Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Maduro critica a España por plantear el recuento de votos que pide Capriles

El presidente electo, Nicolás Maduro, también criticó a España. "Esperamos que rectifiquen a tiempo, si no, tomaremos medidas ejemplares en todos los órdenes: diplomáticas, económicas y políticas para quien se mete contra Venezuela"

Enviar a un amigo
14-04-2013

MADURO ES PROCLAMADO PRESIDENTE ELECTO DE VENEZUELA; CAPRILES RECLAMA EL RECUENTO DE VOTOS

El Consejo Nacional Electoral de Venezuela proclamó ayer a Nicolás Maduro ganador de las elecciones presidenciales del domingo, al obtener el 50,75% de los votos, frente al 48,97% cosechado por Henrique Capriles. La diferencia de votos es mínima: 7.563.747 votos frente a 7.298.491. De un total de 18.904.364 electores participaron 14.967.737 votantes, un 79,17%. Todos los diarios coinciden en que el resultado electoral agrava la fractura social en Venezuela.

Capriles rechazó el "acto ilegítimo" de proclamación del presidente electo y exigió un recuento "voto a voto", tras recibir denuncias de "irregularidades". El candidato opositor exhortó a celebrar protestas callejeras y caceroladas para reclamar un nuevo recuento, que fue rechazado por el Consejo Nacional Electoral.

Nicolás Maduro se proclamó "primer presidente chavista después de Hugo Chávez" y prometió cumplir con su legado: "proteger a los humildes, a los pobres, proteger a la patria, cuidar la independencia, construir el socialismo". Advirtió de que la mayoría "debe respetarse" y que "quien pretenda vulnerarla está llamando a un golpe de Estado". Afirmó que en Venezuela "está en camino la preparación de un intento de desconocimiento de las instituciones democráticas".

El portavoz del presidente Obama afirmó ayer que la Casa Blanca considera "necesario y prudente" el recuento de votos, dado el resultado "extremadamente reñido". También el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, respaldó la petición del recuento y ofreció la ayuda de este organismo.

Caracas llama a consultas a su embajador en España

El ministro de Exteriores de Venezuela, Elías Jaua, anunció que su gobierno ha llamado a consultas a su embajador en España, Bernardo Álvarez. "Tenemos que rechazar, y así me lo ha pedido el presidente Nicolás Maduro, las declaraciones del ministro de Exteriores español Manuel García Margallo", anunció en rueda de prensa.

Horas antes el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, consideró que el resultado de los comicios venezolanos "certifica que hay una polarización muy fuerte en el país". "Algo que aconseja acuerdo y diálogo franco para afrontar los desafíos que vendrán en una etapa que necesariamente va a ser distinta de la anterior", dijo. Y agregó: "Cualquiera que sea el vencedor, lo que esperamos es que las relaciones entre su gobierno y el Reino de España sean igual de buenas que las del pueblo español y el pueblo venezolano".

Jaua criticó el "pleno desconocimiento" del "canciller" español que, dijo, "habla que hay que esperar a ver quién es el ganador". "Aquí no hay ninguna duda de quién ganó las elecciones", dijo el ministro venezolano. "Aquí hay un ganador, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro", apostilló.

El presidente electo, Nicolás Maduro, también criticó a España. "Esperamos que rectifiquen a tiempo, si no, tomaremos medidas ejemplares en todos los órdenes: diplomáticas, económicas y políticas para quien se mete contra Venezuela", dijo y recordó los "importantes intereses económicos" de Repsol en la Faja Petrolífera del Orinoco.

EL PAÍS 1,4-7/EL MUNDO 1,24-28/ABC 1,28-31/LA VANGUARDIA 1,3,4/EL PERIÓDICO 1,2-5/LA RAZÓN 1,34-40/LA GACETA 15,23/CINCO DÍAS 31/EL ECONOMISTA 54


SIN ESPERAR AL RECUENTO.

