Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

La conferencia del arqueólogo Alexandre Lefebvre sobre un objeto de hueso de ballena centra ‘La Pieza del Mes’ del MUPAC

Continúa con su edición on line y estará disponible en el canal de Youtube y en los perfiles en redes sociales de Museos de Cantabria a partir del martes, 4 de mayo

Enviar a un amigo
02-05-2021

Pieza de hueso de ballena hallada en el El Pendo (Foto; archivo. (Oficina de Comunicación)


Una pieza de enmangue hecha en hueso de ballena, hallada en El Pendo durante las excavaciones del Padre Carballo en la primera mitad del siglo XX, centra ‘La Pieza del Mes’ del MUPAC, que contará con la conferencia del arqueólogo Alexandre Lefebvre.

Esta nueva edición del ciclo seguirá con su formato on line, debido a la situación sanitaria, y se podrá ver a través del canal de Youtube y de los perfiles de redes sociales de Museos de Cantabria a partir del próximo martes, 4 de mayo.

Originalmente, el objeto había sido identificado como una azagaya de asta de ciervo, pero este autor corrige esta clasificación, adscribiéndolo al grupo de los “intermediarios”, piezas que median entre la punta del proyectil y el vástago que la porta. Además, Lefebvre demuestra que no se trata de asta de cérvido sino de hueso de ballena, planteando un aspecto no muy conocido de los modos de vida vigentes hace 15 000 años cuando, según estas últimas informaciones, el aprovechamiento de estos huesos estaba vinculado a la presencia de cetáceos varados en la costa. 

Este descubrimiento aumenta la creciente evidencia de la explotación de los recursos marinos durante el periodo Magdaleniense (incluyendo moluscos, peces, aves y mamíferos marinos) y refuerza la hipótesis de que el golfo de Vizcaya contempló el surgimiento de las primeras economías costeras regulares, diversificadas y organizadas al final de la última glaciación.

Alexandre Lefebvre es un joven investigador en arqueología prehistórica asociado actualmente al laboratorio Traces de la Universidad de Toulouse (Francia). Trabaja sobre las sociedades de cazadores-recolectores que vivían al borde del golfo de Vizcaya a finales del Paleolítico superior, y su especialidad es el estudio de los instrumentos elaborados con materiales óseos, como las astas sobre las que trabajó durante el doctorado.

Su investigación se ha centrado en la explotación temprana de los recursos marinos en la región cantábrica como parte de dos postdoctorados, uno de ellos dentro del Grupo EvoAdapta de la Universidad de Cantabria, bajo la responsabilidad de Ana Belén Marín-Arroyo. Desde 2019, es corresponsable de la excavación arqueológica del yacimiento magdaleniense de La Peyzie en Dordoña (Francia).