Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

La Clave de Cantabria24horas.com

¿INDULTAR A GRIÑÁN?

Enviar a un amigo

  

El presidente Pedro Sánchez sigue valorando las consecuencias que tendría un más que controvertido indulto concedido a José Antonio Griñán, el ex presidente socialista de Andalucía, condenado por el 'caso de los ERE'.

Las presiones siguen aumentando al actual dirigente del PSOE, después de conocerse que Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero se han sumado a un manifiesto que pide esta medida de gracia para el ex mandatario regional.


Ambos ex presidentes del Gobierno y ex secretarios generales del PSOE, se muestran al frente de un manifiesto de apoyo que pide el indulto parcial a Griñán, al que se han sumado otras personalidades históricas del partido.

Griñán, que también fue ministro en la etapa de González en el Gobierno de la nación, ha sido condenado por el Tribunal Supremo a 6 años de prisión e inhabilitación especial por malversación y prevaricación por los ERE de Andalucía.

La sentencia, como es sabido, sólo adelantó las penas, pero no el contenido de la misma ni de los votos particulares, que los hay en contra de esta dura pena para el ex presidente andaluz. El PSOE, mayoritariamente, está convendido y defiende públicamente que Griñán es una víctima indirecta y que nunca tuvo conocimiento de la malversación que se estaba cometiendo con el dinero que aprobó para destinar a los parados de la región.

La petición de indulto, según comentan la SER y El Confidencial, va dirigida a la ministra de Justicia, Pilar Llop, quien debe tramitarlo para que después el presidente lo considere en Consejo de Ministros, aunque la última decisión será suya.

Difícil papel para Sánchez

Sánchez ya ha defendido públicamente que no comparte las culpas recibidas por Griñán, pero se resiste desde hace semanas a pronunciarse acerca de un posible indulto, ya que es consciente de la mala imagen que acarrearía, los nuevos problemas que se levantarían entre los socios parlamentarios -que ya han avisado de su malestar- y de que estamos en un año previo a la cita en las urnas en 2023. No se quieren más fallos de alto alcance ni poner piedras en las ruedas, pero el compromiso con el PSOE también supone un importante motivo de presión.

Los defensores de Griñán llevan a cabo una estrategia clara: el primer paso es que haya un indulto parcial para que la Audiencia de Sevilla suspenda la ejecución de la sentencia y el ex presidente andaluz no llegue a ingresar en prisión. Después, como segundo paso, se espera que el Consejo de Ministros resuelva un indulto total o que al menos lo estudie. El gran problema, convencer a los socios de Unidas Podemos.

Como es sabido, no está en el debate pedir un indulto para el antecesor de Griñán, Manuel Chaves, ya que sólo ha sido condenado a 9 años de inhabilitación, pero no a penas de prisión.

OPINIÓN DEL GOBIERNO

 

La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha asegurado este jueves que el Gobierno analizará con «absoluto rigor» la petición de indulto parcial que pueda presentar la familia del expresidente socialista de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán.

 

A preguntas de los periodistas en Ciudad Real, donde la Rodríguez realizaba una visita institucional, ha señalado que en primer lugar habrá que conocer exactamente qué es lo que se está formulando por parte de la familia para analizarlo, decisión a la que transmite su «respeto absoluto».

 

Rodríguez también ha señalado que, en cualquier caso, hay que esperar a conocer el fondo de la sentencia por la que se condena a Griñán para hacer todas las valoraciones y, si finalmente se produce la petición de la familia, «el Gobierno la estudiará como se estudian todas las solicitudes de este carácter cuando llegan a la mesa del Consejo de Ministros».

 

 

 

Críticas al PP

 

La ministra también se ha mostrado sorprendida por «las distintas varas de medir» en las declaraciones públicas que, ha dicho, está escuchando en relación a esta cuestión.

 

«Personas que hoy ocupan despachos pagados con dinero negro se atreven a hacer valoraciones de responsables políticos que primero asumieron su responsabilidad, y por tanto dejaron de un lado todos sus cargos públicos, y en segundo lugar, ha quedado constatado en todas las fallos judiciales que ha habido al respecto, que no se llevaron ni un solo euro ni para así, ni para su partido», ha criticado Isabel Rodríguez. 

 

En este sentido, ha apuntado que «para tener autoridad en esas declaraciones, lo primero que tendrían que hacer es abandonar la calle Génova, y dejar esos despachos pagados».