Venezuela no va a esperar al recuento solicitado por la oposición y procederá a nombrar hoy mismo a Nicolás Madurdo presidente de la Republica Bolivariana. Así lo anunció el Consejo Nacional Electoral, que aún no se ha pronunciado sobre la reclamación de un recuento de los votos.

El acto tendrá lugar hacia las 14.00 hora local (18.30 GMT) en la sede del organismo, en el centro de Caracas, con la presencia de los ministros y las autoridades del Consejo Nacional Electoral (CNE). Según los resultados con el 99,1 % del escrutinio, Maduro ganó con el 50,66 % de los votos frente al 49,07 % obtenido por Capriles.

El candidato de la de oposición anunció el mismo domingo que no reconocerá los resultados hasta que se haga un recuento voto por voto de todos los sufragios. Capriles afirmó hoy que mientras no se recuenten los votos de las elecciones del domingo Venezuela tendrá un «presidente ilegítimo». Capriles escribió un mensaje de twitter en el que dice que «hasta que no se cuente cada voto, auditoría de todo, hay un Presidente ilegítimo y así lo denunciamos al mundo». «Hay un Presidente ilegítimo! El Pueblo Venezolano tiene el derecho a auditar las elecciones y se conozca la verdad», señaló en un mensaje inmediatamente anterior Capriles.

Maduro ya preside Venezuela de forma interina desde el 5 de marzo, cuando quedó a cargo del país tras la muerte del presidente Hugo Chávez, y concluirá su mandato en 2019.

Desde Washington, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, respaldó hoy la petición de recuento exhaustivo de los votos en las elecciones presidenciales de Venezuela y ofreció la ayuda del organismo para llevarlo a cabo. En un comunicado, la OEA, que no fue invitada a observar el proceso electoral, indicó que Insulza ha expresado «su respaldo a la iniciativa» para «realizar una auditoría y un recuento completo de la votación».

El rector del CNE Vicente Díaz, uno de los cinco que tiene el organismo electoral y vinculado con la oposición, solicitó anoche la auditoría de la totalidad de los votos físicos que el sistema electrónico facilita como respaldo al voto electrónico para contrastar los resultados. Díaz dijo que eso no suponía que estuviera poniendo en tela de juicio los resultados del CNE.

Medios del Estado reiteran desde horas de la mañana mensajes para invitar a los seguidores de Maduro a participar en el acto de proclamación, un paso formal que antecede a su juramentación, prevista para el 19 de abril. «Hoy lunes 15 de abril vamos todos y todas a la Plaza Caracas al acto de proclamación de Nicolás Maduro», dice la publicidad del canal Venezolana de Televisión.

VICTORIA PÍRRICA

El triunfo de Nicolás Maduro en las elecciones en Venezuela fue celebrado, como ya es costumbre en el chavismo, en el palacio presidencial de Miraflores, aunque con menos simpatizantes que en otras ocasiones y hasta aire de tristeza por una victoria "pírrica".

Caras tristes y rostros de molestos dentro de Miraflores contrastaban en la noche del domingo con el baile y la celebración de la calle al ritmo de las canciones que alegraron la campaña de Maduro y el sabor del alcohol prohibido por la ley seca en vigor desde el viernes debido a las elecciones.

Maduro, candidato del chavismo tras la muerte el pasado 5 de marzo del presidente Hugo Chávez, logró 7.505.338 votos, el 50,66 %, y superó por 234.935 al candidato de la oposición, Henrique Capriles, que obtuvo 7.270.403, el 49,07 %, según informó el Consejo Nacional Electoral (CNE) con el 99,12 % de los votos escrutados.

"Hoy me siento orgulloso porque hemos dado una batalla más, pero esta es una victoria del pueblo chavista y revolucionario", dijo a Efe el secretario general de la Federación Unitaria del Transporte, Richard Mambel que fue al palacio a celebrar y se mostró muy molesto con los que, aseguró, "traicionaron" a la "revolución bolivariana".

El sindicalista reclamó que la diferencia fue poca por culpa de quienes no tuvieron en cuenta que tenían "una deuda con el comandante" Chávez.

