Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

La pesadilla del Racing en su regreso a Segunda B

Solo un pleno de victorias en las últimas seis jornadas daría opciones al equipo santanderino de volver a competir la próxima temporada en una categoría de fútbol profesional.

Enviar a un amigo
La pesadilla del Racing en su regreso a Segunda B
29-06-2020

El regreso a Segunda del Racing de Santander no está cumpliendo con las expectativas de sus aficionados, que ven como la posibilidad devolver al pozo de Segunda B es muy real. El equipo de El Sardinero necesita un milagro para lograr la permanencia en la categoría de plata y la mayoría de apuestas deportivas en las que se implica al conjunto cántabro apuntan en esta dirección.

Solo un pleno de victorias en las últimas seis jornadas daría opciones al equipo santanderino de volver a competir la próxima temporada en una categoría de fútbol profesional. Cuando quedan seis jornadas para el final, el Racing está a 11 puntos de las posiciones de permanencia.Nunca en la historia reciente de la Segunda División un equipo ha logrado salvar una distancia tan larga en en un periodo de tiempo tan corto para lograr un objetivo. Tras estar seis campañas consecutivas en la categoría de bronce, volver de nuevo a esta situación sería un golpe muy duro para un club histórico del fútbol español que ha llegado a competir en Europa, pero que está asolado por los problemas económicos. ¿Qué ha fallado en el regreso del Racing a la Segunda División? Posiblemente el principal problema de conjunto blanquiverde ha sido el no saber adaptarse al fútbol competitivo de esta categoría. No es un problema concreto y que se defina rápidamente, ya que el Racing no es ni el máximo goleado, ni el peor goleador. Perosumar únicamente 4 victorias en 36 jornadas es un balance paupérrimo como para aspirar a salvarse. Goles encajados en los últimos minutos, errores de cara a portería y puntos perdidos incomprensiblemente. Son muchos los factores, y ninguno a favor, los que han caracterizado su temporada. 

Cuando un equipo a lo largo de un curso liguero cuenta con tres entrenadores diferentes es sinónimo de que nos están haciendo bien las cosas. Iván Ania duró hasta finales de noviembre, pero su mal inicio de competición llevo al Club a destituirle y buscar un sustituto. El elegido para enderezar la situación fue Cristóbal, que no consiguió encontrar soluciones en los dos meses y medio que estuvo en el banquillo. José Luis Oltra fue llamado para obrar el milagro y su debut con el Racing no pudo ser más esperanzador con un triunfo en el feudo del Almería, el nuevo rico de la categoría y principal candidato al ascenso a Primera. Este triunfo solo fue un espejismo, ya que la escuadra cántabra continuó con su inercia negativa en la que su mejor resultado más repetido ha sido el empate. 

El triunfo a domicilio en Soria la semana previa al cierre de la competición supuso un halo de esperanza para la afición cántabra. Pero el fútbol paró y esta posible inercia positiva se cortó de raíz. En el regreso a la nueva normalidad, el Racing ha sido incapaz de levantar cabeza con un balance muy pobre de dos empates y tres derrotas, que le condena al descenso.