Iglesias acusa a Sánchez de “girar a la derecha” y vuelve a pedir un Gobierno de coalición

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, no ha nombrado la posibilidad de convocar una nueva Asamblea Ciudadana (Vistalegre III) como reclamaron algunos críticos del partido tras los malos resultados electorales.

Enviar a un amigo
08-06-2019
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha centrado su intervención en el Consejo Estatal de Podemos en la tarea de negociar un Gobierno de coalición con el PSOE de Pedro Sánchez. Poca autocrítica y dispersión de las responsabilidades es lo que se le escuhó en referencia al batacazo electoral del pasado 26-M.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, no ha nombrado la posibilidad de convocar una nueva Asamblea Ciudadana (Vistalegre III) como reclamaron algunos críticos del partido tras los malos resultados electorales de los pasados comicios.

En su lugar, Iglesias ha colectivizado la responsabilidad del batacazo del 26-M. Salvo "excepciones muy específicas" y personalistas o "de liderazgo", como la de Kichi en Cádiz o Ada Colau en Barcelona, es un "problema de todos", reflexionó. Asimismo, ha puesto de relieve el escaso arraigo regional de la formación e incluso ha culpabilizado a la dispersión de siglas como origen de confusión entre el electorado. "En cada lugar, tenía que preguntar para no equivocarme, compañeros ¿cómo nos llamamos aquí?", recordó Iglesias ejemplificando su postura con una anécdota.

Una vez admitidos los malos resultados en locales, autonómicas y europeas, Iglesias ha vuelto al plano nacional y ha centrado su discurso en recordar que pese a los malos resultados de municipales, autonómicas y europeas, los 42 escaños morados del Congreso de los Diputados siguen siendo los mismos y por tanto hay que mantener la presión para lograr un Gobierno de coalición.

Es más, Iglesias ha considerado que esta fórmula sería la única manera de garantizar que se cumple lo prometido, después de que Sánchez pidiera a Albert Rivera que le levantara el veto, se citara con Ciudadanos y PP en La Moncloa y la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, precisara que el Ejecutivo admitiera que tienen la intención de "abrir el abanico" en la investidura.

Iglesias ha presentado ante el Consejo Estatal Ciudadano los cuatro ejes de la negociación programática que pretende alcanzar con el PSOE. En ningún momento habló de líneas rojas sino de punto de partida, si bien insistió en que sólo si Unidas Podemos entra en el Gobierno habrá una garantía de que se cumpla lo pactado.

Entre las medidas anunciadas están: el compromiso de dar cobertura 0-3 años en escuelas públicas gratuitas; mejorar el sistema de ayuda a la dependencia; aumentar a 24 semanas los permisos iguales de paternidad y maternidad esta legislatura; derogar las reformas laborales de 2010 y 2012; subida del salario mínimo hasta alcanzar los 1.200 euros en 2023 para que se convierta en el 60% del salario medio en cumplimiento de lo establecido en la Carta Social Europea; eliminar el fraude de la concatenación de contratos temporales; garantizar una renta mínima de 600 euros; rebajar a 34h semanales la jornada laboral y sufragar todas las medidas elevando la presión fiscal. "España está a 8 puntos de la media europea en justicia fiscal", recordó Iglesias. En este sentido propuso rebajar el impuesto de sociedades del 25% al 23% para las PYMES frente a una subida del IRPF a las rentas superiores a 100.000 euros y establecer un recargo al impuesto de sociedades en el sector bancario para recuperar parte del rescate. Asimismo, planteó una bajada del IVA a productos de primera necesidad incluyendo los de higiene femenina, gas y electricidad.

"Es evidente que gobernar tiene riesgos", concedió Iglesias anticipándose a la previsible oposición del sector andaluz reticente a la fórmula de un gobierno de coalición con el PSOE. Si bien Iglesias insistió recordando los incumplimientos del pacto presupuestario: "Las políticas se cambian desde el Gobierno, los acuerdos programáticos son papel mojado... ".

Por otro lado la reunión queda enmarcada en medio de la reciente reestructuración interna llevada a cabo. Esta semana Pablo Echenique fue sustituido de la Secretaría de Organización por Alberto Rodríguez y Pablo Bustunduy dejó la Secretaría Internacional a Idoia Villanueva. Precisamente Echenique ha estrenado este sábado su nuevo cometido al frente de la secretaría de Acción de Gobierno e Institucional que tendrá una comisión bajo su mando para gestionar los acuerdos de gobierno en toda España.