Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

La Clave de Cantabria24horas.com

AHORA, LA VIRUELA DEL MONO

Enviar a un amigo

El Ministerio de Sanidad ha enviado una alerta a las comunidades tras la detección de los primeros casos de la viruela del mono en España, una enfermedad endémica de África que en algunos casos puede ser mortal. La alerta se produce después de que Portugal y Reino Unido hayan confirmado hace pocos días la existencia de varios casos.


Stay
 
Next
""

 

Según ha publicado 'El País', el ministerio de Carolina Darias sigue trabajando en la recopilación de datos de esta enfermedad rara y la alerta enviada a las comunidades es para que estén al corriente y en caso de detectar algún caso, lo notifiquen. Los primeros casos (a falta de confirmación por el Centro Nacional de Microbiología (CNM) se han registrado en Madrid y según los datos disponibles se trata de 8 personas.

La viruela del mono es una patología endémica de África, similar a la viruela tradicional, y su letalidad oscila entre el 1 y el 22%. La gran parte de los infectados suelen ser niños, población que es más vulnerable a este tipo de virus.

Fernando Simón lanza un mensaje de tranquilidad

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha señalado que "no es probable" que esta viruela tenga una "transmisión importante en España", aunque "no se puede descartar". Así se ha pronunciado en la Cumbre Internacional de Gestión de Pandemias, celebrada en Valencia, cuando le han preguntado por dicho asunto.

Ha explicado que se trata de una patología africana y que se transmite de animales a humanos, pero que, por lo general, la transmisión entre personas es muy baja. También ha querido dejar claro que de momento solo se han confirmado al 100% los casos de Portugal y Reino Unido, pues en España están pendientes del CNM y que lo importante es averiguar el origen.

Lo que se conoce hasta la fecha de los casos de Reino Unido es que tan solo 1 de ellos se habría contagiado en un viaje a África, los otros no y de momento no tienen vínculos entre sí.

¿Qué síntomas tiene?

La viruela del mono o del simio es muy similar a la humana, que se erradicó en 1980 gracias a la vacunación. La vacuna del mono es un virus que también pertenece al grupo de los Orthopoxvirus y que causa unos síntomas muy similares a la viruela humana.

Por lo general se desarrolla fiebre, escalofríos, fatiga extrema e inflamación de los ganglios linfáticos. Además, provoca una erupción en la piel, que suele comenzar en la cara y se va extendiendo a otras partes del cuerpo. Puede durar entre 2 y 4 semanas. No existe un tratamiento concreto, sino que se van tratando los síntomas hasta lograr superar la enfermedad.

 

TRANSMISIÓN

 


Este tipo de viruela se detectó por primera vez en seres humanos en 1970 en la República Democrática del Congo en un niño de nueve años, en una región en la que la viruela se había erradicado en 1968.

 

El contacto estrecho con otros pacientes constituye el factor de riesgo más importante de infección. "En los casos iniciales, la infección se produce por contacto directo con la sangre, los líquidos corporales o las lesiones de la piel o las mucosas de animales infectados. En África se han descrito infecciones humanas resultantes de la manipulación de monos, ratas gigantes de Gambia o ardillas infectados. Se considera que los roedores son el principal reservorio del virus. Un posible factor de riesgo es la inadecuada cocción de la carne de animales infectados", explica la OMS.

 

"La transmisión secundaria o de persona a persona puede producirse por contacto estrecho con secreciones infectadas de las vías respiratorias o lesiones cutáneas de una persona infectada, o con objetos contaminados recientemente con los fluidos del paciente o materiales de la lesión. La transmisión se produce principalmente por gotículas respiratorias, generalmente tras prolongados contactos cara a cara con el paciente, lo que expone a los miembros de la familia de los casos activos a un mayor riesgo de infección. La infección se transmite asimismo por inoculación o a través de la placenta (viruela símica congénita). Hasta la fecha no se ha podido demostrar que la transmisión de persona a persona por sí sola pueda sostener la infección por el virus de la viruela símica en los seres humanos", añade la agencia sanitaria.

 

SÍNTOMAS

 


El periodo de incubación de la viruela símica suele ser de 6 a 16 días, aunque puede variar entre 5 y 21 días. La OMS apunta que la infección, que provoca intensas molestias, puede dividirse en dos periodos: el periodo de invasión (entre los días 0 y 5), caracterizado por fiebre, cefalea intensa, linfadenopatía (inflamación de los ganglios linfáticos), dolor lumbar, mialgias (dolores musculares) y astenia intensa (falta de energía); y el periodo de erupción cutánea o exantema (entre 1 y 3 días después del inicio de la fiebre), cuando aparecen las distintas fases del exantema, que por lo general afecta primero al rostro y luego se extiende al resto del cuerpo. Las zonas más afectadas son el rostro (en el 95% de los casos), las palmas de las manos y las plantas de los pies (en el 75% de los casos).

