Editor: Enrique Alonso | Director: José Ramón Sáiz
Diario Digital controlado por OJD

Jesús Pindado analiza la exposición de Berta Jayo en la Biblioteca Central

Los contrastes no buscan aquí espectacularidad o concesión alguna, pero generan gran impacto por sus testimonios sin calculada estridencia o “ideologizada” intencionalidad partidista.

Enviar a un amigo
13-03-2020

EL DOCTOR EN PERIODISMO, Jesús Pindado Uslé, director que fue de la Enciclopedia de Cantabria que reunió a más de trescientos colaboradores, ha escrito para CANTABRIA24HORAS.COM su crítica sobre la exposiciòn en la Biblioteca Central de Santander de la artista Berba Jayo. Esta es su crítica:

Empezaba la exposición de la artista Berta Jayo sobre la pobreza (con énfasis especial en los niños) en la Biblioteca Central de Santander. Muy buena. No han pasado dos días y, a ratos, sigo pensando en el triste y estético tema, logro de ideas y ejecución.

Los contrastes no buscan aquí espectacularidad o concesión alguna, pero generan gran impacto por sus testimonios sin calculada estridencia o “ideologizada” intencionalidad partidista.

El penoso asunto se aborda mediante tres subtemas ordenados por separado y como conjunto: la representación simbólica del dinero, de billetes distintos desde el dolar al peso mexicano o los dineros de Guatemala o Trinidad Tobago, etc. En ellos en lugar de las habituales figuras próceres, los niños como protagonistas están entronizados irónicamente. 

Otro “epígrafe” es el de las revistas de moda. Otra vez los niños en las portadas con típicos mensajes de la industria del lujo, sutil estratagema de denuncia al reemplazarse las modelos por los menesterosos que no alcanzan, sin embargo, a los vestidos normales. A veces, no obstante, con sus brillantes ojos y su natural sonrisa.

Más realista fotografía el item final en blanco y negro, en donde se presentan dos destartaladas casas sin sus habitantes y el frente de una “primitiva” iglesia con la cruz que invoca piedad, conformidad o religiosa denuncia/contraste si se quiere. Aquí hay, aparte de las “ausencias”, grupos bajo el cielo o caminando...

Los tamaños, de menos a más para cada uno de los aspectos, no buscan apabullar. Todo está medido en la ideada “contradicción”: la pecuniaria y de lujo o la menos simbólica y directa del tercer realista planteamiento. Panorama de conjunto, en fin, y detalles cuidados también en la armonización de colores.

Abrió la exposición la eficaz directora general de cultura, Eva Ranea, leyendo sencillamente el curriculum de la viajada y exitosa artista con una más espontánea conclusión personal para dar paso a la voz de la artista. 

Berta Jayo improvisó con seguridad y aplomo una breve explicación de las representaciones. 

La exposición sobre la pobreza  a que también aluden los mapas de distintas zonas geográficas del mundo -insertos con las figuras de los niños-, ofrecen el significado de que no se destaca una politizada orientación sino lo inhumano de lo humano doquier. 

Excelente. Se profundiza con sensibilidad y acierto en la crueldad de las situaciones. Con mirada que permite una libre y abierta interpretación sin “dictarle” interesadamente las causas. O sea, mostrando lo humano de lo inhumano y juntando la ética con la estética. Sin sesgos o interesadas “acusaciones” orientadas. Y por ello largo complacidamente esta crónica.