Editor: Enrique Alonso | Director: José Ramón Sáiz
Diario Digital controlado por OJD

La ruleta, el juego más clásico

Enviar a un amigo
18-11-2019

Cuando nos citan la palabra casino, nuestra mente se fija en esas escenas de glamour como el Casino de Montecarlo, con esos cochazos llegando, el portero abriendo la puerta y el conductor dándole las llaves para entrar y disfrutar del lujo que todo lo envuelve.

Sin embargo, desde hace unos años, el casino y sus juegos se ha democratizado y ahora es posible que cualquiera pueda jugar al black Jack, a las máquinas de slots, los dados, el baccara o el póker desde cualquier lugar.

Uno de los juegos más extendidos es el de la ruleta. Se trata de uno de los juegos más emblemáticos de cualquier casino. Su origen se remonta al siglo XVII en Francia y su nombre se debe a “roulette”, cuya traducción sería “rueda pequeña”.

No hay casino en donde no haya una ruleta y, en numerosas ocasiones, su imagen se utiliza para definir un casino. Se extendió en todas las salas de juego cuando en el siglo XIX los propietarios del Casino de Monte Carlo dispusieron varias mesas de ruleta para jugar.

Hay tres tipos de ruleta, la europea, la  francesa y la americana. La europea y la francesa disponen de 36 números (del 1 al 36) y el simple 0. En la versión americana existe, además el doble cero. La disposición de los números en las ruletas europea y americana, también es diferente.

La mecánica del juego es bastante sencilla y consiste en adivinar en qué número se va a detener la bola que lanza el crupier, en dirección contraria al su giro, dentro de ella. El jugador apuesta sobre el tapete sobre el número que cree que será el ganador. Se puede apostar a partir que el crupier dice “hagan sus apuestas” hasta que se cierra la ronda de apuestas con la clásica frase de “no va más”.

Este aparentemente sencillo juego tiene sus estrategias. Para ello es necesario saber cómo se apuesta a la ruleta. En la ruleta se pueden realizar apuestas internas o múltiples (en la cuadrícula numerada, en los números adyacentes o pequeños grupos de números). 

Cuidado, porque estas apuestas son muy arriesgadas, pues las posibilidades son pocas al elegir pocos números, pero suelen tener mejores premios. Existen hasta siete tipos diferentes de apuestas internas según se coloque la ficha en las líneas de intersección de los números.

Otra manera de jugar a la ruleta es con apuestas externas o sencillas, en las que se abarcan grandes cantidades de números de la ruleta. Aquí no importa el número sino más bien sus características.

El número de probabilidades de acertar es mucho más grande, pero, por el contrario el premio es menor que con las apuestas internas o múltiples. Hay cinco tipos diferentes de apuestas externas que debes conocer antes de jugar a la ruleta.

Existe también otro tipo de apuestas llamadas anunciadas, que se encuentran en la ruleta francesa o europea. Se llama así porque el jugador debe comunicar esta apuesta al croupier, antes de colocar su ficha en el tapete. En este caso, hay cinco tipos de apuestas diferentes.

A partir de estos tipos de apuestas, pueden utilizarse diferentes estrategias, las más conocidas son el sistema Martingale y el sistema Labouchère. En la primera, la más conocida y utilizada, se dobla  la apuesta cuando pierdes y cuando ganas vuelves a tu apuesta inicial, empezando por el mínimo permitido. 

En el segundo sistema es un poco más complicado: se trata de escoger una secuencia de números pequeños para conseguir una suma total de lo que se quiere ganar. Cuando se gana, se elimina el número ganador de la apuesta siguiente; cuando se pierde se añade el número de la derecha.

En los casinos virtuales también es posible jugar a la ruleta como en un casino físico, gracias a una interfaz que recrea la ruleta en movimiento. Además, a diferencia del casino convencional, en muchas plataformas puede escogerse el tipo de ruleta al que se quiere jugar y también es posible encontrar casinos que ofrecen otras alternativas de apuestas a las tradicionales que hemos explicado.

También existe la posibilidad de jugar a la ruleta en vivo que se juega en una ruleta real y en tiempo real a través de cámaras que transmiten el juego en directo. El croupier, evidentemente, es de carne y hueso.

Jugar a la ruleta es fácil y divertido, escojas el medio que escojas (casino físico, casino online o ruleta en vivo). Pero antes de jugar, infórmate bien del tipo de ruleta y de las normas del juego, prueba una versión demo antes de jugar, aprovecha los bonos de bienvenida para familiarizarte con las apuestas y busca siempre casinos fiables que cumplan la normativa legal.

Disfruta con moderación del clásico juego de la ruleta, ese elemento que, visualmente, siempre nos trasladará a un casino, real o virtual. 

loading...