Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

La Clave de Cantabria24horas.com

PASOS MUY LENTOS EN LA IGLESIA

Enviar a un amigo

PASO CORTO PERO IMPORTANTE.En una iglesia cada día con más dificultades en cubrir parroquias -al menos, aquí en España- el paso que ha dado hoy de manera oficial la iglesia se estima corto, pero importante. Poco a poco, la mujer va adquiriendo más protagonismo, incluso en la Iglesia Católica.

En la mañana de este pasado domingo el Papa ha conferido por primera vez los llamados ministerios de laicos, que hasta hace meses estaban reservados para hombres como pasos previos a la ordenación sacerdotal. El Vaticano ha diseñado un ritual específico para esta ceremonia, que Francisco ha seguido durante una misa en la basílica de San Pedro.

Se trata de ministerios que derivan del Bautismo, y no del sacramento del Orden sacerdotal, y, por lo tanto, pueden administrarse tanto a hombres como a mujeres.

En concreto, el ministerio laico del lectorado, que instituyó en enero del año pasado y que hoy ha conferido a 8 personas. Con éste de alguna forma institucionaliza la participación de mujeres en el rito, en tareas como la lectura de la Sagrada Escritura o la administración de la Eucaristía.

«Seréis anunciadores de la Palabra de Dios», les ha dicho antes de bendecirles y entregarles una Biblia. Luego, ha explicado algunas de las tareas que se les encomiendan: «Proclamaréis la Palabra de Dios en la asamblea litúrgica, formaréis en la fe a niños y adultos, y los guiaréis para que reciban dignamente los sacramentos; llevaréis el anuncio misionero del Evangelio de salvación a quienes aún no lo conocen», ha añadido.

También ha administrado el ministerio «estable» del catequista entregando una cruz a 8 personas, entre ellas 3 mujeres como la madrileña Rosa Avad. Francisco lo instituyó específicamente el 10 de mayo y hoy lo ha administrado por primera vez.

Les ha puesto como modelo «las mujeres y los hombres que ayudaban a San Pablo y a los otros apóstoles en la difusión del Evangelio». Les ha pedido que apoyen su actividad en «la oración, la sana doctrina y el entusiasmo apostólico». Con esta labor, les ha dicho, «acercaréis la Iglesia a quienes quizá viven lejos de la fe».

Entre los nuevos catequistas estaban los peruanos Martiniano Dávila y Víctor Hidalgo, procedentes de la Amazonia peruana. «Nos desplazamos hasta comunidades a las que no llegan muchos, ni siquiera al estado peruano», explicó Martiniano. «Nosotros, como catequistas, vamos hasta allí caminando dos, tres, y hasta quince o veinte días para llevar el Evangelio a todas las personas», aseguró emocionado. En su homilía, el Papa ha pedido a los católicos que se interroguen sobre la imagen que tienen de Dios.

«¿Llevamos en el corazón una imagen liberadora de Dios, del Dios cercano, compasivo y tierno o pensamos que sea un juez riguroso, un rígido aduanero de nuestra vida? ¿Nuestra fe genera esperanza y alegría o me pregunto si entre nosotros está todavía determinada por el miedo?», ha interrogado.

Como hoy se conmemora en toda la Iglesia el domingo de la palabra de Dios, el Papa ha pedido recordar que la Biblia cuenta «la historia del amor que Dios tiene por nosotros, nos libera de los miedos y de los conceptos erróneos sobre Él, que apagan la alegría de la fe».

«Dios no vino a entregar una serie de normas o a oficiar alguna ceremonia religiosa, sino que descendió a las calles del mundo para encontrarse con la humanidad herida, para acariciar los rostros marcados por el sufrimiento, para sanar los corazones quebrantados, para liberarnos de las cadenas que nos aprisionan el alma», ha subrayado.


Últimas claves: