Editor: Enrique Alonso | Director: José Ramón Sáiz
Diario Digital controlado por OJD

La Clave de Cantabria24horas.com

HISTORIA DE UN CUADRO Y DE LA SOCIA-LISTA ENMARCADA

Enviar a un amigo

DOLORES GOROSTIAGA SAIZ es una de las social-listas más importantes de los últimos tiempos. Recibió un PSOE con doce o trece diputados y lo bajó al peor listón de su historia, con tan solo cinco escaños. En vez de irse a casa avergonzada de este récord, se hizo elegir presidenta del Parlamento de Cantabria, puesto que ocupó sin pena ni gloria durante cuatro años. Bueno, mejor con más pena que otra cosa ya que para asegurarse el futuro, la Mesa de la Cámara se inventó una indemnización para caso de cese entre las que ella es beneficiada. En fin, toda una vergüenza. 

Recibió la herencia de Jaime Blanco y lo primero que hizo fue traicionar a quien la había patrocinado para el cargo de secretaria general. Prácticamente le defenestró de la política, lo mismo que a su esposa, Rosa Inés García. Al mismo tiempo, se alió (se entiende que políticamente) con Carlos Saiz, entonces secretario general del PP y presidente de Caja Cantabria para controlar la entidad y llevarla con otros compañeros de viaje al precipicio de su desaparición, impulsando entre otras acciones aquellas preferentes que arruinaron a miles de depositantes.

A poco tiempo de acceder a la secretaría general y después de llevar al PSOE a una ruina electoral, pero siendo todavía el segundo partido después del PP, llegó a una alianza con el PRC para convertirse en vicepresidenta. Lo suyo era, como parece y comentan sus correligionarios, pasar desapercibida pero a cambio controlar todos los resortes que tuvieran un rendimiento económico importante. Insistimos, es lo que siempre se comentó en las filas socialistas.

 En política,supo dar buenos cargos a los que la apoyaban ciegamente, mientras el destierro era para quienes osaban por el bien del PSOE insistir que su camino era erróneo y una ruina para las siglas socialistas. De los grandes beneficiados hay que destacar a su sucesora en la secretaría general, Rosa Eva Díaz Tezanos, su otro yo en la consejería de Educación, Ramón Ruiz y el secretario de Organización de su propio partido al que nombró jefe de su gabinete en la Presidencia del Parlamento.

En el Parlamento su actuación fue la de favorecer a los aliados en el reparto generoso de subvenciones –algunas entidades como la Casa de Cantabria la devolvió el favor en forma de Emboque de Oro- y, finalmente, en una novedosa indemnización por cese en el cargo de diputado a la que se apuntó para no perder ripio. En consecuencia, toda una social-lista que pasará a la historia por buena parte e estas consideraciones cuando alguien vea, con cierta vergüenza su cuadro colgado en el Parlamento de Cantabria. Cuadro, por cierto, realizado por la compañera sentimental de su secretario de Organización por el que la institución ha pagado nada menos que 4.000 euros.

Así se escribe la historia. O así quieren algunos que la aprendamos. Más nepotismo imposible y si no saquen sus conclusiones sobre el cuadro, la retratada y la artista. Ver para creer.

Últimas claves: