Jesús Pindado intervino en SiaNoja 2019 sobre las causas que motivan la apreciación del arte abstracto

Lo hizo enfocando un punto común mediante el cual las dos culturas pudieran encontrarse e influirse mediante la ciencia del cerebro y el moderno arte abstracto porque sorprendentemente comparten metodologías comunes.

Enviar a un amigo
08-06-2019

LA REDUCCIÓN: PARA APRECIAR LA CIENCIA Y EL ARTE ABSTRACTO, TEMA DE LA CONFERENCIA DEL ESCRITOR Y PERIODISTA JESUS PINDADO USLÉ.

En su intervención, el destacado periodista y escritor señaló que "mientras las ciencias están preocupadas con la naturaleza física del universo, las humanidades -arte y literatura- lo están con la de la experiencia humana", añadiendo que "es la vieja división descrita por C.P. Snow, físico nuclear devenido después en novelista, adjudicada a las dos culturas de la vida intelectual Occidental".

Concluyó que por esta división no se comprenden por ninguna de las dos partes las metodologías o fines de la otra. Eric R. Kandel, profesor de Neurociencia, Bioquímica y Biofísica Molecular, director de Instituto de Ciencia del Cerebro en la Universidad de Colum en Arte y Ciencia del Cerebrobia y Premio Nobel el año 2000 en Fisiología o Medicina, en su libro titulado (Nueva York, 2016) se hizo el propósito de cerrar ese abismo. Lo hizo enfocando un punto común mediante el cual las dos culturas pudieran encontrarse e influirse mediante la ciencia del cerebro y el moderno arte abstracto porque sorprendentemente comparten metodologías comunes.

Con base en este texto y repaso de experiencias de sus visitas a distintos museos, Jesús Pindado expuso las causas que motivan la buena apreciación del arte abstracto. Con la emergencia del arte abstracto describe Kandel justamente el reduccionismo (noción de “reducere”), lo que explica fenómenos complejos al examinar uno de sus componentes o un nivel elemental, un nivel “mecánico”. Así, discretos niveles de sentido llevan a la más ancha explicación de cuestiones observando cómo están integrados para orquestar una función más alta. Los artistas, reduciendo la figuración, permiten percibir un componente aislado.

En el transcurso de su intervención, Jesús Pindado también afirmó que en el trabajo se estimulan los aspectos de nuestra imaginación y relaciones inesperadas y quizás entre el arte y el mundo, y, al recordar, nuevas conexiones con nuestras experiencias y el arte. En los años 70 -afirmó- se mezclaron la psicología y la ciencia mental y con la neurociencia abonando esta “aproximación reduccionista” para explicar nuevas respuestas perceptuales y el arte para resolver problemas complejos. Entre otras explicaciones, parte Kandel de cuadros de Turner, Monet, también del gran innovador musical Schoenberg -su autoretrato expresionista-, y de Kandinsky con las dos influencias del estado mental impresionista y del cubismo de Leger y Braque. Luego seguirían Mondrian, de Kooning, Pollock, Marc Rothko y Morris Louis. Influyeron, a su vez, a Warhol, el Pop Art, y a Alex Katz y Alice Neel -que retornaron a la figuración- y a Jasper Johns e incluso a Chuck Close. Pero según Kandel son los miembros de la Escuela de Nueva York (1940-1950) quienes más probaron los límites de la experiencia visual y extendieron la definición del arte visual. Ellos, frente a la tradicional perspectiva tridimensional, desafiando las expectativas del arte, exploraron las relaciones de las formas, de los espacios y colores. Redujeron, en fin, las imágenes a sus elementos esenciales. Una de las aspiraciones de la nueva ciencia es vincular la biología del cerebro a las humanidades, según Kandel. Entender cómo el cerebro responde y procesa percepción inconsciente y consciente, emoción y empatía.

Desde los siglos XV y XVI los artistas se interesaron en la ciencia (Brunelleschi y Masaccio, Da Vinci, Durero, etc), pero con la pintura abstracta Schoenberg o los trabajos de Serra y Damien Hirst u otros contemporáneos pueden dar nuevo entendimiento de la biología de la percepción y de las respuestas emocionales y de empatía para la creación de nuevas formas de arte y otras expresiones de creatividad. Pollock y de Kooning o Magritte y los surrealistas, descansando en la introspección, lo intentaron, pero no ha sido capaces de dar completo entendimiento del cerebro y nuestra percepción del mundo exterior. La ciencia de la mente, según Kandel, promete aportar el diálogo con el arte para nuevas dimensiones de la historia intelectual y cultural porque ha explorado que interactúan mejor de lo que supuso Snow en 1959 porque ambos usan la común aproximación el reduccionismo.