Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Qué países han aplicado un impuesto especial a las eléctricas: sorprende la orientación política de sus gobiernos

El Ejecutivo español pide un esfuerzo a las eléctricas en estos tiempos de crisis y defiende la necesidad del impuesto. Gobiernos conservadores aplican este mismo baremo en Europa

Enviar a un amigo
Qué países han aplicado un impuesto especial a las eléctricas: sorprende la orientación política de sus gobiernos
23-06-2022

 

Jueves 23 de junio de 2022
    

Ya está confirmado: tras meses de presión por parte de los partidos de izquierda, el Gobierno ha confirmado que está trabajando en instaurar un impuesto a las compañías eléctricas.

Esta medida se une a otras del Gobierno, como la reducción del IVA a la factura de la luz anunciada por Pedro Sánchez, del 10% al 5%.

El Ejecutivo pide un esfuerzo a las eléctricas en estos tiempos de crisis y defiende la necesidad del impuesto porque "no hay ciudadano que entienda los desorbitantes beneficios" que estas empresas se llevan, dijo su portavoz y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez.

Pero España no es o será el único país que aplica este tipo de impuesto, por lo que no será ninguna excepción.

En concreto, dentro de la Unión Europea, son varios miembros los que tinen uno similar, tales como Italia, Grecia, Hungría y Rumanía. Además, Reino Unido también aplica uno. Ninguno es un país gobernado por un presidente o primer ministro de izquierdas, sino liberales y conservadores.

Los impuestos, por países

En Reino Unido se va a aplicar subiendo el impuesto de sociedades, que pasará del 40% actual al 65% durante 3 años. Sólo dejará de aplicarlo si los precios de la luz abandonan esta dinámica alcista. Eso lo hace con un gobierno conservador pero de alma económica liberal, liderado por Boris Johnson. El país británico ha extendido estos impuestos especiales a las empresas de petróleo y gas.

En el caso de Italia, su primer ministro, Mario Draghi, es el ex presidente del BCE y un conocido liberal. Pues bien, ha instaurado un impuesto extraordinario del 25% a los beneficios a estas compañías eléctricas en plana crisis de precios. Antes pagaban sólo un 10%.

Ambos países, además, apuestan por impulsar las energías renovables como alternativas a las contaminantes y más expuestas a las alzas de precio globales.

Grecia, con otro gobierno conservador, hermano del PP, también va a gravar con fuerza los beneficios extraordinarios de las eléctricas.

Rumanía, por su parte, es el que más fuerte ha entrado en este campo con un impuesto del 80% a los ingresos extraordinarios de las eléctricas, conocidos muchas veces como 'beneficios caídos del cielo'. Tiene un gobierno liberal.

Por último, Hungría, con el ejecutivo del ultraconservador Viktor Orbán, va más lejos e impuso un impuesto a los beneficios extraordinarios de las eléctricas pero también a bancos, compañías de telecomunicaciones y aerolíneas.

La razón de todos los paíes es el mismo: recaudar más con esos beneficios de las compañías energéticas y, con ese dinero, financiar ayudas a los consumidores.

¿Y qué hacen Francia y Alemania?

Mientras tanto, las locomotoras económicas europeas, Francia y Alemania, de momento no han instaurado una tasa especial, pero sí han tomado medidas al respecto de la factura de la luz.

El Gobierno francés de Emmanuel Macron impuso un tope del 4% a la subida de las facturas eléctricas durante todo 2022. Equivale a una ayuda similar, pero en lugar de subir impuestos, se les obliga a recaudar menos.

Además, este país vecino tiene una eléctrica pública, EDF, que va a asumir las pérdidas al vender más barata la luz.

Más parado está el Ejecutivo alemán de coalición entre socialdemócratas, liberales y verdes. Se impone de momento la calma, pero el alma de izquierdas del gobierno pide subir impuestos al canciller Olaf Scholz, que de momento contenta a los liberales, que controlan la cartera de Economía y Finanzas.