Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Pindado calificó a Berta Jayo de "neorromántica", entre Unamuno y Juan Ramón

Un profundo análisis de las características y las temáticas de la obra, con la brillantez que acostumbra, hizo Jesús Pindado clasificando los poemas del libro conforme al predominio de sus funciones expresivas.

Enviar a un amigo
11-09-2020

GRAN INTERÉS EN EL ATENEO por asistir a la presentación de la última obra literaria -tercer libro de poemas- de la escritora y artista cántabra Berta Jayo, titulada "Regalo de Dios", acto que contó con la presencia de la autora.

Hizo la salutación y apertura del acto Manuel Ángel Castañeda, presidente del Ateneo, compartiendo presidencia la autora; el académico Pedro Crespo de Lara como prologuista; el editor, el poeta torrelaveguense Carlos Alcorta; además de la pintora Gloria Pereda y el periodista y escritor, Jesús Pindado, ambos presentados por Jesús Cabezón. 

Un profundo análisis de las características y las temáticas de la obra, con la brillantez que acostumbra, hizo Jesús Pindado clasificando los poemas del libro conforme al predominio de sus funciones expresivas, poéticas o conativas. Añadió que esta prosa poética -cercana al ensayo por “pensar el sentimiento“- es susceptible de estudiarse también bajo la paremiología que examina los proverbios y apotegmas.

Aparte de otros más descriptivos o coyunturales por su anécdota circunstancial, agrupó los poemas principalmente en torno a los siguientes temas: la citación de Puebla y los colores en México, la felicidad, el amor y desamor, la conciencia de sí misma, de las diferencias sociales y el daño ecológico del fuego, además de la localización de los peces -como extensión al título de “regalos de Dios“-, y de la “trascendencia e inefabilidad gracias que la inspiración le hace encontrar las palabras, y la muerte.

Con la lectura de algunos poemas recordó Pindado, entre otras cosas, que sin presencia mitológica como parte de la religión (con lo sagrado y lo ceremonial en común), como memoria colectiva y tradición oral anterior a los géneros literarios, la inclusión en el textos de abadías,  de un sacerdote, una sanadora, las figuras de ángeles, almas, “el saber ser alma“ y otras figuras, resalta la particular “aceptación de la fe“ no sin irónica provocación, sin embargo, de alusión a ciertos aspectos bíblicos y a Darwin.

Calificó a Berta Jayo como “más moderna que posmoderna“ como poeta que como artista, alejada del gusto modernista, y sin vinculaciones parnasianas o concesiones ultraístas y formales al virtuosismo y a posteriores descreídos optimistas o muy experimentales.  A su modo, por mencionar influencias, la calificó de “neorromántica“ y la situó por los temas entre Unamuno “sin la tempestad de las dudas“ y por la sensibilidad lírica, “vinculable a Juan Ramón“.

Debido a las limitaciones de aforo por el protocolo del coronavirus no puderon entrar bastantes personas a la sala. Berta leyó al final varios de sus poemas, siendo muy aplaudida.