Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

La Clave de Cantabria24horas.com

EL GOBIERNO Y SU ADVERTENCIA A LAS ELÉCTRICAS

Enviar a un amigo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha salido al paso de la amenaza de las nucleares de cesar su actividad por el plan de choque para abaratar la factura de la luz. En su intervención en el Congreso, ha afirmado que el Ejecutivo "siempre va a defender e interés de los ciudadanos por encima de cualquier presión particular".

La escalada en el precio de la luz, que no cesa de registrar nuevos récords, sigue centrando el debate político. Y es que las medidas aprobadas por el Gobierno para abaratar la factura, mediante la eliminación del impuesto especial o la limitación de los llamados 'beneficios caídos del cielo', han sido tachadas de "parche" por la oposición, y le han valido al Gobierno una amenaza de las centrales nucleares de cesar su actividad si las medidas son ratificadas por el Congreso.

El plan de choque del Gobierno prevé rebajar un 22% la factura hasta final de año, a través de la reducción impositiva y la minoración de los ingresos por las subastas de CO2 y de gas, que rebajan los cargos a repercutir en las tarifas.

Sánchez ha reiterado en el Congreso que "es justo que las pymes, la industria y los hogares se beneficien de las ganancias extraordinarias de las empresas energéticas".

En la sesión de control, ha defendido las medidas para rebajar la factura de la luz. "Significa hacer que los beneficios extraordinarios de las grandes empresas, como consecuencia de la elevación de los precios mayoristas en el mercado energético internacional, los revertamos en beneficio de los ciudadanos, es decir, de las pequeñas y medianas empresas, las industrias y los ciudadanos de a pie", ha explicado.

"Lo justo es que arrimemos todos el hombro", ha dicho Sánchez antes de recordar a las eléctricas que "el Gobierno siempre va a defender el interés de los ciudadanos por encima de cualquier interés y presión particular".

LA AMENAZA DE LAS NUCLEARES

 

La industria nuclear, asociada en el Foro de la Industria Nuclear de España, ha rechazado el proyecto de Ley presentado el martes por el Gobierno para abaratar el precio de la luz.

 

Este foro considera en un comunicado que el proyecto actúa sobre la retribución del CO2 no emitido del mercado eléctrico y que no debe aplicarse sobre la energía nuclear.

 

Cree que el Real Decreto-ley aprobado en el Consejo de Ministros, "aun siendo de aplicación temporal, ahonda aún más en la penalización a la generación eléctrica de origen nuclear".

 

Considera que esta reforma "abocaría al cese de la actividad de todo el parque nuclear" y que "en el caso de que este proyecto de Ley se aprobase y entrase en vigor, el precio de venta real de la generación eléctrica nuclear, una vez minorado el precio del CO2, no debería ser inferior a 57-60 €/MWh con el nivel impositivo actual". "De no ser así, sería imposible la continuidad de las centrales nucleares españolas", concluye.

 

Como mal menor, pide que el proyecto de ley no se aplique de forma retroactiva.

 

Argumentación

 

Su argumentación es la siguiente: "Las centrales nucleares españolas funcionan con autorizaciones de explotación que se renuevan periódicamente. Las actualmente vigentes fueron solicitadas por sus titulares y concedidas por el Ministerio correspondiente con posterioridad a dicha fecha. Por tanto, en el momento de la solicitud, y para llevar a cabo las decisiones de inversión necesarias, se tuvieron en cuenta el mecanismo de asignación de derechos de emisión de la UE y el precio del CO2 del mercado internacional. Con este proyecto de Ley en vigor, no se hubieran solicitado las renovaciones de las autorizaciones".

 

Para el presidente de Foro de la Industria Nuclear Española, Ignacio Araluce, “el cese anticipado de la tecnología de generación que más electricidad produce en España y que más emisiones de gases de efecto invernadero evita conduciría a un cierre desordenado de la generación nuclear, a la consiguiente pérdida de puestos de trabajo y tejido industrial, a una mayor dependencia energética del exterior y a un incremento de la volatilidad del precio en el mercado mayorista. Impediría igualmente el cumplimiento de los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC), especialmente en lo referente a la reducción de emisiones de CO2, ya que el cierre supondría un incremento de unos 22 Mt/año”.


Últimas claves: