Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

El 8M también es cuestión de clase

Enviar a un amigo
07-03-2021

El Día de la Mujer, tradicionalmente denominado como Día Internacional de la Mujer Trabajadora, nos recuerda, una vez más, la necesidad de disminuir la brecha salarial y tomar medidas para lograr una completa equidad.

A finales del siglo XIX, tras la revolución industrial las mujeres éramos explotadas y ninguna ley nos protegía. No teníamos derecho a voto, ni a manejar nuestras propias cuentas. Tras años de lucha sindical, protestas y movilizaciones creamos los primeros sindicatos y los primeros derechos laborales fueron surgiendo. Lamentablemente con muchas pérdidas de vidas humanas, de mujeres admirables.

Este año, se ha puesto de manifiesto que las mujeres somos mayoritariamente las que hemos asumido los cuidados, reduciendo como consecuencia nuestras jornadas laborales y salarios. Soportamos tasas mas altas de precariedad y temporalidad, además de bajas remuneraciones.

Cantabria se sitúa entre las regiones con mas brecha salarial 22.56%. Según los últimos datos de Eurostat correspondientes a 2020 este año, las mujeres españolas hemos trabajado gratis 51 días. Conclusión: las mujeres trabajamos menos, por menos y con peores condiciones lo cual repercute en disminución de cotizaciones y en su pensión futura.

La ocupación de las mujeres, se concentra en un número más reducido de sectores y ocupaciones que, en general, están peor pagados y menos valorados. Este hecho se ve acentuado por tradiciones y estereotipos que determinan, entre otras, la elección de la educación, la valoración social y económica de las profesiones y la participación de las mujeres en el mercado de trabajo.  Las mujeres acceden en menor medida que los hombres a los puestos de alta responsabilidad y dirección.

Cuando hablamos de empleo doméstico y personal de limpieza el dato se dispara, el 98,02% de las personas ocupadas en empleo doméstico son mujeres. El 85,84% de las personas ocupadas como otro personal de limpieza son mujeres. En cuanto a tasas de paro, en todos los rangos de edad, la tasa de paro de las mujeres supera a la de los hombres.

Desde el Gobierno de España estamos preparando el Real Decreto de Igualdad Retributiva, que identificará la discriminación salarial a través de un registro de información, una evaluación y un plan para corregir las desigualdades. Un sistema que respete el principio de igual retribución para puestos de trabajo de igual valor. La educación en igualdad, reparto de cuidados y permisos igualitarios contribuirá en gran medida a que se equipare, y por ello seguiremos trabajando de manera incansable.

Además, con el Plan Corresponsables del Ministerio de Igualdad, nace una nueva política pública destinada a iniciar el camino que consolide el cuidado como un derecho en España, favoreciendo que el Estado se corresponsabilice de los cuidados de forma decidida, apoyando el derecho a la conciliación de las familias que viene recogido en nuestra Ley de Igualdad.

El Plan Corresponsables se va a centrar en uno de los ámbitos en los que apenas existe desarrollo de servicios y prestaciones, como es el del cuidado de niñas, niños y jóvenes hasta 14 años, lo cual favorece directamente a las madres trabajadoras.

Se realizará creación de bolsas de cuidado en domicilio o en lugares públicos convenientemente habilitados, con garantías de dignidad laboral para las personas que entren a formar parte de las mismas. Y se dignificacará el trabajo de cuidados mediante la certificación de la experiencia informal, facilitando el tránsito hacia el mercado formal.  En resumidas cuentas, se fomentará el empleo.

Nunca hasta el momento se había promovido una política de igualdad de estas características, que abordase frontalmente el derecho a la conciliación de las familias, ofreciendo una respuesta pública a las necesidades de cuidado que histórica e injustamente se descargan en las mujeres, con graves consecuencias para la igualdad real y efectiva.

Este 8M será distinto, pero no nos callarán, nos queda mucho que luchar y seguiremos dando batalla.