 

Rodríguez ha concluido afirmando que hay que dar absoluta normalidad a una eventual petición de indulto para Griñán y, si llega a producirse, se analizará con «absoluto rigor».

 

Desde el PSOE andaluz transmitieron su «respeto» a la decisión familiar. El secretario general, Juan Espadas, ya defendió la «honorabilidad» de Chaves y Griñán el pasado 26 de julio, día en el que se publicó la sentencia del caso de los ERE.

 

El dirigente socialista remarcó que, «en todo el proceso» judicial en torno a este asunto «ha quedado demostrado que, en ningún caso, el PSOE se ha financiado de forma ilegal», y la sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla recurrida y sobre la que se ha pronunciado el Supremo «en ningún caso afirmó que los presidentes Chaves o Griñán, o los consejeros procesados se hayan llevado dinero» público.

 

«Colegas de partido»

 

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, asegura que no le preocupa que la familia de Griñán pida su indulto parcial, sino «lo que haga el Gobierno de España» y se lo concedan porque son «sus colegas de partido».

 

«Espero que no tengan la poca vergüenza de indultar a quienes han participado de la peor trama de corrupción de la historia de España», ha sentenciado tajante en declaraciones a los medios en Rota, Cádiz.

 

Para la líder de Ciudadanos, «es una vergüenza escuchar a miembros del Gobierno de España justificar a estos señores», los cuales, dijo, hablan de ellos como si fueran «mártires y hermanitas de la caridad» cuando «han sido condenados en firme por delitos del peor escándalo de corrupción de la historia de España», subrayó.

 

Desde la Junta de Andalucía, el consejero de Justicia, Administración Local y Función Pública, José Antonio Nieto, valoró la petición de indulto enmarcado este paso de la familia en el ámbito de «lo personal».

 

Nieto defiende que «el día que se asuma que ha sido un gravísimo error en la gestión de la Junta y de quien gobernaba, se estará en condiciones de pensar en lo humanitario».

 

El titular andaluz de Justicia ha asegurado que «es el momento» de que el PSOE «cambie de actitud», ya que «hay personas que a día de hoy siguen negando que existiera una trama que dio lugar a la pérdida, o al mal uso, o al uso delictivo de más de 1.000 millones de euros en Andalucía». «Por acción u omisión, esa responsabilidad es de quien gobernaba en ese momento en la Junta de Andalucía», ha apostillado Nieto, que ha exigido «respeto» al trabajo de la Justicia que, en este caso concreto, a su juicio, ha sido «meticuloso».

 

«Intachable trayectoria vital»

 

La mujer del expresidente socialista de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán, María Teresa Caravaca, y su hijo, Manuel Griñán Caravaca, presentarán la petición de indulto parcial para el expresidente alegando su «intachable trayectoria vital caracterizada por su lucha por la Democracia».

 

También alegarán que a lo largo de 40 años dedicados al servicio público «jamás ha obtenido remuneración alguna distinta de su sueldo de funcionario», según ha adelantado este jueves El Confidencial, que ha tenido acceso al borrador de la petición.

 

El pasado 26 de julio, el Tribunal Supremo confirmó la condena a los expresidentes de la Junta de Andalucía Manuel Chaves y José Antonio Griñán por el uso irregular de las subvenciones autonómicas para los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE).

 

El primero fue condenado a 9 años de inhabilitación por prevaricación, mientras que el segundo fue sentenciado a 6 años de cárcel por prevaricación y malversación, lo que le sitúa ahora a un paso del ingreso en prisión.

 

La petición de indulto parcial pretende evitar la entrada en prisión del que también fuera presidente del PSOE y contará con la firma de apoyo de, entre otros, los expresidentes del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y Felipe González.

 

La intención de la familia de Griñán es presentar la solicitud del indulto tras la publicación de la sentencia del Supremo, de la que hasta ahora solo se ha adelantado el fallo.

 

Para defender el indulto, el escrito de la familia esgrime que se da «una falta de proporcionalidad de la sanción», que la tramitación de la causa se ha extendido por un «largo período de tiempo» y que la notificación del fallo del Supremo sin tener acceso a la sentencia para ver los motivos le somete «a una condena pública frente a la que en puridad no puede dar respuesta». 


Últimas claves: