El Supremo apura plazos para el fallo del 1-O sin que se vea en riesgo la unanimidad

Ee próximo día 16 marca una línea roja, porque si en esa fecha no hay sentencia se tiene que convocar una vistilla para decidir sobre la prolongación de la prisión preventiva de los Jordi.

Enviar a un amigo
El Supremo apura plazos para el fallo del 1-O sin que se vea en riesgo la unanimidad
09-10-2019

La recta final de la redacción de la sentencia del procés va a incluir momentos de incertidumbre. Ya está sucediendo. El Tribunal Supremo (TS) quería haber cerrado ayer la redacción del fallo, pero sigue habiendo flecos. Sobre la importancia de los puntos inconclusos la información fluye con cuentagotas, pero el gotero indica esta vez que se sigue en la tarea sin que esté en riesgo la unanimidad entre los magistrados.

. La ley marca ese límite de dos años para tener que resolver si el encarcelamiento se prolonga. Así lo indica una informacion de esta misma mañana de La Vanguardia.

Para curarse en salud, la Fiscalía ya remitió ayer a la Sala Penal un escrito en el que pide la convocatoria de la comparecencia “para decidir la prórroga de la medida cautelar de prisión provisional” de los Jordis en “el supuesto de que la sentencia (...) no se dicte con anterioridad al día 16 de octubre de 2019”. Nótese que la Fiscalía utiliza esa expresión, en “el supuesto de que...”. Por tanto, es una hipótesis. Los propios fiscales confían en que no hará falta celebrar esa vistilla, porque el fallo estará listo antes, pero presentaron ayer el mencionado escrito ayer por pura precaución.

El Supremo está dispuesto a avisar del momento de su decisión 24 horas antes de hacerla pública

Ahora bien, el mero movimiento preventivo de la Fiscalía hizo saltar todas las alarmas. Es decir, provocó la sospecha de complicaciones entre los magistrados, de las que los fiscales habrían recibido noticia. Pero si las hay, si existen dificultades para el cierre de la sentencia, no ponen en peligro el objetivo que se marcó el Supremo de que el fallo se acuerde por unanimidad. Ese sigue siendo el propósito de los integrantes del tribunal –de la Sala Penal–, que se reunieron durante varias horas durante la tarde del lunes, y que ayer mantuvieron contactos continuados sin llegar a celebrar otro encuentro. Y puede que no haya más, y que los aludidos flecos se resuelvan con contactos entre el presidente de la Sala Penal, Manuel Marchena –que es el ponente del fallo– y los distintos magistrados, en una deliberación que en sus distintas fases no siempre ha sido presencial.

Entre las propias defensas el criterio dominante es que la sentencia llegará antes de que el próximo miércoles se cumplan los dos años desde que Sànchez y Cuixart ingresaron en prisión. No falta quien piensa que el tribunal está dejando creer que han surgido dificultades para cerrar el fallo con objeto de que no se instale la idea de que ha acabado su tarea y con ello se incrementen los intentos de conocer el sentido de sus decisiones, que en todo caso una vez ya firmada la resolución serían irreversibles.

Si en una semana no hay resolución, se celebrará una vista para decidir si Cuixart y Sànchez siguen en prisión

Junto a ello, entre las defensas impera también la certeza de que el fallo no va a implicar la salida de prisión de ninguno de los acusados. Y ello por cuanto el Supremo les ha mantenido en la cárcel durante todo el tiempo de su deliberación, cuando lo normal es que los presos preventivos con alguna posibilidad de ser absueltos, o condenados a penas leves, que den en libertad ya en la fase previa a la comunicación de la sentencia.

No está claro, por otra parte, cómo se notificará el fallo a las partes. También en esto el Supremo mantiene reserva. Algunas familias han pedido, por medio de la defensa, que se les anuncie la fecha de notificación de la sentencia con 24 horas de antelación, y no recibir a noticia sin previo aviso, por los medios de comunicación. En principio, el tribunal atenderá esta solicitud.

Pero por esta misma disponibilidad a anunciar la fecha del fallo, en el Supremo se da por descontado que si hoy no se avanza nada al respecto, hay que dar por hecho que esta semana ya no habrá notificación. Aún sería posible, en cambio, que la sentencia llegara el próximo lunes, día 14. Si así se viera factible, se anunciaría el viernes, o durante el fin de semana, siempre con un mínimo de 24 horas de antelación.

El traslado de presos sólo resultaría indicado –aunque no imprescindible– en el caso de los Jordis si se celebra la mencionada vistilla sobre la prórroga o no de su prisión preventiva el día 16. Las defensas de Sànchez y Cuixart estiman que ambos podrían tener nuevamente derecho a la última palabra en este acto procesal, aunque también podrían ejercerlo por videoconferencia o simplemente renunciar a ella.

loading...