"Hoy, aunque sea una pírrica victoria, la vamos a administrar como es debido y vamos a seguir llevando este país a donde tenemos que llevarlo", señaló.

El balcón del pueblo en el palacio de Miraflores, ese desde el que el Chávez cantaba el Himno Nacional cada vez que obtenía un triunfo, se mantuvo cerrado pues el ganador de la jornada electoral habló al pueblo chavista desde una tarima desde donde les dio las gracias.

En las pasadas elecciones del 7 de octubre cuando Chávez y Capriles se midieron, el líder bolivariano obtuvo el 55,5 % de los votos sobre el opositor que logró el 44,39 % del apoyo y entonces los chavistas abarrotaron Miraflores y las zonas cercanas, esperaron que el presidente apareciera en el balcón y junto a él cantaron el himno.

"Creo que prevaleció la realidad: Chávez ya no está. Sin duda por eso no pudimos arrasar, Chávez hubiese arrasado otra vez", dijo a Efe Gloria Hernández, un ama de casa que aseguró que ahora el Gobierno de Maduro debe tener una propuesta de unificar al país "una patria para todos".

Las puertas de Miraflores no se abrieron hasta un par de horas antes de que el CNE anunciara los resultados y el ambiente en los alrededores de la sede de la Presidencia lucía tenso ante la tardanza de la información.

Seguidores motorizados rodeaban la zona, iban y venían, cargando con botellas de bebidas alcohólicas a la espera del anuncio y después de que se difundiera el nuevo triunfo del chavismo, el ambiente, más relajado, dio paso al baile y a la celebración, pero eso si, siempre fuera del palacio sagrado donde Chávez vivió.

"Ese balcón, ese es el puesto de Chávez, me imagino que de ahora en adelante siempre estará vacío", señaló Hernández.

MADURO GANA LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES VENEZOLANAS POR UN ESTRECHO MARGEN

El candidato oficialista, Nicolas Maduro, ganó las elecciones presidenciales celebradas ayer en Venezuela para elegir al sucesor de Hugo Chávez, fallecido el pasado 5 de marzo. Según los datos difundidos esta madrugada por el Consejo Nacional Electoral, Maduro consiguió el 50,66% de los votos, frente al 49,07% logrado por el candidato de la oposición, Henrique Capriles, lo que supone una diferencia de poco más de 200.000 votos. En las pasadas elecciones de octubre de 2012, Chávez superó a Capriles por 11 puntos. La participación se situó ayer en el 78% del censo, dos puntos menos que en octubre pasado.

Maduro, que tomará posesión como presidente de Venezuela el próximo 19 de abril, gobernará hasta el 2019. Tras conocerse los resultados electorales, definió su triunfo electoral como "justo, legal, constitucional, popular". En un discurso ante sus seguidores pronunciado en el Palacio de Miraflores, el sucesor de Hugo Chávez dijo que esta "victoria del pueblo" es un "homenaje" al fallecido presidente. También pidió a la oposición que sepa administrar el resultado electoral "con humildad, sin prepotencia, sin retar a Venezuela entera, sin llamar a la violencia".

El candidato de la oposición en las elecciones en Venezuela, Henrique Capriles, aseguró que los derrotados de las elecciones presidenciales han sido el candidato chavista, Nicolás Maduro, y su gobierno.

"Nosotros no vamos a reconocer un resultado hasta tanto no se cuente cada voto de los venezolanos", indicó Capriles en una declaración pública tras el anuncio de los resultados a última hora del domingo.

Capriles reclamó una auditoría "voto por voto" de todos los sufragios y afirmó que, según sus recuentos, hoy hubo "un resultado distinto al que se ha expresado en la noche de hoy".

"Nosotros en aras de la democracia, de la paz de nuestro pueblo (...) nosotros queremos que se haga la auditoría, que se cuente voto por voto", dijo.

El líder opositor, de 40 años, aseguró que el derrotado de las elecciones presidenciales ha sido Maduro y su Gobierno.

"Yo le digo al candidato del Gobierno: el derrotado en el día de hoy es usted. Usted es el derrotado, usted y su Gobierno", afirmó.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) anunció hoy que con el 99,12% de los votos escrutados Maduro logró 7.505.338, el 50.66 % de la votación, 234.935 votos más que Capriles, que obtuvo 7.270.403, para un 49.07% de los votos.

Capriles negó los comentarios que hizo Maduro sobre una supuesta propuesta de un pacto en una conversación que mantuvieron tras conocerse los resultados.

"Yo no pacto ni con la mentira ni con la corrupción, mi pacto es con Dios y con los venezolanos", sostuvo, al asegurar que su "buena intención" ha querido ser "tergiversada y malponerla ante el país".

Señaló que Venezuela está "en mitades", y aseguró que si en el Gobierno "pretenden venir a atropellar (...) que no se equivoquen" que están "para defender a Venezuela".

Capriles dijo que va a revisar 3.200 incidencias en el proceso electoral de las que tiene conocimiento.

"Quiero hablar con mucha firmeza, soy un luchador como es nuestro pueblo", indicó.

"Este es un Gobierno mientras tanto, eso lo digo con toda la firmeza y voy a hacer todo lo que esté a mi alcance en el marco de la Constitución (...) para que este país cambien", anunció.

"Señor Maduro si usted antes era ilegítimo, usted hoy está más cargado de ilegitimidad y se lo digo con toda la responsabilidad del caso", subrayó.

Después apuntó que el líder chavista representa un "sistema que se está derrumbando, un castillo de arena que lo tocan y se cae" y aseguró que quiere que Venezuela se produzcan "los cambios que los venezolanos quieren".

Afirmó, además, que en los comicios de hoy luchó contra el uso de los recursos públicos, "el abuso de las instituciones, todo lo que significa el poder".

"Venezuela, les digo con mucha firmeza, esta lucha no ha terminado, esta lucha terminará el día que Venezuela sea un país prospero", sentenció, agregando que "esto es un mientras tanto".

Capriles advirtió al CNE que "la paz del país" está en que "se conozca la verdad". "Esperemos que ustedes nos den la oportunidad para que el país conozca la verdad, la verdad verdadera", agregó.

JORNADA ELECTORAL

Hoy 14 de abril se celebrará en Venezuela la elecciones presidenciales que pueden modificar radicalmente su futuro. Hoy se enfrenta, el candidato del continuismo, del chavismo sin Chávez, Nicolás Maduro y el de la alternativa democrática, Henrique Capriles.

En una campaña aparatosamente desigual, además de ser las más corta e intervenida de la historia de Venezuela, compiten siete candidatos, de los cuales solo Maduro y Capriles tienen posibilidades de obtener el triunfo.

Venezuela lleva 14 años sufriendo un decrecimiento voraz de su bienestar social, de su desarrollo económico, de su institucionalidad política y de su patrimonio cultural, lo cual está castrando el futuro de generaciones. Esta crítica situación y la mala administración de sus recursos económicos, ha convertido a su estabilidad en una bomba de tiempo.

Los oficialistas saben que de no ganar perderán su poder omnipotente y tanto sus líderes como los llamados "enchufados", habrán de enfrentarse con la justicia, por lo que, no se entregarán fácilmente. Quienes apoyan a Capriles saben que al triunfar habrán de asumir el reto de reconstruir la infraestructura institucional, productiva y distributiva con escasos recursos económicos, con una Asamblea Nacional en su contra y con apenas tres gobernaciones de su lado.

El candidato oficialista ha visitado el país usufructuando los recursos del Estado, enarbolando un discurso fofo-insostenible, que arrastra como letanías las mismas promesas hechas hace 14 años y que aún no han podido cumplir. Entre ellas un aumento fraccionado del sueldo básico, hasta la más reciente: la elaboración de toallas sanitarias para mujeres, hechas en tela, por tanto lavables y reutilizables como contribución a la protección del ambiente...

