Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

La Clave de Cantabria24horas.com

LA CONFESIÓN DE CORINNA

Enviar a un amigo

El diario 'El País' ha accedido a la declaración de la empresaria y ex amiga íntima del rey Juan Carlos ICorinna Larsen, ante la justicia suiza en diciembre de 2018. Larsen declaró como investigada por presunto blanqueo de capitales, y afirmó que los 64,8 millones que el monarca emérito le transfirió en 2012 fueron un gesto de "gratitud y amor", pero no un intento de "deshacerse del dinero".

La declaración de Corinna Larsen ante el fiscal suizo Yves Bertossa es trascendental para la investigación de la Fiscalía del Tribunal Supremo español, que indaga si el rey emérito Juan Carlos I cometió un delito fiscal y otro de blanqueo de capitales en el caso del AVE a la Meca, ya que supuestamente recibió una comisión de 100 millones por la construcción. De esa cifra, Juan Carlos I habría transferido 64,8 millones a Larsen en 2012.

Según la declaración a la que ha tenido acceso 'El País', la ex amiga íntima del rey emérito aseguró a la Fiscalía suiza que esa transferencia fue "por amor y por gratitud", pero no le consta que la intención del monarca fuese "deshacerse del dinero".

"Pienso que me ofreció ese dinero por gratitud y por amor. Era consciente de que había hecho mucho por él y que había estado muy presente cuando le anunciaron su enfermedad. Pienso también que se sentía un poco culpable por lo que me había pasado en Mónaco. En 2012 fui secuestrada por los servicios secretos españoles en mi apartamento. Pienso que hay una última razón: que tenía todavía la esperanza de poder recuperarme", manifestó la empresaria alemana.

Según la prensa suiza, existen pruebas que demuestran la transferencia de 100 millones de dólares desde la fundación panameña Lucum, cuyo beneficiario era Juan Carlos I y el rey Felipe VI, que renunció el pasado mes de marzo a la herencia de su padre tras la publicación del escándalo en los medios. El dinero supuestamente procede del rey saudí Abdul Aziz Saud, atendiendo a la documentación intervenida en los despachos de los presuntos testaferros Arturo Fasana y Dante Canónica.

Últimas claves: