Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

La residencia de La Pereda estará disponible en 2021 y contará con 181 plazas

El centro contará con un innovador diseño, con un color y olor diferente en cada planta

Enviar a un amigo
26-06-2020

Santander contará el verano del próximo año con una nueva residencia de mayores de 181 plazas, así como cinco para apartamentos tutelados y 30 de centro de día, tras una inversión de 5,5 millones de euros de la compañía Mundiresidencias que está rehabilitando el antiguo edificio La Pereda de la Avenida de Cantabria.

Así lo ha anunciado hoy la alcaldesa, Gema Igual, que ha visitado las obras acompañada de los concejales de Fomento y Servicios Sociales, César Díaz y Álvaro Lavín, respectivamente y del administrador de Mundiresidencias, Jesús López.

Los mayores de Santander se van a ver beneficiados de la larga experiencia de más de 15 años de este grupo y van a poder estar en las mejores manos, con buenos profesionales y en el mejor entorno”, ha señalado la regidora.

Gema Igual ha valorado la importancia de las personas mayores en la sociedad y ha recordado que desde el Ayuntamiento “año tras año” se amplían los servicios como teleasistencia, comida a domicilio y ayuda a domicilio, además de contar con otras actividades como el Centro Altamira, los huertos sostenibles o las actividades de los centros cívicos

Y ha avanzado que en el plan de choque ‘Santander a punto’ se contemplan más iniciativas, como un registro de la situación de los mayores de 70 años que vivan solos, el programa ‘A tu lado’ –para ofrecerles compañía a través del teléfono- o un programa piloto para facilitarles la permanencia en su domicilio.

“Siempre velamos porque mantengan su independencia hasta que sea posible, pero la ciudad debe contar con residencias para cuando lo necesiten, por lo que estamos orgullosos de que Santander pueda estar en el circuito de las mejores dotaciones para las personas mayores”, ha apuntado.

La alcaldesa ha alabado el “innovador” proyecto que presenta Mundiresidencias para La Pereda con un diseño distinto en cada planta con un color y olor diferente para facilitar la orientación y la autonomía de los residentes; las zonas terapéuticas o la decoración de reminiscencia en la tercera planta -dedicada a personas con demencias o alzheimer- con mobiliario y dotaciones de los años 60 para que se sientan como en su hogar.

Por último, ha valorado muy positivamente los más de 100 puestos de trabajo directos que se crearán con esta infraestructura y ha considerado que “la inversión productiva es imprescindible para poder salir de esta situación y la dotación para personas mayores es lo más oportuno en estos momentos”.

Por su parte, el administrador de Mundiresidencias, Jesús López, ha detallado que la residencia se presenta como un centro que apuesta por la Atención Centrada en la Persona (ACP) y libre de contenciones físicas y farmacológicas. “Es un proyecto muy bonito en donde vamos a poner la última tecnología al servicio de los usuarios de Santander”, ha manifestado.

De esta forma, las dependencias incluirán dos unidades de convivencia -una de 11 personas y otra de 13 personas-, con zonas comunes independientes con salón, comedor y cocina tipo of?ce propia “con el objetivo de sectorizar e individualizar la atención”

Además, incluirá un jardín terapéutico Palmlöf - el primero en Cantabria y el cuarto de España (solo hay en Madrid, Coslada y Bilbao)-, basado en una experiencia de la Universidad de Suecia con decoraciones que sirven para realizar terapias de los sentidos (olfato, vista y tacto), otra zona para las familias y una reminiscencia exterior “con arena de mar, un santuco y una barca que representa a Santander”.

Entre sus servicios, incorporará peluquería y podología, sala de pintura y manualidades, huertos adaptados, sesiones de cine diarias, comedores privados para familiares, biblioteca y lavandería. 

Además, se ha prestado especial interés al apartado nutricional, ya que los menús se elaborarán en el centro y se realizará comida texturizada para personas con disfagia o problemas de deglución debidos a un ictus o a la carencia de piezas dentales. 

Respecto a los servicios sanitarios, contará medico presencial diario, enfermería 24 horas, servicio de farmacia administrado por personal especializado. Logopedia, neuropsicología, terapia ocupacional y un equipo médico con psicólogo, traumatólogo, psiquiatra y neurólogo.

También cumplirá con estrictos protocolos de seguridad sanitaria. Así, en el apartado de previsión de virus, bacterias y demás agentes patógenos la entrada principal contará con un sistema que actúa de barrera y limpieza, que desinfecta, y limpia con garantía del 90%, tanto suelas de zapatos como sillas de ruedas, creando dos barreras, una húmeda (virucida) y otra seca

En la entrada se instalarán cámaras termográficas que detectarán todas las personas que tengan fiebre con un margen de error de 0,2ºgrados y la calidad de aire se asegurará con equipos de filtrado de aire que descontamina a la vez tanto el aire como las superficies, con una eficacia del 99,97%. 

En cuanto al sistema de limpieza se utilizará el hospitalario, usando para cada habitación una mopa de suelo y polvo, siempre diferentes, evitando así cruces de bacterias en los distintos espacios.

De otro lado, el centro estará especializado en rehabilitación, “lo que permitirá que personas con una dolencia puedan acudir a recuperarse y luego volver a sus hogares” con herramientas como un bipedestador rehabilitador y camilla thermo-spa.

Por último, la residencia dispondrá de un sistema de comunicación paciente-enfermera de última generación de la compañía Alcad, totalmente antibacteriano, y estará equipado con camas de la empresa alemana Hermann Bock, con sensores de colchón y humedad junto a barandillas partidas, destinadas a los residentes que requieren una mayor supervisión, así como otras camas ultra bajas dirigidas a personas con alzheimer situadas a 9 centímetros del suelo.