Editor: Enrique Alonso | Director: José Ramón Sáiz
Diario Digital controlado por OJD

El año comienza con los medicamentos para dejar de fumar financiados por la sanidad pública

El Ministerio de Sanidad permitirá que se pueda recetar desde los centros de atención primaria (ambulatorios)

Enviar a un amigo
02-01-2020

Diario Crítico

El Ministerio de Sanidad ya financia desde este mes de enero de 2020 los medicamentos para dejar de fumar. Lo aprobó durante 2019 el Gobierno en funciones y el fármaco estrella será la 'vareniclina', cuya eficacia ha sido demostrada en un mínimo del 30% y que ya se dispensaba en la sanidad pública de Navarra, por ejemplo.

El Ministerio de Sanidad permitirá que se pueda recetar desde los centros de atención primaria (ambulatorios) para que aquellos aquejados de adicción al tabaco puedan abandonar este hábito tan poco saludable.

Pero... ¿qué es la vareniclina? Se trata de un medicamento utilizado para tratar la adicción al tabaco y fue descubierta por la farmacéutica Pfizer a través de experimentos donde modificaban la estructura de la Citisina, componente químico que ayuda a deshabituar del tabaquismo.

En cuanto a cómo funciona, la vareniclina es en realidad un ansiolítico para superar la adicción a la nicotina y técnicamente, es un agonista parcial del receptor nicotínico de acetilcolina. Básicamente, se resume en que actúa reduciendo el efecto de la nicotina en el cerebro y reduciendo la ansiedad causada por el síndrome de abstinencia.

Pero ojo, porque no es un producto milagroso: la vareniclina por sí sola no elimina las ganas de fumar ni evita que surjan los típicos síntomas que aparecen cuando un fumador deja de fumar (ansiedad, cambios de humor, etc.), sino que simplemente los reduce.

Su historial de aprobaciones

La FDA estadounidense, agencia del gobierno norteamericano para regular alimentos, medicamentos, cosméticos... aprobó de manera urgente en 2006 su comercialización y uso, en lugar de esperar a tramitarlo con el plazo habitual, de 10 meses acostumbrados, todo ello tras quedar demostrado su alta efectividad en los ensayos clínicos. La Unión Europea aprobó también su uso y venta en 2006, tan sólo 4 meses después.

Efectos secundarios

La Vareniclina no es perjudicial para la salud pero puede presentar algunos efectos secundarios de manera aislada, tales como náuseas, dolores de cabeza, vómitos, flatulencias, insomnio, sueños anormales, alteración en el sentido del gusto y trastornos mentales. Todos sus efectos de tipo psicológico (alucinaciones, reacciones paranoides, depresión y conductas suicidas) se han asociado más a la abstinencia al cigarrillo o la personalidad previa del paciente que al propio medicamento.

En España era ya legal y es posible conseguirlo en farmacias sin receta médica, aunque es muy recomendable ir antes al médico, especialmente si se sufre de alguna patología psicológica previa o se padece alguna enfermedad crónica. Ahora estará financiado por la Seguridad Social, ésa es la novedad.