Editor: Enrique Alonso | Director: José Ramón Sáiz
Diario Digital controlado por OJD

La judicatura cántabra a la cabeza de España en la resolución de casos pendientes

Los jueces de Cantabria resolvieron más asuntos que los que entraron en los Juzgados y lograron reducir la pendencia un 11%. Nuestros órganos judiciales, los segundos que más resuelven de toda España.

Enviar a un amigo
21-05-2013


Los jueces de Cantabria resolvieron durante 2012 más asuntos que los que se registraron en los Juzgados y Tribunales de nuestra comunidad, y lograron, gracias a su esfuerzo, reducir un 11,23 por ciento el número de asuntos pendientes al finalizar el año.

Así lo afirmó hoy el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, César Tolosa Tribiño, que presentó esta mañana la Memoria Judicial del pasado año, documento que analiza el estado de la Justicia en la región y formula cuáles son las principales necesidades del Poder Judicial en el territorio.

Tolosa se reunió a  primera hora de la mañana con el jefe del Ejecutivo regional, Ignacio Diego, y posteriormente visitó al presidente del Parlamento de Cantabria, José Antonio Cagigas. A mediodía compareció ante los medios de comunicación acompañado de miembros de la Sala de Gobierno del TSJC, órgano de gobierno de los jueces en nuestra Comunidad Autónoma.

Durante su intervención, repasó las necesidades más acuciantes de la Administración de Justicia en Cantabria y reclamó, un año más, la creación de órganos judiciales: dos nuevos Juzgados de Primera Instancia e Instrucción para Torrelavega y San Vicente de la Barquera, un nuevo Juzgado de Primera Instancia con funciones compartidas en Mercantil para Santander, y la consolidación de la plaza del magistrado de refuerzo de la Audiencia Provincial.

Para respaldar sus peticiones, el presidente del Tribunal Superior puso encima de la mesa los datos estadísticos del último ejercicio, en el que los asuntos siguieron creciendo –un dos por ciento- pese a que a nivel nacional esta tendencia se ha invertido –un 0,75 por ciento menos.

Los asuntos siguieron creciendo pero la resolución fue incluso mayor: por primera vez los Juzgados y Tribunales de Cantabria lograron resolver más asuntos que los que entraron -todo lo que se registró y un 4 por ciento más- y redujeron la bolsa de asuntos pendientes en un notable 11,23%, cifras nunca antes alcanzadas.

Cantabria se desmarca así de la media nacional, donde la resolución cayó un 0,44 por ciento y la pendencia se redujo pero de una forma mucho más discreta que en nuestra región –un 4,9%. Nuestros órganos son los segundos que más resuelven de toda España y, si analizamos el dato por Jurisdicciones, nuestros Juzgados y Tribunales de lo Contencioso-Administrativo y los Laborales son los que más resuelven de todos los españoles de su clase.

Por eso, el presidente del Tribunal Superior, que subrayó “el esfuerzo personal de los jueces y magistrados que alcanzan muy altos índices de resolución  pese a la endémica carencia de medios y el desbocado incremento de la litigiosidad en los últimos años”, apuntó a la necesidad de incrementar la planta judicial.

“Los procedimientos se incrementan de modo exponencial y el número de jueces no es suficiente; las estadísticas son abrumadoras: en la última década, los asuntos han aumentado un 150% pero el número de jueces ha crecido un 25%, y mientras que en Europa la media de jueces por cada 100.000 habitantes es de 20, en España es de 10,6”, señaló.

TEMAS DE ACTUALIDAD
Tolosa repasó el estado de la Justicia en España y se refirió a algunos de los asuntos que acaparan el interés de los ciudadanos. Sobre la creación de las tasas judiciales, señaló que el acceso a la tutela judicial efectiva “no puede estar limitado o mediatizado por los recursos económicos de quien solicita su amparo, y el principio de igualdad de partes en el proceso debe quedar siempre y en todo caso garantizado”.

También se refirió al papel del juez ante los procesos de ejecución hipotecaria, y señaló que “se convierte en protagonista, sin quererlo, de un problema, más que jurídico, político o social, cuya solución exige una interpretación de las leyes de acuerdo a la realidad social, y que encuentre armonía entre la legislación nacional y europea”.

En relación a los contratos de participaciones preferentes y similares, advirtió del “riesgo serio de que estos procedimientos produzcan, por la cantidad de demandantes y la complejidad de los asuntos, un aumento torrencial de la litigiosidad en los órganos civiles”, y lamentó la inexistencia de un sistema de resolución alternativa de estos conflictos, como el arbitraje o la mediación.

