Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Manu Calleja regresa al fútbol cántabro para entrenar al ascendido Laredo

El club pejino participará con el Racing en Segunda B, después de ascender el pasado sábado tras ganar a la Gimnástica en Sarón.

Enviar a un amigo
27-07-2020

Apenas una semana después de anunciar su salida del CD Toledo, el entrenador cántabro Manu Calleja ha encontrado acomodo en otro banquillo. Y además lo hará debutando como técnico a Segunda División B ya que la próxima temporada entrenará al Laredo,recién ascendido a la categoría de bronce, para convertirse en su nuevo entrenador.

Manu Calleja, que en Castilla-La Mancha también ha entrenado a Conquense y Socuéllamos, volverá a entrenar en Cantabria once años después.

FINAL DE ASCENSO PARA EL LAREDO

Final Play Off de Ascenso a Segunda B

CD LAREDO 2 RS GIMNÁSTICA 0

Laredo: Puras, Mantilla, Roberto  Cano, Bustillo, Borja Ares, Felipe, Vinatea( m.92 Juancar), David Sanz, Iván Argos( m.90 Altadill), Álvaro( m.78 Asier) y Ricky( m.78 Guipu).

Gimnástica: Lavín, Fer, Fermín( m.70 Palazuelos), Chamo, Urri( m.90 Emilio), Luis Alberto, Cusi( m.70 Prada), Saúl, Vitienes, Muneta e Ito( m.61 Nacho).

Árbitros: Castellanos Argüeso, Sánchez Bustara, Álvarez Borbolla, y Campelo Núñez.

Goles:

1-0 m.68 Iván Argos

2-0 m.94 Guipu

El Laredo hizo historia y 30 años después de su último ascenso será el equipo que acompañe al Racing la próxima temporada en Segunda B. En la final del play off disputado en Sarón dejó en la cuneta a la Gimnástica que dominó durante muchos minutos pero notó en exceso la ausencia de su goleador Salas. Los de Raúl Pérez pusieron así el broche a una gran temporada en la que terminaron líderes de Tercera División.

 Desde el principio se vio a una Gimnástica con mucho más ritmo que en semifinales. La entrada de Luis Alberto en el centro del campo y las apariciones constantes de Muneta  le permitía tener el control del balón aunque les costaba enlazar con sus jugadores de ataque. El Laredo, más conservador, trataba de robar y salir a la contra. Un disparo lejano de Mantilla y otro desviado de Chamo fue lo único destacado en el primer cuarto de hora.

Esta vez se notaba desde el principio que la responsabilidad le pesaba a los jugadores y nadie quería cometer un error. La polémica llegó con una acción entre Cusi y Felipe donde se pidió la expulsión de jugador de la Gimnástica por agresión aunque el árbitro lo resolvió todo con una tarjeta amarilla.

La ocasión más clara llegó a los 22 minutos. Un centro chut que se colaba de Vitienes lo sacó bajos palos Mantilla cuando se cantaba el gol.  El partido iba ganando en ritmo y también en intensidad y cada balón dividido era una batalla. La Gimnástica buscaba sus opciones a balón parado y el Laredo con la velocidad arriba de Iván Argos y Vinatea ya que ninguno de  sus centrocampistas terminaban de entrar en juego.

Sin embargo el dominio de los blanquiazules en la primera parte no les dio para romper la igualad  inicial.

Sin cambios

Los dos equipos apostaron por los mismos en la reanudación. Esta vez los pejinos parecían tener una velocidad más y saltaron al campo muy enchufados. Un buen pase de Sanz no lo aprovechó Iván Argos que disparó muy desviado.

El empate les daba el ascenso pero cualquier jugada podía cambiar el rumbo de la eliminatoria. En el 60 saltó otra vez la polémica. Vinatea se machaba sólo a la portería rival y fue derribado fuera del área por Lavín. El árbitro decidió no expulsar al guardameta en una acción muy protestada de nuevo por los pejinos.

El partido se había igualado y el Laredo lo demostró adelantándose en el marcador. Roberto Cano botó un córner, Álvaro remató de cabeza y el balón lo acabó tocando Iván Argos para adelantar a su equipo. La locura se apoderó de los jugadores de Raúl Pérez que estaban rozando ya el ascenso más de 30 años después.

Los últimos 20 minutos fueron de acoso y derribo de la Gimnástica que necesitaba dos goles para lograr su objetivo y metió en el campo toda la pólvora que tenía en el banquillo. Vitienes se plantó sólo delante de Puras y no supo resolver a 10 del final. Fue la última gran ocasión antes de que Guipu hiciese el segundo a la contra con una preciosa vaselina.

El Laredo será equipo de la división de bronce tres décadas después.