Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Fundas para vehículo, el mejor accesorio para mantener tu vehículo a salvo de las heladas

Enviar a un amigo
09-01-2021

El inicio de año 2021 ha llegado con varias borrascas que han cubierto de un manto de nieve buena parte de la geografía española. Y hasta los territorios donde no ha llegado la nieve, las heladas han hecho acto de presencia.

En los momentos más intensos de la madrugada, la temperatura apenas ha subido de los tres o cuatro grados positivos en el mejor de los casos en la España peninsular, así que el frío que se pasa en la calle es más que intenso.

Los meteorólogos anuncian que posiblemente este inicio de año sea el momento más frío de todo el invierno, pero llegarán otras épocas de bajas temperaturas, por lo que toca resguardarse, y también hacer lo propio con el vehículo.

Fundas para el vehículo cuando no hay opción de garaje

Millones de coches en España duermen al raso, es decir, no se aparcan en una plaza de garaje que sería lo más recomendable para asegurar un mejor mantenimiento. En los casos en los que no hay oportunidad de dejar el coche a cubierto, la mejor solución para reducir daños y proteger el vehículo de las bajas temperaturas es con Fundas para coches.

Las temperaturas extremas, tanto el frío como el calor, también dañan los coches. En zonas donde llueve mucho hay que considerar los daños que una exposición prolongada a las precipitaciones puede generar en la carrocería.

A esto se suma en invierno la presencia de las heladas, que ocurren cuando la temperatura baja de los dos o tres grados. Además, la humedad puede generar un daño muy alto a algunos componentes del coche. Las ventajas comparativas de guardar el coche en un garaje frente a dejarlo toda la noche a la intemperie son muchas más, como reducir las posibilidades de robo, menos riesgo de que sufra daños por golpes o la ganancia de tiempo por no tener que buscar aparcamiento.

¿Utilizar la funda también en el garaje?

Sin embargo, el hecho de que el coche “duerma” todas las noches en el garaje no excluye al hecho de que utilizar una funda siga siendo positivo. Las fundas ofrece protección completa especialmente en aquellos momentos en los que el vehículo se va a llevar mucho tiempo parado.

En los aparcamientos privados bajo techo, el riesgo máximo suele ser el de sufrir alguna ralladura intentando colocar bien el vehículo. Por ello, cada vez existen más coches que incluyen Sensor de aparcamiento. Este equipamiento viene de serie en muchos vehículos, pero también se puede instalar de manera externa, y no cabe duda de que las ventajas que tiene asociado son muy interesantes.

En caso de guardar el coche en un garaje, y siempre que se haga uso diario o muy frecuente del coche, no será necesario utilizar la funda cada noche, aunque se pronostiquen temperaturas bajo cero en el exterior. En el garaje, a pesar de que la temperatura es muy baja, el vehículo queda protegido de las heladas.

En caso contrario, cuando el vehículo duerme en la calle, las fundas sí se hacen más necesarias. De lo contrario, a la mañana siguiente cuando se intenta arrancar el coche tendremos que pasar varios minutos esperando que las lunas y los cristales eliminen la capa de hielo que han ido acumulando toda la noche.

Y eso es lo menos grave que puede ocurrir, pues las consecuencias negativas se extienden a problemas en el motor, por no hablar de la sensación tan incómoda de sufrir frío intenso durante todo el arrancado y los primeros minutos conduciendo.

¿Cómo son las fundas para coches, qué modelos podemos adquirir?

Las fundas son elementos genéricos, estandarizados, valen para muchos vehículos en función de su tamaño. No existen fundas específicas para cada modelo de coche, sino protectores que se ajustan a horquillas de tamaños más o menos amplias.

Suelen ser impermeables, y deben serlo para garantizar mayor protección frente a la lluvia y evitar las manchas propias de las precipitaciones. Lo habitual es que las fundas sean completas, es decir, que cubran desde la parte media de las ruedas hasta el techo, aunque también existen modelos específicos únicamente para la zona acristalada, dejando fuera la zona acristalada y los capós, o bien solo el parabrisas delantero.

Una buena funda es aquella que se ajusta perfectamente al tamaño del coche, es transpirable, resistente, se lava de manera sencilla y tiene capacidad elástica en el interior para ajustarse bien a la carrocería.

Usar este complemento cada noche, especialmente en invierno, es algo que cada vez hacen más conductores. No obstante, hay algo en lo que no muchos usuarios inciden, y es que cuando llega el verano y las temperaturas son muy altas, por encima de 40 grados en muchos casos, el daño a la pintura del coche es también muy alto, por lo que usar una funda resistente y transpirable también va a proteger el vehículo.