Sigue el desencuentro entre Podemos y PSOE: Sánchez e Iglesias constatan su desacuerdo en una infructuosa conversación telefónica

El líder de Podemos hubiera preferido que le llamase directamente; exige un gobierno de coalición para hablar

Enviar a un amigo
11-07-2019

Diario Crítico

semanas de contactos, reuniones y llamadas, y todo sigue igual entre el PSOE y Unidas Podemos, que se niegan a ceder en sus posiciones, de forma que no permiten el avance de las negociaciones. A diez días del debate de investidura, Pedro Sánchez sigue contando solo con los votos socialistas, ya que lejos de tener amarrado el respaldo de su socio preferente, sus posiciones siguen enfrentadas, tal y como ha constatado en su última conversación con Pablo Iglesias.

El PSOE no quiere hablar de Gobierno de coalición y Unidas Podemos no quiere hablar de otra cosa hasta que los socialistas acepten la fórmula, por lo que todo apunta a que la de Sánchez será una investidura fallida, no solo en la primera sino también en la segunda votación, en la que necesita mayoría simple.

Tras las elecciones del 28-A se daba casi por hecho el acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos, especialmente dada la ausencia de alternativa en la suma de las derechas, pero desde que se celebraron las elecciones municipales y autonómicas, los socialistas comenzaron a mostrar sus reticencias ante la fórmula del Gobierno de coalición. 

Ferraz asegura que rechaza formar gobierno con los 'morados' porque la suma de ambas formaciones no supera la mayoría absoluta y requerirán del respaldo de otras formaciones a nivel parlamentario. Desde Podemos responden que un Gobierno con 165 escaños puede ofrecer mayor estabilidad dada su fuerza, que el Ejecutivo con 123 escaños con los que cuenta el PSOE. 

Los socialistas alegan además diferencias de fondo en asuntos como el conflicto catalán, mientras que desde Unidas Podemos se han ofrecido a apoyar por escrito la posición del Ejecutivo ante el desafío político. Sin embargo, este compromiso no basta a los socialistas, que afean a los 'morados' su propuesta de realizar un referéndum o conceder indultos a los presos independentistas cuando el Tribunal Supremo dicte sentencia. 

Ante las aspiraciones de Iglesias de conseguir controlar algún Ministerio, Sánchez le planteó cargos intermedios en la Administración, como secretarías de Estado, para eludir su entrada en el Consejo de Ministros, pero los 'morados' han rechazado esa opción y siguen exigiendo estar en el Gobierno. 

Aunque a nivel programático, existen evidentes coincidencias entre ambas formaciones, las negociaciones no han podido llegar a esta fase, al haber quedado encalladas, una vez más, por la composición del Gobierno. 

La negativa de Sánchez e Iglesias a ceder en sus posiciones respecto a la formación del Ejecutivo ha hecho que fracasase la última reunión entre ambos, pero también su última charla telefónica, en la que han vuelto a constatar sus diferencias. 

"He llamado a Pablo Iglesias para negociar primero el programa y, después, la composición del Gobierno. Debemos hablar de contenidos y conocer el grado de consenso. Lamentablemente, ha rechazado la propuesta. Seguiremos intentándolo", ha manifestado Sánchez en Twitter. 

La misma acusación formula la dirección 'morada' contra el presidente del Gobierno en funciones. "No está dispuesto a negociar el programa de un gobierno de coalición ni a compartir responsabilidades de gobierno con Unidas Podemos proporcionales a los votos". 

Esta conversación telefónica se ha producido después de que Sánchez anunciase en 'Los Desayunos' de TVE su intención de llamar Iglesias para tratar de desbloquear esas negociaciones. Iglesias se ha quejado de haberse enterado por los medios de los planes de Sánchez, pero ha sido él quien ha enviado un mensaje al socialista para mostrar su disposición a tener esa conversación.

RESPUESTA DE PABLO IGLESIAS

El líder de Podemos ya ha respondido a la oferta de negociación que ha hecho Pedro Sánchez desde su entrevista esta mañana en 'Los Desayunos de TVE'. Pablo Iglesias se ha mostrado molesto ("no es serio", comentó" por enterarse en los medios del anuncio de una próxima llamada del presidente en funciones, en lugar de recibir directa y discretamente esa llamada para negociar y acercar posturas.

Además, Iglesias no cede en sus posiciones y aunque dijo estar dispuesto a hablar y seguir negociando para lograr sacar adelante la investidura, insistió en que no se moverá de su exigencia primordial, que es lograr un gobierno de coalición y no uno "monocolor", como pretende el PSOE. "Tiene que renunciar a una línea roja", dijo el líder de Podemos al respecto.

"Lo lógico es que nos pongamos de acuerdo y seamos capaces de compartir el poder", declaró Iglesias a 'Antena 3'. Ante el rumor de las últimas horas sobre si en la primera reunión con Sánchez se ofreció a Podemos los ministerios de Industria-Comercio y de Juventud, Iglesias aseguró que guardaba silendio para "ser respetuoso con las conversaciones" privadas durante las negociaciones. Pero insinuó que era cierto porque felicitó a la prensa por conocer este hecho y admitir que al final "todo se sabe".

Y aunque reconoció que en Podemos serán "leales y respetuosos" con el PSOE en el gobierno de coalición que pretende, en temas como Cataluña, Iglesias recordó que por ejemplo en Barcelona el PSC apoya a la alcaldesa Ada Colau y que en la fachada de ese ayuntamiento hay un gran lazo amarillo y una referencia a los presos del procés soberanista, juzgados en el Tribunal Supremo "y no pasa nada", comentó.