierno en funciones y candidato a la reelección, Pedro Sánchez, estaría ya dispuesto a integrar en el Consejo de Ministros a miembros de la cúpula de Unidas Podemos -hasta ahora sólo se admitía que fueran especialistas o técnicos no políticos- siempre que su líder, Pablo Iglesias, quede fuera de la Moncloa.

Para Celaá, el único obstáculo para alcanzar un gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos tiene nombre propio: Pablo Iglesias.

"Yo no creo que Pablo Iglesias quiera que por mor de una persona, vayamos a sacrificar el interés general la semana que viene", aseguró en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros remitiendo al veto que Sánchez explicitó sobre el líder de la formación morada.

Celaá defendió que estando el líder de la formación fuera del Consejo de Ministros Unidas Podemos ganaría libertad para expresar libremente su opinión en el Congreso y argumentó que por este motivo es la fórmula más usada en otros países donde el líder de la segunda fuerza de coalición es quien prefiere quedar fuera del equipo de gobierno. Algo que aquí no ocurre.

Irene Montero, sobre la mesa

Para el gobierno socialista en funciones no es lo mismo contar con miembros de la cúpula de Unidas Podemos que con su propio líder en cuanto a posibles choques ideológicos.

De esta manera, Celaá insistió en circunscribir el veto de Sánchez únicamente a la persona de Iglesias cuando fue preguntada por la posibilidad de que fuera la número dos de Iglesias, Irene Montero, quien fuese designada para entrar en el ejecutivo.

Celaá no quiso entrar a valorar hipotéticos escenarios apuntados por la prensa relativos al número de carteras que Sánchez cedería a UP; si alguno de sus miembros podría llegar a ocupar una vicepresidencia o si volvería a crearse un Ministerio de Vivienda como tuvo el ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que fuese a parar a Montero por su pasado como portavoz e impulsora de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca en Madrid.

IGLESIAS MUEVE FICHA Y DA UN PASO ATRÁS

Pedro Sánchez ya tiene abierta la puerta a conseguir ser investido la próxima semana después de que el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, haya aceptado la línea roja impuesta desde Ferraz para negociar un gobierno de coalición con Unidas Podemos: su presencia en el Consejo de Ministros.

"No debo ser la excusa del PSOE para que no haya un gobierno de coalición de izquierdas. Estar o no en el Consejo de Ministros no será un problema siempre y cuando no haya más vetos y la presencia de Unidas Podemos en el Gobierno sea proporcional a los votos", tuiteó el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, para anunciar que da un paso atrás para facilitar la negociación con el PSOE.

"España necesita ya un gobierno de coalición de izquierdas que asuma que los derechos sociales tienen que ser el eje de gobierno", argumentó Iglesias para explicar esta decisión que contraviene incluso la decisión adoptada por las bases de la formación si atendemos a la reproducción textual de la opción que mayoritariamente se votó -una coalición sin vetos- en su consulta interna a la militancia.

El líder de la formación morada asegura haber reflexionado sobre la situación en los últimos días y haber decidido dar un paso atrás con la condición de que ahora "la propuesta lógicamente la va a hacer Unidas Podemos" en relación a la iniciativa negociadora.

De esta manera, Iglesias anuncia que ha trasladado a Pablo Echenique el mandato de iniciar una conversación conjunta de "programa y equipos" como reclamaron desde el principio.

Últimas claves: