Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

14 años de desidia sin el Museo de Prehistoria

Enviar a un amigo
29-06-2020

Agustín Vaquero

El edificio del Banco de España fue cedido a la Comunidad Autónoma de Cantabria por Orden Ministerial del 29 de mayo de 2013, con el fin de que este inmueble constituyese la sede del Museo de Prehistoria  y  Arqueología de Cantabria, el  Instituto de Investigación de Prehistoria de Cantabria y el Centro de Investigación de categoría nº.2 de Arte Rupestre de la UNESCO.                         

 A partir de ese momento, se le encargó por parte del  Gobierno de Cantabria al  director del MUPAC, Roberto Ontañón, el inicio de los estudios necesarios para la adaptación del museo al inmueble del Banco España. En esas  mismas fechas, el  José  Mª. Lassalle ( entonces secretario de Estado de  Cultura ) estaba negociando junto con el director del Museo Reina Sofía Manuel Borja-Villel y José María Lafuente la cesión del  Archivo de su propiedad al Reina Sofía, para completar y mejorar los fondos  del  propio museo. Con fecha 21 de octubre 2014, el patronato del Reina Sofía cuyo Presidente es Guillermo de la Dehesa, acepta el depósito del  Archivo Lafuente por un periodo de 10 años con la condición que el mismo estuviese accesible a los santanderinos. No cabe la menor duda, que Lasalle como secretario de  Cultura tenía que conocer la cesión del Banco España y su “destino exclusivo para Museo de Prehistoria”y, a pesar de ello, no es entendible que siguiendo los deseos de Lafuente de que su archivo permaneciera accesible al  público en Santander consiguiera que los políticos de Cantabria modificasen su decisión en este asunto. Este “interés” de Lafuente obligará a Santander a disponer de un edificio adecuado y,  para ello, Lassalle convence al presidente de la Autonomía y al alcalde de Santander -políticos de su  mismo partido- para que decidan el cambio de destino del Banco España y su asignación para el Archivo Lafuente olvidándose del  Museo de Prehistoria y de todas las afirmaciones que habían realizado por ambos, cuando se realizó la cesión del edificio. 

Sería necesario conocer cuáles han sido  los  “intereses” que se han creado, para dar más valor a un archivo privado cuyos fondos no son exclusivos, coleccionado en los últimos quince años, y sin interés museísticos, tal como ya “expuso el señor Lafuente al manifestar: ”El contenido  de mi archivo  no es  del  interés del  gran  público”. Todo ello frente a los fondos  únicos, con 100  años de contenidos exclusivos del Museo de  Prehistoria, con un valor  incalculable de los mismos. La inversión que se requeriría para adaptar el edificio y así poder contener el archivo sería de 10  millones de euros, inversión millonaria para disponer de un almacén de lujo. Esta inversión será un  gran despilfarro si al cabo de diez años Lafuente optase llevarse su archivo. Además de la inversión, el Gobierno de Cantabria debería pagar tanto los gastos  de mantenimiento como  del personal que se requiera. Los beneficiados no cabe duda que serán el  Reina Sofía que en el futuro sería el  dueño del archivo para completar  su colección documental -si  lo adquiere  el Estado- y Lafuente, que revalorizaría su colección expuesta al público sin ningún coste para él, en el periodo de diez años y además en este asunto y en nuestra opinión, es  de dudosa  legalidad proporcionar un  patrimonio del Estado para utilizarlo como  archivo de una colección privada aunque para ello se utilice su asociación con el Reina Sofía. 

Hace ahora 14 años y gobernando el señor a Revilla se demolió el Palacio del Gobierno de Cantabria que estaba catalogado edificio monumental y se anuló su catalogación para demolerlo y albergaba también el MUPAC dejando a Cantabria sin su museo más importante y ello para edificar en su lugar el nuevo Palacio  de  Gobierno, diseñado por Rafael Moneo,  y que a pesar de abonar el precio del proyecto, es claro que no se edificará por el alto coste del mismo.

Finalmente consideramos un  gravísimo error  el proyecto para la construcción del  MUPAC en el mismo lugar donde ya estuvo ubicado, en la calle Casimiro Sainz y máxime, cuando la parte  más importante ya se invirtió en el Mercado del Este. Por ello, el resto del MUPAC debería estar en el edificio del Banco España y en el de  Correos si se precisa. 

Han transcurrido siete años desde que se nos adjudicó el edificio del Banco de España y seguimos sin el Museo de Prehistoria y Arqueología. Esperamos que el Revilla, defensor de todo lo que concierne a Cantabria, inicie las obras del nuevo  MUPAC, ya que para ello demolieron el antiguo y  para lo que tiene un gran edificio: el Banco de  España.