Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

ALEGA pide que el Ayuntamiento cambie el nombre de dos calles dedicadas a Carlos Ruiz García

Gobernador Civil y Jefe Provincial de la Falange entre 1939 y 1941, que "inició una persecución sistemática del colectivo LGTBI en los primeros meses de aquel año"

Enviar a un amigo
17-05-2020

Hoy domingo 17 de mayo se celebra el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, conmemorando el trigésimo aniversario la eliminación de la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales de la Organización Mundial de la Salud.

Desde la  Asociación de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales de Cantabria, en consonancia con este Día, solicitan al Ayuntamiento de Santander "la retirada de la dedicatoria de dos calles de la ciudad a Carlos Ruíz García, Gobernador Civil y Jefe Provincial de la Falange entre 1939 y 1941, que inició una persecución sistemática del colectivo LGTBI en los primeros meses de aquel año".

"Se ordenaba así que se limpiara la ciudad de los individuos llamados sodomitas que, a su juicio, infectaban gravemente la vida de la capital cántabra", han indicado. Con base en esa circular, "comenzó un exhaustivo trabajo de detenciones arbitrarias, delaciones y de violencia moral y física, que supusieron un estado de terror entre los agredidos, la destrucción de sus vidas, y que se resuelve al final con el internamiento de varios de los detenidos en campos de concentración". 

Avalada por la Ley de Memoria Histórica de España,, ALEGA, plantea este año como acción para conmemorar el 17 de mayo, Día Internacional Contra la LGTBIFobia, la exigencia al Ayuntamiento de Santander de retirada de la dedicatoria de dos calles de la ciudad, Grupo Carlos Ruiz García Este y Grupo Carlos Ruiz García Oeste, en la zona de Campogiro. La asociación señala que el gobernador q"ordenó la violenta represión expuesta y que, en consecuencia, es responsable principal de la misma, además de muchas otras acciones represivas e injustas de triste recuerdo, como las estrategias de guerra sucia desarrolladas contra los maquis o la llamada evacuación de las comarcas del Miera, que supusieron penalidades, violencia, miseria y desarraigo para toda la población de la zona, y su sustitución, a ser posible, por nombres que recuerden a santanderinos afectados por las represión política y LGTBIfóbica del Franquismo, como el activista Francisco Orellana o el escritor Álvaro Pombo".

"No parece decente que en tantos lugares de nuestra geografía nacional tengamos que convivir con el homenaje a los turbios y fanáticos personajes que dirigieron todo ese sistema de acoso, terror y violencia, en forma de monumentos, calles o distinciones personales. Y como la propia ley mencionada determina, es obligación de nuestra sociedad y de nuestras instituciones proceder a limpiar nuestras calles de semejantes anacronismos", concluye ALEGA.