Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Convertido en parque temático "Laredo Ye Ye"


El viaje temático a los años 60-70 planteado en Laredo durante todo el fin de semana ha seducido a miles de pejinos y visitantes.

Enviar a un amigo
21-07-2013

Laredo Territorio Ye Yé
 Conciertos multitudinarios con ídolos de aquella época, locales de hostelería a rebosar y calles invadidas por pacíficas cuadrillas de hippies, horteras, ye-yés y demás tribus urbanas de aquellos maravillosos años han certificado el éxito de una apuesta cargada de ingredientes para seducir a gentes de todas las edades.

Largas melenas, camisas floreadas, pantalones de estridentes combinaciones cromáticas, gafas psicodélicas y patillas abultadas se han colado en el vestuario estival de quienes han optado por vivir desde dentro la fiesta. El resto ha optado por ejercer de divertidos espectadores ante una improvisada pasarela de modelos retro con enfoques, en ocasiones, inverosímiles pero no por ello menos atractivos.



Tras el pregón de Antuán en ese francés a la pejina que formó parte de la banda sonora de tantos y tantos veranos en Laredo, muchos han sido los guiños a una época que sigue idealizada en el recuerdo de aquellos jóvenes de entonces que hoy peinan canas. Muchos de ellos disfrutaron con el relato de anécdotas en el coloquio que Óscar Gutiérrez condujo junto al empresario “Villa” -dueño del Oliver y de Garras, entre otros- con Carlos Gutiérrez de “La Quinta Reserva” y sobre todo el eurovisivo Micky recuperando decenas de anécdotas de unas trayectorias musicales plagadas de éxito. Los himnos de aquella época sonaron al filo de la medianoche en una abarrotada plaza de la Constitución  en la que “The Old Band”  y el grupo “Expresion” lideraron una Noche Blanca en la que se recrearon aquellos guateques que sirvieron de nido para tantos romances con final feliz.

Bandas sonoras que, por miles, se pusieron a la venta en la Feria del Disco que, junto al Mercado Hippie, han mantenido la animación durante las tres jornadas. Con la Alameda de Miramar convertida en recinto lúdico para los más pequeños, la calle Comandante Villar fue escenario de distintas actuaciones de animación callejera que ayudaron a caldear el ambiente a la espera de los puntos fuertes del programa. En este campo destacaron los coches de época, que en número superior al centenar, volvieron a hacerse los reyes del asfalto evocando unos tiempos no tan lejanos en los que el ritmo era menos frenético que el actual.  Terreno abonado para la la añoranza de quienes recordaban sus años al volante de un “Renault 5” o de un “Seat 600”, mientras los más pequeños que descubrían con gran curiosidad máquinas de otros tiempos.

Música y premios
Años en los que un tal Micky revolucionó el panorama nacional con canciones pegadizas, precursoras de lo que luego se dio en llamar la canción del verano, con las que recorrió el país de punta a punta con frecuentes incursiones al otro lado del océano. Aquél “hombre de goma” o “chico de la armónica” se apuntó en la noche del sábado un rotundo éxito al arrastrar desde el escenario a sus cientos de seguidores en una gratificante excursión por la memoria sonora de los 70. Los coros improvisados arreciaron con aquel “Enséñame a cantar” que, interpretado al comienzo y al final de su concierto, sirvió para confirmar que tiene cuerda para rato. “La Quinta Reserva” le tomó el relevo convirtiendo la velada en memorable. Durante el cambio de escenario, se celebró la entrega de los premios a “Miss Turismo”, “Miss Simpatía” y “Miss Laredo Ye-Yé 2013” además de los galardones al personaje mejor caracterizado y las distinciones a los grupos de más de 8 personas con las vestimentas mejor logradas.

Durante el domingo se han sucedido las finales de los torneos de petanca y vóley playa, deportes ambos que se introdujeron en los años 60 en Laredo, así como los guateques infantiles. La concejal de Turismo y Festejos, Laura Recio, ha destacado el “éxito” de una fiesta que, en su opinión, “ha cuajado con fuerza entre laredanos y visitantes, algo que se ve en la cada vez mayor participación”. Muy satisfecha con una afluencia que ha roto todas las previsiones, se ha mostrado encantada ya que “este formato se ha consolidado en un fin de semana en el que antes no había nada y sectores como el de la hostelería han podido trabajar un poquito más, algo muy importante en los tiempos que corren”.

Por su parte el organizador Toni de la Fuente ha reconocido sentirse contento con el resultado: “se han superado con creces todas las previsiones, hemos conseguido reunir en Laredo a miles de personas que han contribuido para crear un ambiente envidiable y afianzar una fiesta que ya forma parte de nuestro municipio”.