Editor: Enrique Alonso | Director: José Ramón Sáiz
Diario Digital controlado por OJD

El Gobierno de Sánchez saca adelante en techo de gasto y el objetivo de déficit con el apoyo del PRC

Margall explicó que ERC quiere "resolver el conflicto político" y confirmaba: "Hoy les damos un margen de confianza para que el diálogo y la negociación avance. No discutimos sus objetivos de estabilidad presupuestaria.

Enviar a un amigo
27-02-2020

Por 169 votos a favor y 150 en contra, el Gobierno de Sánchez ha sacado adelante el techo de gasto y el objetivo de déficit hasta 2023. Entre los votos a favor ha destacado el del diputado del PRC.

LA VOTACIÓN

El Gobierno ha sacado adelante este jueves en la votación que tuvo lugar en el Congreso el techo de gasto y el objetivo de déficit marcado para 2020. Tras la reunión con la comitiva catalana en la mesa de diálogo celebrada en Moncloa, PSOE y Unidas Podemos tenían casi garantizada la abstención de ERC y sus 13 diputados, con lo que prosperó el trámite parlamentario.

El diputado de esta formación Joan Margall lo confirmaba esta mañana en el estrado del Congreso pocas horas antes de la votación, durante el debate previo. Margall explicó que ERC quiere "resolver el conflicto político" y confirmaba: "Hoy les damos un margen de confianza para que el diálogo y la negociación avance. No discutimos sus objetivos de estabilidad presupuestaria, sino la continuidad de la Mesa de negociación". Eso sí, ya en materia económica y financiera, reprochó al Gobierno: "Ministra Montero, señores del PSOE, no nos gusta nada su techo de gasto ni su senda de déficit. Como tampoco nos gusta nada que no nos paguen los más de 400 millones del IVA que nos deben o tantas otras cosas".

Pero dejó claro por qué se abstendrán y no obstaculizarán la aprobación del techo de gasto ni el objetivo de déficit: "Ayer se dio cumplimiento a la insistente reivindicación catalana de establecer una Mesa de Negociación para resolver el conflicto. Ya habrá tiempo de ver cuál es el resultado, cuyos acuerdos, serán ratificados por el pueblo de Catalunya mediante una consulta".

Paso previo a las cuentas del Estado

Éste es el primer paso previo a la tramitación de los Presupuestos Generales, que también deberán contar con este apoyo indirecto de los republicanos catalanes. Se espera, sin embargo, que Junts x Catalunya, pese a la reunión, vote en contra, como hizo con la investidura de Pedro Sánchez.

En varias entrevistas concedidas este jueves por una parte y otra, nadie quería confirmar al cien por cien que en la reunión de Moncloa de ayer se hablase de este apoyo para sacar adelante el techo de gasto y la senda de déficit. Ni Pere Aragonès (ERC-vicepresidente Generalitat) ni Carmen Calvo (PSOE-vicepresidenta del Gobierno central) se han atrevido a confirmar tal extremo, pero por sus palabras dieron a entender que hábra apoyo parlamentario.

Los Presupuestos

Diversos medios aseguran, no obstante, que en la mesa sí se negoció que se aprueben las cuentas del Estado, que podrían estar listas y aprobadas para mediados-finales de marzo, con lo que se cumpliría el gran objetivo del Ejecutivo de coalición entre socialistas y morados. A cambio, ERC y JxCat esperan impulsar la negociación para tratar asuntos tan delicados como la solicitada amnistía de todos los presos del procés soberanista o una ley de referéndum para permitir la consulta independentista en Cataluña tras el referéndum ilegal de 2017. También se aspira a arrancar de Madrid un compromiso para introducir el derecho de autodeterminación en algún punto.

Sin embargo, el comunicado oficial de ayer era claro: sólo se habló de que la mesa tenga una reunión ordinaria cada mes, que los presidentes de Gobierno central y el de la Generalitat se puedan ausentar en algunas de ellas sin que suponga que pierdan peso estas reuniones y, ojo al cuarto punto y que es el más importante, un compromiso para que "cualquier acuerdo que se adopte en el seno de la mesa se formulará en el marco de la seguridad jurídica". Un requisito impuesto por Moncloa para evitar especulaciones sobre concesiones a Cataluña fuera del espíritu de la Constitución de 1978.