Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

Razones por las que invertir en joyas (y cómo protegerlas)

Enviar a un amigo
19-04-2021

El ser humano siempre ha querido tener bienes para tener más riqueza que el resto de la población. Tener bienes era sinónimo de poder. Si nos basamos en la historia, podemos darnos cuenta de que las propiedades de materias primas y materiales preciosos han sido siempre los grandes protagonistas. Por ese motivo, a lo largo de este artículo te vamos a mostrar las principales razones por las que es interesante invertir en joyas.

¿Qué son las joyas de inversión?

Hay que tener en cuenta que no todas las joyas sirven para invertir. Cuando hablamos de joyas de inversión suelen tener diseños sencillos, aunque en ocasiones pueden ser más atrevidas. Lo importante es que hayan sido fabricadas con metales preciosos como el oro, plata o platino y ofrezca la mayor pureza posible.

Comentado esto pasamos a nombrar algunas de las principales razones por las que invertir en joyas.

1- Ofrecen elegancia a la persona que las lleva puestas

Como nos informan desde el portal El Tocador de Lululas joyas son una de las grandes herramientas que tienen los seres humanos para conseguir un plus de elegancia. Una joya puede hacer que una persona parezca más guapa que si no la lleva puesta.

Hay joyas de nueva generación y joyas de herencia. Independientemente de la joya de la cual estemos hablando, podemos decir que el valor es alto. Por ese motivo, las personas que quieren destacar frente a las demás siempre llevan joyas. No solo las mujeres llevan joyas, los hombres también se suelen arreglar con joyas para demostrar elegancia o poderío frente a los demás.

2- Son fáciles de vender

Una de las grandes ventajas de las joyas de inversión es que son mucho más fáciles de vender que las joyas tradicionales. Para hacernos a la idea, esta variedad de joyas es como las monedas antiguas, siempre hay compradores que están dispuestos a adquirir las joyas que queremos vender.

El valor de cada joya dependerá del material que ha usado en su fabricación, su dificultad y su antigüedad. Normalmente suelen tener más valor las joyas antiguas que las de reciente fabricación. Pero como el mercado es amplio, antes de realizar la venta hay que comparar para vender al mejor postor.

3- Amplia variedad de joyas entre las que elegir

Los inversores tienen fácil adquirir las joyas que realmente les interesan. Un ejemplo lo podemos ver en la tienda online Joyas10.top donde podemos encontrar una amplia variedad de joyas. No hay que olvidar que las joyas no solo van dirigidas a aportar elegancia a las personas que las van a llevar, también deben usarse como un bien de inversión. Por ese motivo, a la hora de adquirir una joya u otra tenemos que fijarnos en su composición y diseño. Siempre debes buscar la elegancia y las joyas que en el futuro puedan aumentar de valor a la hora de venderlas. Muchos inversores las usan como inversión para sus herederos. Una manera diferente de dejarles una buena herencia.

4- Se pueden dividir con facilidad

Buena parte de las joyas de inversión se caracterizan por ser fácilmente divisibles. Normalmente una joya no se suele dividir para no perder su esencia, pero si la economía no está pasando por un buen momento puede ser una buena técnica para conseguir dinero fácil.

5- Están legalmente protegidos

Para evitar problemas a la hora de venderla, es fundamental contar con un certificado de origen. Gracias a ese certificado no habrá problemas con el comprador.

Lo importante es que en el certificado se muestren todos los materiales que se han usado en su fabricación. Gracias a ese certificado el comprador puede tener la certeza de que está adquiriendo una joya de gran pureza sin tener que examinar a fondo. Aunque siempre puede ser una buena opción realizar una certificación propia para tener la certeza de que la joya realmente nos ofrece lo que buscamos.

6- Son materias muy líquidas

El mercado de las materias primas preciosas siempre está abierto. Eso significa que cuando una persona necesita liquidez solo tiene que vender las joyas. Siempre hay alguien dispuesto a adquirir la joya que queremos vender.

Eso sí, la oferta y demanda marcaran el precio de la joya en el momento de la venta. Las materias primas cuentan con una gran fluctuación de precios, por ese motivo siempre hay que intentar realizar la venta cuando su valor está en la zona alta. Además, el comprador siempre intentará rebajar el precio. Si la venta no te corre prisa, lo mejor que puedes hacer es buscar el mejor comprador para sacar la máxima rentabilidad a la venta. En la medida de lo posible hay que evitar vender a pérdidas o la inversión será considerada como un fracaso.

¿Cómo proteger las joyas de inversión?

Tanto si tienes una joya o varias, es fundamental protegerlas correctamente para evitar que los ladrones de lo ajeno se hagan con ellas. Para conseguirlo, siempre tenemos que guardarlas en un sitio que las proteja y así tener la certeza de que seguirán siendo nuestras.

Si quieres tener las joyas a salvo en casa, lo mejor que puedes hacer es adquirir e instalar una de las mejores cajas fuertes. Como podemos ver en este catálogo de la tienda Seguridad10.top, hay muchas cajas fuertes entre las que elegir. Lo importante es adquirir la que mejor encaja con nuestras necesidades. Cuanto mayor sea el valor de las joyas, más protección debe ofrecer la caja fuerte. Gracias a este sistema de seguridad las joyas no estarán a la vista y será mucho más difícil que las roben. Si las joyas tienen mucho valor, también puede ser una buena opción incluir en la vivienda otras medidas de seguridad como alarmas o cámaras de vigilancia.

Si no quieres correr riesgos de tener joyas en casa, otra opción puede ser la de alquilar una caja fuerte en un banco y depositar las joyas en ese lugar. El problema de este sistema es que entramos en un régimen de alquiler, es decir, todos los meses tendremos que pagar por conseguir esa protección para las joyas. Eso puede provocar que en ocasiones la inversión no sea tan rentable, aunque se gana en seguridad en casa.