 

Los síntoma duran de 14 a 21 días. "Los casos graves se producen con mayor frecuencia entre los niños y su evolución depende del grado de exposición al virus, el estado de salud del paciente y la gravedad de las complicaciones", precisa la OMS.

 

TRATAMIENTO Y VACUNA

 


De momento no hay tratamientos ni vacunas específicas contra la infección por el virus de la viruela símica, aunque se pueden controlar los brotes. En el pasado, la vacuna antivariólica demostró una eficacia del 85% para prevenir la enfermedad. Sin embargo, la OMS advierte de que "la vacuna ya no está accesible al público, puesto que se suspendió su producción tras la erradicación mundial de la viruela. Con todo, la vacunación antivariólica previa puede contribuir a que la evolución de la enfermedad sea más leve". Por lo general, remite en la mayoría de los casos tras dos o tres semanas.

 

Las medidas de vigilancia y la rápida detección de nuevos casos son fundamentales para contener los brotes epidémicos.

MÁS SOBRE LA VIRUELA DEL MONO

 

La viruela del mono ha llamado a la puerta de Europa para ser una nueva enfermedad infecciosa que genera alerta sanitaria al margen del persistente coronavirus de la covid-19

 

Esta enfermedad infecciosa procede de África y en España ha comenzado ya a presentar sus primeros casos. En Madrid ya hay 23 probables casos.

 

Pero, ¿hasta qué punto debemos preocuparnos? ¿Es letal la viruela del mono? ¿Cómo se contagia y qué síntomas presenta? A todas estas preguntas vamos a responder a continuación.

 

Origen

 

A la viruela del mono también se la conoce como 'viruela símica' y es una enfermedad zoonótica, es decir, que puede transmitirse entre el resto de animales y los humanos.

 

El nombre lleva a equívoco porque el origen del virus no está en los simios y se desconoce. Podría proceder de roedores de la selva tropical de África.

 

Es muy habitual en el Congo, donde es una enfermedad endémica.

 

Contagio

 

""

 

Aunque preocupa por su aspecto en los infectados, en realidad el virus no se propaga fácilmente y el riesgo es bajo para la transmisión comunitaria entre la población.

 

Se puede transmitir por vía respiratoria, aunque lo más común es por contacto de fluidos y mucosas. De hecho, se ha certificado que en Europa todos los contagios se habrían producido por relaciones sexuales homosexuales entre hombres, siempre de riesgo, sin tomar precauciones de barrera, como los preservativos. A pesar de este hecho, no se considera enfermedad de transmisión sexual.

 

La OMS explica que también se puede producir contagio por contacto con las lesiones en la piel o en las superficies mucosas internas, como la boca o la garganta, gotitas respiratorias y objetos contaminados.

 

Síntomas

 

Es muy parecida a la viruela común, pero incluso puede ser más leve y es más raro ver casos de letalidad.

 

La viruela del mono provoca dolor de cabeza, fiebre, escalofríos, dolores musculares, fatiga extrema e inflamación de los ganglios linfáticos.

 

Posteriormente, varios días después de estos primeros síntomas, aparecen erupciones en la piel, comenzando normalmente en el rostro, pero que luego llegan a otras partes del cuerpo. Son muy grandes y vistosas.

 

Las erupciones cutáneas comienzan con manchas rojas y después pasan a ser pústulas. Terminan convirtiéndose en costras y finalmente se caen.

 

Los síntomas totales pueden llegar a afectar entre 2 a 4 semanas. Además, la incubación es lenta, variando entre cada individuo contagiado, pero puede ser de entre 10 y 21 días.

 

Tratamiento y letalidad

 

""

 

Esta es la parte más negativa: aunque no es una enfermedad peligrosa a nivel de letalidad, no tiene tratamiento conocido o efectivo.

 

Las atenciones sanitarias se limitan a aliviar los síntomas de malestar corporal y a tratar las erupciones para que no hagan grandes daños en la piel.

 

No hay vacuna y las personas que fallecen suelen hacerlo por tener una salud ya con patologías previas o un delicado estado.

 

Sí es cierto que las personas vacunadas de la viruela común tendrían una protección bastante efectiva. Son personas ya mayores, puesto que desde 1980 se la considera erradicada a nivel global y nadie recibe desde hace décadas esta vacuna.



Últimas claves: