Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Fallece José Manuel Herrera, del bar Veracruz y presidente de la Peña Taurina de Torrelavega

Fiel al legado de su padre y un gran ejemplo de buena persona al que la ciudad y la cultura debe todas las energías que volcó en los concursos de pintura al aire libre que todos los veranos viene organizando la Peña Taurina.

Enviar a un amigo
30-03-2021
SENTIMOS PROFUNDAMENTE LA MUERTE DE JOSÉ MANUEL HERRERA MARTÍNEZ, del bar Veracruz que por jubilación de Jose y Javi cerró sus puertas no hace mucho tiempo (creo que fue en septiembre de 2019), que durante decenas de años fue sede de los taurinos locales, lugar en el que su padre Salvador -fallecido muy joven, creo recordar con 58 años-, acogió con gran generosidad y amistad a los taurinos que entonces eran muchos y muy fieles a la llamada fiesta nacional.

José Manuel fue
El último ha sido el 47 de su historia, que también recordaba a Salvador Herrera con el Memorial que lleva su nombre desde hace más de tres décadas. Presidente de la última Peña que sobrevive en la ciudad, su muerte a los 68 años nos ha sobrecogido. La imágen que ofrecemos es elocuente de una persona con señorío.

Fueron muchos los sábados que acudimos con amigos a cenar a este emblemático bar-restaurante en el que la madre de José Manuel -que afronta ahora el dolor de perder a su hijo José Manuel - demostraba una gran sabiduría y maestría culinaria, y que entonces afectada por una enfermedad nos privó de saborear aquellos platos tan excelentemente preparados en su acreditado fogón. Aun recuerdo a mi suegro, Federico Quintial, que me pedía con frecuencia que acudiera al Veracruz para llevarle su plato preferido y que salía del fogón de la madre de Jose y Javi, que era la lengua rebozada con tomate.

Son muchos los recuerdos que se agolpan de la historia tan prestigiosa para la ciudad de Torrelavega del bar Veracruz -una institución de la ciudad- en cuyo mostrador José, ahora fallecido con tan solo 68 años, demostraba su saber estar, educación y exquisita atención a la clientela. Sentimos profundamente su muerte, recordando de paso al que fue su suegro, Gonzalo Miñambres, todo un genio en muchas cosas. Descansen en paz. Historia de Torrelavega que poco a poco se nos va.

Este miércoles, a las cuatro de la tarde, se celebrará el funeral en la Iglesia de la Virgen Grande. La capilla ardiente se encuentra instalada en el Tanatorio del Asilo de Torrelavega.