Capriles se ha crecido como líder, fortaleciendo su discurso ante las masas que lo reciben con entusiasmo en cada una de las ciudades que ha visitado. En su propuesta ofrece justicia ante la impunidad, eficiencia ante la ineptitud, honestidad ante la corrupción, transparencia ante los engaños e inclusión entre los opuestos.

La actual campaña de Capriles se diferenció de la realizada para las elecciones del pasado 7 de octubre. Antes era conciliador ahora es agresivo: interroga, reta, confronta con datos precisos y reclama un debate con Maduro, que se niega a aceptarlo. Esto ha sido un éxito que se mide en el incremento de posibilidades de votos. Mientras que las cuentas de Maduro caen en picado.

Con este nuevo posicionamiento de Henrique Capriles se respiran aires de cambio, pero también surgen ventoleras de dudas, ante el inmenso poder del Gobierno que manipula y usa ostentosamente los recursos públicos en favor de su candidato, Maduro.

En la población hay miedo, se multiplican las amenazas, los ataques a quienes protestan y se manifiestan en pro del candidato del cambio, de la solución, Henrique Capriles.

Estamos en una encrucijada donde cualquier cosa puede suceder. Si gana Capriles, asumirá de inmediato la Presidencia de Venezuela y empezará a trabajar con un equipo ya preparado para ello. "El lugar inamovible que (Capriles) ocupa ha sido conquistado voto a voto", escribe el especialista en historia política Francisco Mires. Si gana Maduro continuará con el macro plan de convertir al país en un estado comunal, con peligrosas negociaciones internacionales, especialmente con China, con alto nivel de inseguridad, violencia y una espantosa inflación producto de sucesivas devaluaciones de la moneda nacional.

Pero, en estos últimos días, ha estado sucediendo algo que no se puede ocultar y de lo que el oficialismo es consciente: la candidatura de Maduro ha venido cayendo en barrena.

Venezuela es y será un país interesante y ahora, ante este estado de carencias, de infraestructuras, de hospitales, de equipamiento petrolero, se perfila como un polo capaz de atraer inversiones para financiar e iniciar la reconstrucción tan urgente. Para esto no solo se necesita el estímulo de la realidad sino la seguridad jurídica, el respeto a los derechos humanos y a las reglas del juego comercial, la estabilidad financiera... En fin, ¡un cambio!

El ventajismo de Maduro abusando del poder es un fraude "tapado", que cuenta con la venia cómplice del Consejo Nacional Electoral, de los medios oficiales, del capital de las instituciones públicas, la disposición de aviones y recursos de apoyo masivo.

Los sondeos

Lamentablemente hoy, la abstención tendrá mayor peso que nunca. Ante la pobreza del candidato oficialista se estima que muchos defensores del chavismo no irán a votar. No votarán por él pero tampoco lo harán por Capriles. Por otro lado, los incrédulos, los que visualizan el fraude avalado por las autoridades electorales, no creen que se respete su voto y que el Gobierno manipulará los números y terminará imponiendo, una vez más, su candidato.

Con activos llamados al voto puede suceder que se supere aquella relación alcanzada en las elecciones del pasado 7 de octubre, cuando al mantener el mismo número de votantes 13. 677.934 y el 80% de participación, Hugo Chávez alcanzó 7.444.062 votos (52%) y Henrique Capriles 6.151.544 (44.97%), este 14 de abril se puede llegar a un desenlace "nariz con nariz".

El trasiego de compañías encuestadoras está muy activo, premonitores y prestidigitadores de números no poseen pudor alguno en lanzar sus cálculos. Hasta funcionarios como James Clapper, director nacional de inteligencia de EE.UU., quien declaró el jueves pasado que Maduro ganaría porque lleva "cómoda ventaja en las encuestas".

Concluyo con una frase del venezolano J. J. Rendón, exitoso analista y consejero político internacional, responsable del triunfo de varios presidentes y actual asesor de Capriles: "Las buenas películas son las que tienen un final sorprendente". Lo malo es que en esta película no somos público, estamos adentro, somos los actores, estamos votando.