Editor: Enrique Alonso | Director: José Ramón Sáiz
Diario Digital controlado por OJD

El PNV no comparte la posición de ERC y JxCat de bloquear la candidatura de Miquel Iceta a presidir el Senado

Su presidente, Andoni Ortuzar, considera que el líder del PSC es una “buena opción” para liderar la transición del “Senado del 155” a una cámara del “acuerdo, el diálogo y la negociación”.

Enviar a un amigo
14-05-2019

ÚLTIMA HORA, 

A falta de confirmación definitiva en el pleno del Parlament de este jueves, Junts per Catalunya y Esquerra (solo falta que se posicione la CUP)  cerrarán el paso a Iceta y el primer secretario del PSC no podrá ser senador por designación autonómica y verá truncada así su aspiración a presidir el Senado. Los cuperos fueron los primeros en anunciar públicamente su voto contrario a Iceta y esta tarde la dirección de ERC  y más tarde la de JxCat han apostado también por un no a la candidatura del socialista como senador.

Sin embargo, el otro ámbito nacionalista como es el del PNV esta decisión de bloqueo no se comparte.Así lo piensa el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, quien ha considerado este miércoles que el líder del PSC es una “buena opción” para liderar la transición del “Senado del 155” a una cámara del “acuerdo, el diálogo y la negociación”. “Esa tarea es necesaria y creo que Miquel podría hacerlo muy bien”, ha recalcado el dirigente jeltzale.

El no de Esquerra y de JxCat puede sacudir las ya escasas relaciones entre los independentistas y el PSOE. Pese a que hasta ahora Pedro Sánchez no ha contado con los republicanos para una teórica mayoría junto a Unidas Podemos que facilite su investidura como presidente del Gobierno, desde tanto las dos formaciones independentistas como los socialistas habían especulado con futuros contactos tras las elecciones municipales, autonómicas y europeas del próximo 26 de mayo.

Diario Crítico

El tribunal del juicio del procés ha desestimado que deba pedir un suplicatorio a las Cortes para continuar el juicio a los 5 acusados en la causa que han sido elegidos diputados o senadores en las elecciones del 28 de abril, al considerar que carecería de “justificación constitucional que el normal desarrollo de un proceso que ya se sitúa en los debates del juicio oral exija para su normalidad democrática el ‘nihil obstat’ del órgano parlamentario”.

La Sala, en un auto, rechaza además la suspensión del juicio y la petición de libertad de los mismos cinco acusados basada en su elección como parlamentarios, pero autoriza su salida de prisión el próximo 21 de mayo para asistir a los plenos constitutivos del Congreso (en el caso de Oriol Junqueras, Josep Rull, Jordi Turull y Jordi Sánchez, elegidos diputados) y del Senado (Raul Romeva, elegido senador).

El tribunal resuelve en el auto si en el actual estado del procedimiento resulta obligado recabar la autorización parlamentaria para la continuación de las sesiones del juicio oral, activando así el correspondiente suplicatorio, y llega a la conclusión de que no procede apoyándose en cuatro bloques argumentales: el plano de la constitucionalidad; el ámbito de la legalidad ordinaria; el examen de los precedentes jurisprudenciales dictados por la misma Sala; y la jurisprudencia constitucional que ha perfilado la naturaleza de la prerrogativa de la inmunidad parlamentaria.

Para los magistrados, “una interpretación gramatical y sistemática, asociada a la naturaleza misma de la prerrogativa de la inmunidad, avala la idea de que la autorización del órgano legislativo es necesaria «para procesar», esto es, para atribuir a un diputado o senador electo la condición formal de parte pasiva, sujetándolo a un proceso penal que podría afectar al normal funcionamiento de las tareas legislativas. Se trata, por tanto, de una previsión a futuro. El sentido constitucional de la inmunidad y su propia justificación histórica no permiten igualar la autorización para procesar con la homologación parlamentaria del ya procesado”.

“Carece de justificación constitucional –agrega el auto-- que el normal desarrollo de un proceso que ya se sitúa en los debates del juicio oral exija para su normalidad democrática el nihil obstat del órgano parlamentario. No forma parte de las garantías propias del estatuto personal del diputado o senador -si su incorporación a las listas y su elección han tenido lugar cuando ya se había iniciado el juicio oral- imponer una valoración retroactiva de la incidencia que ese proceso penal puede tener en la normal actividad de las Cámaras”.

INTERFERENCIA IRRAZONABLE

Para el Supremo, la interpretación contraria “supondría una interferencia irrazonable en el ejercicio de la función jurisdiccional pues permitiría una «revisión» o «control» del poder legislativo sobre el ejercicio de la función jurisdiccional respecto a determinadas personas por el hecho mismo de haber sido elegidos parlamentarios durante la celebración del juicio oral

-cualquiera que fuera el hecho que motivó en su momento la incoación del proceso-, convirtiendo así la inmunidad parlamentaria en un «privilegio» o «derecho particular» de determinadas personas cuyo ejercicio no solo no preservaría la composición y funcionamiento de las Cortes sino que vulneraría el derecho a la tutela judicial efectiva en su vertiente de acceso a los Tribunales”.

El auto indica que esta interpretación, por otra parte, “es coherente con el significado histórico de la garantía de inmunidad y, lo que es más importante, es la única sostenible a partir de una lectura constitucional del proceso penal. Entender que la inmunidad opera incluso cuando el proceso penal se encuentra ya en su tramo final supondría desbordar el espacio constitucionalmente reservado a esa garantía. Implicaría olvidar, en fin, que la inmunidad protege frente a la apertura de procesos concebidos para alterar el normal funcionamiento de la cámara legislativa, no para impedir el desenlace de una causa penal en la que el diputado o senador electo ha sido ya procesado y acusado, habiéndose decretado la apertura del juicio oral

SUSPENSIÓN AFECTARÍA A DERECHOS DE LOS OTROS ACUSADOS

Para la Sala, la conclusión de que no se debe pedir el suplicatorio permite también la denegación de la suspensión. Así, resalta que “la eventual posibilidad de la suspensión por un tiempo indefinido, a la espera de la constitución de ambas Cámaras y de la tramitación y decisión de las peticiones de suplicatorio, con sus correspondientes vicisitudes, pugnaría frontalmente con otros derechos consagrados por el art. 24.2 de la Constitución. Se trata, claro es, de los derechos que asisten al resto de acusados no parlamentarios, respecto de los cuales se demoraría la conclusión del juicio, con el negativo efecto que conllevaría para la vigencia del derecho a un proceso sin dilaciones indebidas”.

PNV NO COMPARTE EL BLOQUEO

En una entrevista concedida a RNE, Ortuzar ha asegurado que no entiende el posicionamiento de los soberanistas catalanes y lo enmarca en “la historia pasada, los problemas y los agravios que ellos han tenido por parte de las fuerzas constitucionalistas en otros momentos”. “Es el enésimo síntoma de la bronca y el deterioro de las relaciones políticas en Catalunya”, ha indicado.

A pesar de recordar que el PNV no es partidario del Senado ya que prefieren una relación bilateral con el Estado, el presidente jeltzale ha insistido en que la figura de Iceta sería positiva para que la institución tenga “otro cariz mucho más abierto y plural” y “haga olvidar” ese Senado “tan negativo” que aprobó la intervención de la autonomía catalana.

Asimismo, Ortuzar ha abogado por que todos los partidos catalanes den pasos para reconstruir las relaciones políticas entre diferentes: “En Catalunya hay que desandar el camino de la crispación, lo tienen que hacer todos, y coger la buena dirección de la política, del acuerdo y del entendimiento”, ha indicado.

A su vez, con respecto a la polémica del Senado, el líder jeltzale ha explicado que en Euskadi se vive una situación similar a la catalana ya que uno de los senadores autonómicos de EH Bildu, Jon Iñarritu, ha sacado acta de diputado, por lo que ahora la coalición soberanista tiene que volver a pasar por el Parlamento vasco para ratificar a su senador autonómico, cargo para el que ha propuesto a Idurre Bideguren. “Nosotros no sólo lo podríamos bloquear sino que podríamos quedarnos con ese puesto porque tenemos mayoría suficiente para hacerlo, pero ni se nos pasa por la cabeza utilizar esa argucia”, ha subrayado.

loading...