La campaña para el 26-M recupera la normalidad tras la emotiva despedida a Alfredo Pérez Rubalcaba en el Congreso

FALTAN DOCE DÍAS DE CAMPAÑA con mucho voto indeciso y numerosas alcaldías que dependerán de pactos de última hora.

Enviar a un amigo
11-05-2019

Diario Crítico

TRAS LA EMOTIVA DESPEDIDA por el Congreso del féretro con el cuerpo de Alfredo Pérez Rubalcaba, la campaña electoral recupera su tono de normalidad. Hoy está previsto que se celebren cientos de actos en toda España, así como en Cantabria. Faltan doce días de campaña con numerosas alcaldías que dependerán de pactos de última hora. En Cantabria todo indica que los dos partidos del actual gobierno pasaran a ostentar la mayoría absoluta, es decir, de los 17 actuales a 19 o 20 escaños. 

La clase política, las instituciones pero también la sociedad han querido despedir a uno de los políticos clave de las últimas décadas, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, que falleció este viernes a causa de un ictus. Las muestras de cariño y condolencias no se hicieron esperar, primero a través de las redes sociales, y después en la capilla ardiente instalada en el Congreso, y es que la figura de Rubalcaba trascendió más allá de las siglas de los partidos, y si hay algo que todos destacan es precisamente su vocación de servicio público.

El féretro de Alfredo Pérez Rubalcaba llegó al Congreso de los Diputados entre aplausos y muestras de afecto, no solo de los políticos sino de los cientos de personas que se apostaron en la Carrera de San Jerónimo para despedir al insigne político en el Salón de Pasos Perdidos. Los partidos suspendieron ayer sus actos de campaña por el fallecimiento de Rubalcaba y el Gobierno decretó luto oficial hasta la medianoche de este sábado.

Durante la tarde/noche del viernes, los Reyes Felipe VI y Letizia, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, los presidentes del Congreso y Senado, Ana Pastor y Pío García-Escudero, y los representantes de las altas instituciones del Estado, así como líderes políticos, muchos de ellos del PSOE, pero también de otras formaciones como Pablo Casado, Pablo Iglesias, Manuela Carmena, José Manuel Villegas así como ex dirigentes como Mariano Rajoy o Soraya Sáenz de Santamaría, se acercaron a la capilla ardiente para trasladar su pésame a Pilar Goya, la viuda de Rubalcaba.

La familia socialista se ha volcado con su compañero, y es que dirigentes y ex dirigentes llegados de todos los rincones del país han querido despedir a uno de los nombres clave del partido. Tanto los ministros del Gobierno de Sánchez, como dirigentes como Susana Díaz, Javier Fernández, Ángel Gabilondo, Jaime Lizzavetzky, Adriana Lastra o Cristina Narbona han pasado también por la capilla ardiente.

A ellos se suman los centenares de personas que desde primera hora de la mañana hacen cola en la Carrera de San Jerónimo para acceder a la capilla. Entre quienes han esperado para despedir a Rubalcaba se encuentra un grupo de alumnos de la Universidad Complutense de Madrid, a quienes impartió hasta el miércoles clases de Química.

Esta mañana también la infanta Elena primero, y los Reyes eméritos Juan Carlos I y Doña Sofía, después, se han acercado hasta el Congreso para trasladar su pésame a los familiares del político.

En el Salón de Pasos Perdidos se encuentra el féretro del político, cubierto por una bandera de España y una tela roja con los símbolos del puño y la rosa que representan al PSOE. Además, hay una fotografía de Rubalcaba con la frase 'La paz y la libertad es nuestra forma de vida'.