También se refirió a la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial que ha restringido el llamamiento a jueces sustitutos. A su juicio, este objetivo debe llevar aparejado un aumento de la planta judicial que responda a la carga real de trabajo (más jueces para más litigios) pero también para cubrir necesidades de sustitución. Se han elaborado planes de sustituciones entre los jueces de carrera existentes que, según advirtió, puede tener como consecuencia una sobrecarga de trabajo para dichos jueces, titulares de órganos ya de por sí con una alta entrada de asuntos.

UNOS BUENOS DATOS PARA CANTABRIA
Durante el año 2012, los órganos judiciales de Cantabria ingresaron cerca de 116.000 asuntos, un dos por ciento más que en 2012, siendo estas cifras elevadas, tanto en uno como otro caso, si tenemos en cuenta que cinco ejercicios antes –con el comienzo de la crisis- la entrada era de unos 108.000 asuntos. Además, a nivel nacional, el ingreso de asuntos no sólo no ha crecido, sino que ha disminuido un 0,75 por ciento.

El número de asuntos resueltos ascendió a 120.194, cifras nunca antes alcanzadas, lo que viene a confirmar el esfuerzo que año a año realizan  los Juzgados y Tribunales de nuestra comunidad. Entre 2011 y 2012, los órganos judiciales de Cantabria han aumentado su productividad en casi un 5,7 por ciento, lo que ha elevado nuestra tasa de resolución a 1,04, dato insólito que significa que no sólo se resuelve todo lo que entra, sino que se va dando salida a la bolsa de asuntos en trámite. A nivel nacional, la resolución no subió, sino que se redujo en un 0,44 por ciento.

Además, Cantabria se sitúa por encima de todas las regiones de nuestro entorno, como País Vasco (1,02), Asturias (1,00), Castilla y León (1,01), Navarra (1,02), Galicia (0,99) o La Rioja (1,00), que si bien obtienen buenos resultados, no llegan a ser los de nuestra comunidad autónoma.

Mayor mérito si se tiene en cuenta que de las comunidades autónomas mencionadas –todas de la zona norte de España- Cantabria es la que más tasa de litigiosidad (número de pleitos planteados por cada 1.000 habitantes) registra, con en 195,2 pleitos por cada 1.000 cántabros, frente a 134,1 de País Vasco, 166,9 de Asturias, 159,9 de Castilla y León, 142,9 de Navarra, 170,1 de Galicia o 119,7 de La Rioja.   

Por eso, por el importante esfuerzo realizado, los asuntos pendientes se redujeron en 2012 un 11,23 por ciento, pasando la tasa de pendencia de 0,34 a 0,28, lo que nos sitúa en el exclusivo grupo de comunidades autónomas que no llegan al 0,30 en tasa de asuntos pendientes, entre las que se encuentran regiones vecinas como País Vasco, Navarra o Asturias que, como se ha señalado, tienen menos litigiosidad que la que se registra en Cantabria.

Por Jurisdicciones, destacan los órganos de lo Contencioso-Administrativo de Cantabria, que son los que menor tasa de asuntos en trámite tienen de toda España,  0,49, muy alejada de la tasa de la media nacional, que asciende hasta el 1,14.

Si se analiza la congestión en los Juzgados y Tribunales de Cantabria, es decir, el número total de asuntos por resolver (los ingresados y los pendientes al inicio del periodo) en relación a los resueltos, nuevamente, Cantabria está en el grupo de las comunidades autónomas con menor congestión (por debajo de 1,30), junto con Navarra (1,22), Aragón (1,23), País Vasco (1,24) o Asturias (1,26).

Todos estos territorios cuentan con una tasa de litigiosidad mucho menor que la de Cantabria (134,1 de País Vasco, 166,9 de Asturias, 142,9 de Navarra o 151,3 de Aragón). Por tanto, Cantabria soporta mayor carga de trabajo al presentarse mayor número de asuntos en relación a su población y, aun así, tiene una tasa de congestión similar a las comunidades con menor litigiosidad.

Además, por Jurisdicciones, los órganos judiciales de lo Contencioso-Administrativo de Cantabria son los menos congestionados de toda España.

Finalmente, en 2012 se dictaron unas 118.888 resoluciones finales, entre sentencias, autos y decretos, esto es, 8.000 asuntos más que en 2011, lo que nuevamente demuestra el trabajo desarrollado por nuestros órganos judiciales. En porcentaje, estamos hablando de un 7,31 por ciento más de resoluciones definitivas que el año pasado.

loading...