Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

La Clave de Cantabria24horas.com

PRONÓSTICOS MÁS OPTIMISTAS DEL FMI SOBRE EL PIB ESPAÑOL

Enviar a un amigo


"El
 
     

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha pedido a España un ajuste de entre 3.200 y 6.500 millones el próximo año para aliviar las presiones inflacionistas y destaca que ligar las pensiones al IPC hará que suba el gasto, por lo que harían falta más medidas para compensarlo.

Respecto a la energía, valoró las medidas como la ampliación del bono social eléctrico, pero ha criticado los 20 céntimos de los carburantes o la bajada de impuestos de la luz.


En cambio, creen que es más importante focalizar esas ayudas y han propuesto cheques a hogares en función de su renta.

Además, el fondo consideró positivamente la decisión del Gobierno de elevar los ingresos públicos a costa de poner impuestos a las grandes compañías energéticas y financieras y a hogares de elevados ingresos es algo "apropiado" en el contexto actual.

No obstante, han alertado de que los gravámenes se aplican sobre los ingresos y no sobre los beneficios, por lo que no tienen en cuenta los costes.

"Como se prevé que los precios de la energía permanezcan en niveles elevados el próximo año, recaudar ingresos temporales adicionales para financiar el apoyo a los más vulnerables es una estrategia bienvenida, pero el seguimiento del impacto de las medidas es necesario", han determinado los técnicos del FMI en las conclusiones de su revisión anual de la economía española.

Por tanto, según el FMI, en función de los ingresos netos se incrementarán los intereses bancarios a corto plazo por los tipos más altos, y además las condiciones financieras serán más restrictivas debido a las perspectivas macroeconómicas poco favorables.

Así que la entidad internacional ha estimado "muy importante" vigilar el efecto de estos impuestos en la disponibilidad y los costes de crédito de los bancos, además de su resiliencia y los incentivos de inversión de las empresas energéticas. Por ello, el FMI ha señalado también que estas medidas deben ser temporales.

De ahí que, Dora Iakova, responsable de la misión del fondo, ha añadido que, aunque puede ser apropiado subir impuestos a los menos afectados por la crisis, mantiene su preocupación por la cuestión bancaria.

"Normalmente, preferimos ver los impuestos sobre los beneficios, no sobre los ingresos, sin tener en cuenta los costes", ha señalado, y ha añadido que los bancos registran beneficios más altos o bajos de forma cíclica, y no extraordinarios, y que el aumento que ya se está dando en los tipos puede aumentar la morosidad.

Medidas de apoyo oportunas, pero poco focalizadas

A su vez, este organismo financiero también ha calificado de "oportuno" el despliegue del apoyo público para amortiguar el impacto de los precios de la energía, aunque recomendó que las medidas tengan un "mayor grado de focalización".

Por ejemplo, la ampliación del bono social térmico, el aumento del Ingreso Mínimo Vital (IMV) y las ayudas sectoriales a empresas le han parecido que "han sido dirigidas adecuadamente para beneficiar a los más vulnerables a un coste fiscal relativamente bajo".

Sin embargo, la mayor parte de las medidas estatales, como reducir el impuesto de la electricidad o la bonificación de 20 céntimos por litro de carburante, no están focalizadas.

En esta línea, el FMI recomienda que estas políticas se adapten para reducir la demanda e incrementar la oferta, conteniendo al mismo tiempo los costes fiscales, ante la previsible subida del precio del gas.

También instó a realizar transferencias directas en lugar de reducir los precios, fijar tarifas según el consumo total o expandir de forma general el bono social.

Estamos ante un escenario en el que habrá un crecimiento "muy cercano a cero, tanto en el último trimestre de este año como en el primer trimestre del próximo año", ya que se espera "un invierno difícil" en toda Europa.

Y conforme avance 2023, el FMI espera "un aumento constante de crecimiento" y que se vaya convirtiendo en una leve recuperación económica.

Conclusiones del FMI

La entidad con sede en Washington ha pronosticado que el crecimiento de España sea en un año de 4,6%, lo que significa tres décimas más que su anterior informe y un valor superior al que hizo el propio Gobierno español.

El FMI también ha valorado que en 2023 la economía avanzará un 1,2%, lo que coincide con su anterior estimación.

En esta línea, el organismo ha felicitado al Ejecutivo por poner en marcha "una serie de medidas para proteger a los consumidores y las empresas del aumento de los precios de la energía".

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha celebrado estas previsiones económicas del FMI que, a su juicio, confirmaron "que la economía española está creciendo con fuerza" y creando empleo.

Por eso Calviño ha señalado que "la economía española está dando muestra de gran fortaleza" y, por ello, la entidad ha mejorado sus previsiones para este año.

Respecto al año que viene, Iakova indicó que las políticas para el año 2023 deberían permitir que los precios operen más libremente y que, al mismo tiempo, alivien la situación a empresas y hogares más vulnerables.

Prevé que la inflación se modere en 2023

Por último, el FMI indicó que es necesario un esfuerzo continuado para hacer frente a la "alta deuda pública" del Gobierno español.

Sobre todo porque ha previsto que la inflación se modere en 2023 y llegue a situarse en el 4,5%. Además, están "razonablemente seguros" de que no volverá a llegar a los dos dígitos.

Iakova ha concluido su informe explicando que la ciudadanía deberá entender "que habrá una reducción temporal en el ingreso real" y que habrá una pérdida de poder adquisitivo que será "inevitable".

Por ello, abogó por un acuerdo general para repartir entre la sociedad la pérdida de ingresos, es decir, un pacto de rentas, que podría reducir el riesgo de una inflación persistente.

Últimas claves: